BLANCO LESCHUCK SE LLAMA

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

No llegó por la puerta de atrás, ni mucho menos, pero tampoco hubo cohetes en Málaga cuando se anunció elfichaje de Blanco Leschuck, un espigado delantero sudamericano que llegaba por expreso deseo de Muñiz, que lo conocía tras su periplo en las tierras del este europeo. En los primeros compases de la Liga, Blanco Leschuck, delantero centro, alto, corpulento, para nada veloz, pero con un sentido táctico impresionante, no fue de los titulares, pero pronto se asentó en el equipo, y ahora ya es uno de sus líderes. Ayer, ante el correoso y bien armado Albacete, fue el alma de la victoria, a la que también se llegó en volandas por una afición extraordinaria, que está disfrutando, y por un equipo que cree a pies juntillas en lo que hace, con una fe inquebrantable, lo que le permitió superar un 0-1 más que peligroso al poco de comenzar la segunda parte.

Esta absurda división castiga a los equipos con jugadores internacionales. Munir y N'Diaye se fueron con sus selecciones, y si bien el meta marroquí parece tener un buen recambio, Lacen no es ni por asomo N'Diaye. Pone voluntad, pero ahí se queda. Por lo demás, Muñiz alineó a su once preferido, apostando de nuevo por Juanpi, cada vez más recuperado y lejos del banquillo, donde más de uno pensaba que iba a estar esta temporada...

Buen tono 'centro campista' en el primer tiempo, con pocas ocasiones, y un segundo periodo sin buen juego pero trepidante. Marcó de penalti el equipo de la tierra de Iniesta, pero en tres minutos, con una afición volcada, entusiasmada y enamorada de su equipo (fue mucho lo que sufrió el pasado año; que ahora se rumoree que Míchel puede ser sustituto de Lopetegui es para troncharse de risa) darle la vuelta al marcador, pegar un golpe en la mesa, decir «yo soy el líder» y encima vacilar de goleador con Blanco Leschuck, que consiguió anotar los dos goles, ambos de delantero centro de verdad, y especialmente el segundo por su entrega. De la mano de Muñiz y con un Blanco Leschuck inspiradísimo, ahora hay que rezar para que no se los lleven...

 

Fotos

Vídeos