EN BUSCA DE UNA ILUSIÓN

MANUEL CASTILLO

Asólo unos minutos de haber terminado el encuentro del Málaga en Riazor, un veterano aficionado me decía: «Yo prefiero ver al Málaga en Segunda División, disfruto más». Y ese parece ser el sentir de muchos malagueños, hartos de sufrir un año y otro los avatares de una Primera que parece venirle grande al equipo de La Rosaleda. Es lo que muchas veces se dice acerca de la cabeza de ratón en vez de cola de león. Yo, desde luego, no pienso así. Y preferiría estar padeciendo un año más en busca de una estabilidad y una ilusión en competencia con equipos acordes con la grandeza y el apoyo de una ciudad, Málaga, que está entre las primeras de España y hasta de Europa. Cada vez que se tratan temas relativos al turismo exaltando la gran atracción de nuestra Costa del Sol pienso que hay un gran olvidado, el fútbol. Raramente se le requiere cuando, está demostrado, el fútbol mueve masas y es capaz de movilizar más interés que muchas de las ferias, stands o vídeos que tantos millones cuesta. Ahí están Huesca, Girona o Eibar, por ejemplo, de las que nunca se habló tanto como desde que brillan en la élite del fútbol español. Y digo esto porque no se entiende que jamás, que yo recuerde, haya habido un grupo empresarial capaz de hacerse con las acciones del club que nos representa. Algo me dice, lo presiento, que la buena disposición que parece vislumbrarse en la gestión del jeque podría ser un acicate para una transacción.

El Málaga, al fin, parece haber hallado el buen camino, se muestra como un equipo sólido y serio que ya se hace respetar. Poco a poco, sin estridencias, Muñiz está logrando un conjunto que ya somos capaces de memorizar. Y en el que los malagueños vuelven a confiar. La Liga, no sé por qué, parece un poco loca, con un grupo de cabeza como hace tiempo no lo ha habido en Primera. Da la impresión, impresión nada más, que el VAR ha venido a poner un nuevo orden, guste o no guste a determinados equipos. El Madrid anda rematadamente mal, el Barcelona se vale sólo de las genialidades de Messi, el Sevilla se aprovecha del resacón y, en fin, algo cambia en el campeonato que nos invita a desear con más fuerza que el Málaga pueda estar la próxima campaña en ese alocado pero bendito lío del fútbol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos