El club, atento a la reestructuración del fútbol femenino para conocer dónde jugará

Adriana, en una acción del partido del domingo. /GERMÁN POZO
Adriana, en una acción del partido del domingo. / GERMÁN POZO

Tras el descenso deberá ocupar un plaza en una nueva categoría intermedia, en Primera B, pero todavía no descarta una eventual continuidad en la élite

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El duro trago del descenso del Málaga femenino tendrá efectos colaterales en distintas direcciones. Es evidente que el proyecto de Antonio Contreras, tras subir la temporada anterior, se ha instalado ahora en un fracaso sin consuelo. Los numerosos fichajes y el salto de estatus en todos los órdenes de esta sección de la entidad no han sido suficientes para mantenerse en la élite, un lugar que está siendo copado ya por los clubes más destacados del fútbol masculino, aunque todavía quedan algunos modestos en liza. Tras la doloroso desilusión, ahora toca pensar en el futuro y de qué manera afronta el club de Martiricos la nueva etapa del equipo femenino. En principio, según ha podido saber este periódico, habrá un compás de espera para ver cómo queda la reestructuración que pretende acometer la Federación Española, en permanente 'guerra' con LaLiga. Después se conocerá dónde podrá jugar.

Luis Rubiales ha comunicado ya sus planes: crear una liga nueva, diferente a la actual Liga Iberdrola. Y la pretende poner en marcha bajo la amenaza de que los representantes españoles en las competiciones internacionales saldrán de esta flamante competición… Pero hay más: pretende que la Federación sea quien controle los derechos de imagen de esos equipos (entre ocho y dieciséis participantes en primera instancia), algo que se prevé muy complicado debido a que casi todos actuales, menos el Athletic y el Barcelona, los tienen vendidos a Mediapro para tres años (se repartirán 9 millones). Al Málaga, por ejemplo, le reportaría alrededor de cien mil euros este capítulo.

Dudas generalizadas

De ahí que nadie sepa cómo se van a desarrollar los acontecimientos. Hay demasiadas preguntas en el aire, aunque deberán tener una respuesta muy pronto: ¿habrá una o dos competiciones en la máxima categoría? ¿claudicará la Federación y mantendrá el grupo que ahora hay en la élite, aceptando que tienen casi todos vendidos los derechos? ¿el Athletic y el Barcelona se marcharán al campeonato de la Federación, y se completará con otros equipos distintos..? En cualquiera de los casos, el Málaga está pendiente de los acontecimientos y nadie descarta en el club que, incluso, pueda mantenerse en Primera, en alguna de estas ligas.

El descenso del Málaga femenino en esta ocasión, sin embargo, no lo llevará a Segunda, ya que la reestructuración del fútbol femenino comenzó hace algún tiempo con la incorporación de una Primera B que atenúe el salto que suponía ascender a la Liga Iberdrola. Este sería el lugar en el que se situaría, en principio, el equipo blanquiazul. Militará en esta nueva competición, en la que habrá dos grupos, pero quedaría en el aire, en tal caso, una nueva pregunta: ¿cuál sería en Primera B la apuesta del club de Martiricos tras el decepcionante descenso de esta campaña?

Es previsible que haya una gran renovación en el futuro proyecto, aunque lo decidirá Hamyan Al-Thani

El equipo femenino del Málaga se puede considerar como una 'excepción' en la entidad. Depende de su máxima responsable, Hamyan Al-Thani, que ha realizado una inversión importante, pese a que el equipo masculino descendió a Segunda. A la hija del jeque la solía asesorar Contreras, ya que no se conoce ningún profesional deportivo que se encargue de coordinar esta parcela. En cualquier caso, es previsible que haya una renovación general, con un nuevo proyecto, pero su nivel dependerá de lo que ocurra con el conjunto de Víctor: con el Málaga masculino de nuevo en la categoría 'de plata', si no consigue el ascenso, el presupuesto de la entidad descendería a la mitad en relación a esta campaña (repercutiría de una forma directa en los planes del cuadro femenino).

De ahí que, a pocas horas de consumarse el triste descenso del Málaga, que se despidió con un triunfo que al final fue insuficiente, todo queda abierto y pendiente de numerosos factores que todavía no están claros. El primero pasa por cuestiones externas, la reestructuración de la máxima categoría que quiere poner en marcha la Federación, y el segundo se centrará en las decisiones que se tomen en el club, sobre todo lo que haga Hamyan Al-Thani.