A la Copa América con muchas dudas sobre su futuro

Rosales (centro) celebra el sábado su gol, que sirvió para abrir el triunfo ante la Real y llegar a Europa. /EFE
Rosales (centro) celebra el sábado su gol, que sirvió para abrir el triunfo ante la Real y llegar a Europa. / EFE

Rosales, Juanpi y Mikel se concentran con Venezuela muy pendientes del desenlace de la temporada para el Málaga

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

La temporada ya ha concluido para los tres venezolanos del Málaga (Rosales, Juanpi y Mikel), que se incorporan a la concentración de su selección para la Copa América y al mismo tiempo mantienen muchas dudas sobre su futuro. Los tres están muy pendientes del desenlace de la temporada para el equipo blanquiazul, porque su situación contractual abre el abanico de opciones en caso de alcanzar o no el ascenso a Primera.

Como se esperaba, los tres futbolistas pertenecientes a la disciplina del Málaga han sido incluidos en la preconvocatoria para la Copa América, compuesta por 40 jugadores y de la que también forman parte los exmalaguistas Rondón y Peñaranda, así como un hermano de Juanpi (Bernardo, de 30 años). El seleccionador, Rafael Dudamel, tiene para elegir a los veintitrés definitivos hasta el viernes 31, así que deberá hacer hasta diecisiete descartes. Rosales y Juanpi ya han concluido la temporada tras sus periodos de cesión en el Espanyol y el Huesca, y también Mikel, liberado en el Gimnàstic, ya descendido a Segunda B.

Rosales

Cada uno de ellos tiene una situación peculiar. En el caso de Rosales es innegable que su final de temporada ha sido excelente en el Espanyol. Si en la primera vuelta estuvo habitualmente en el banquillo y a la sombra de Javi López (sólo fue titular seis veces en este periodo), en la segunda ha sido pieza indispensable para Rubi en la sorprendente escalada del equipo 'periquito'. No es sólo que haya sido titular en 14 de los 17 últimos partidos (en los tres que faltó fue por lesión), sino que ha ofrecido un altísimo nivel en todos los aspectos, coronado además con tres goles. El último, el sábado, abrió el triunfo ante la Real para alcanzar plaza europea. El club catalán quiere contar con él, pero no tiene claro ejercer la opción de compra de tres millones. De momento en La Rosaleda cuentan con él, aunque también es cierto que al jugador sólo le quedaría un año de contrato. Es decir, o lo traspasa o el 1 de enero tendrá libertad para firmar por otro equipo.

El Espanyol quiere contar con el lateral, el medio punta ha tenido más opciones en el Huesca, y el defensa ha sido fijo en el Reus y luego en el Gimnàstic

Juanpi

En lo que respecta a Juanpi, se marchó en enero al Huesca, que se hizo cargo de parte de su astronómica ficha. El medio punta ha recuperado sensaciones de la mano de Francisco, que en 16 jornadas lo ha alternado en la titularidad (nueve veces) con la suplencia (en cinco de los siete partidos restantes sí participó). Obviamente, si el Málaga no asciende, su continuidad será a todas luces inviable, entre otras razones porque, como ya es sabido, su sueldo no se vio rebajado por el descenso a Segunda. Al '10' aún le quedan dos años de contrato y sus emolumentos estarán la próxima campaña en torno a 1,7 millones (en la última percibiría dos millones). Su rendimiento en los últimos tiempos hace difícil que un equipo vaya a pujar por él, aunque al menos en tierras oscenses ha ganado en confianza.

Mikel

Si no fuera porque ha dispuesto de continuidad, la temporada no ha podido ser más negativa para Mikel, que se encontró primero con la exclusión de la competición del Reus y después con el descenso del Gimnástic, equipo que ya estaba anclado en el fondo de la tabla cuando él llegó. En el Reus fue titular siempre que estuvo disponible (en 12 de las 19 jornadas), y en el 'Nástic' ha sido titular en 16 de los 17 partidos de la segunda vuelta (y disputó completos 15 de estos). Ha jugado mucho, pero no ha podido brillar lo que él quisiera. Su futuro en el Málaga también es una incógnita.

Temas

Fútbol