UN 'CÓRNER-CHURRO' QUE DESCALIFICA

Iván se lamenta de la derrota del lunes. :: salvador salas
/
Iván se lamenta de la derrota del lunes. :: salvador salas

Al Málaga, que no tiene gol, le sobra horizontalidad; Osasuna, simplemente, sacó renta de las debilidades de su oponente

PACO CAÑETE

Antes del partido, Muñiz pretendía restarle importancia a una derrota ante Osasuna. El descalabro se produjo. Las consecuencias, el tiempo las dictará, pero no invitan a tirar cohetes. Ya tienen consecuencias. A trece jornadas del final, son ya 7 y 6 puntos respectivamente de diferencia con los dos primeros. El optimismo está chorreando. Además, Osasuna cuenta con el 'goal average', que suele decidir en caso de igualdad. El entrenador de Martiricos sigue defendiendo el trabajo de sus jugadores, y repite que los objetivos siguen abiertos. Con tal de que sea el propio Málaga el que no los cierre definitivamente, como sucedió anteayer... Lo peor de la trayectoria del equipo es que el guión malo se repite una y otra vez, empezando por las alineaciones. Pregunto: ¿Qué hacía Renato en el titular? ¿Cuánto positivo ha realizado en 29 encuentros? Por lo visto es uno de los lanzadores de faltas, ¿? En la noche del lunes botó un 'córner-churro' que no llegó ni al palo más cercano. Rubén se aprovechó de la cesión y, cabalgando a la contra, marcó el empate. Paralelamente corrió Ontiveros, sin alcanzarle. ¿Dónde estaba situado el de Marbella cuando lanzaron el saque de esquina que iba derramando lágrimas?

Ante Osasuna, N'Diaye jugó más adelantado, y vaya si se notó. Pero su hueco atrás era un socavón. De todos modos, los blanquiazules fueron superiores, marcaron -Renato falló una ocasión de oro-, hasta que Osasuna empezó a utilizar las bandas. En una, la derecha, Iván, solito él, porque Renato parecía que no había venido, y en la otra, Ricca, en su peor actuación, ni cortó ni penetró ni centró. En defensa fue un corcho. Con 1-0 se llegó al descanso. Esperanzador. En la segunda parte, salvo en los minutos iniciales, los navarros se crecieron ante un oponente encogido, que falló pases y más cesiones en el vicio de la horizontalidad. Los 'rojillos', con David García, Ibáñez, Torres y Juan Villar se hicieron con el partido. Borraron a un asustadizo Málaga y se llevaron merecidamente los 3 puntos. ¿Por qué los blanquiazules no intentaron jugar como en la fase inicial? ¿Tocaban a 'amarrategui'?

Clarito como el agua. La horizontal es paralela al plano de horizonte, que en fútbol es en la línea de meta propia. Y la verticalidad es perpendicular al plano de horizonte. Las diagonales rompen la posición horizontal. Y las aperturas y cambios de juego más o menos en corto, ídem de lo mismo. El Málaga, hasta hoy, casi toda la base de su juego, lo fundamenta en cesiones horizontales. No te digo cuando pierde la pelota, que es lo habitual...

La caída ha sido más dura que la derrota en sí misma. Crecen las diferencias en la tabla, se va cerrando el ciclo de oportunidades. Otro apartado, este el mejor y obligado, es el de la afición. Más no pueden dar 22.178 espectadores en la noche del lunes en La Rosaleda. Más de 3.000 universitarios acudieron a la llamada del club. Como los otros diecinueve mil lo habían hecho antes. Son de oro. No saben cómo van a actuar para empujar a su equipo. A día de hoy son y están. Claro que la paciencia tiene un límite y el lunes vieron a un equipo de pitiminí, rosas enanas, que se deshojaban en el segundo tiempo ante rosas rojas, más fuertes y robustas. Gracias a que Munir sigue ahí. En los últimos compases evitó dos goles cantados.

En esta ocasión sólo voy a apuntar a los destacados con el meta en cabeza; N'Diaye en la demarcación que hace daño, con fases de Adrián y el primer tiempo de Ontiveros. La defensa, que estuvo en buen tono, finalizó de lo peor, sobre todo por el centro... Y pare usted de contar. A pensar en Soria, en el Numancia. Y un consejo para la afición: que no se desanime, porque como se venga abajo, apaga...