No es el cuento de la lechera

No es el cuento de la lechera
Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El contundente triunfo del Málaga en Alcorcón no estuvo acompañado de más noticias positivas. Los principales rivales tampoco fallaron. Es decir, la desventaja no varía y falta una semana menos. Los resultados de la jornada confirman que ya no queda margen de error si la aspiración es ascender directamente. Tres de los adversarios están en plena inercia positiva (Albacete, Mallorca y Cádiz) mientras que el Granada salva los partidos como puede, con exiguas ventajas, merced a su solidez. Por eso, más que la goleada en sí y la notable actuación individual y colectiva, para mí es más relevante que ese triunfo pueda suponer un cambio de tendencia.

Desde luego, el Mallorca no será a priori el Alcorcón y tampoco ese Cádiz sostenido en el futbolista por el que suspiraba Muñiz y que no pudo llegar en invierno por las estrecheces económicas, Machís. Pero el Málaga, con confianza y sin la más mínima ansiedad, puede ser imbatible si La Rosaleda es una olla a presión. El ascenso directo no es imposible. El equipo tiene asegurados los tres puntos frente al Reus; cuenta con la opción de superar al Mallorca, al Cádiz y al Albacete, y además queda un Albacete-Granada. Incluso, el equipo vecino también debe jugar después contra Cádiz y Mallorca. Ya sé que parece el cuento de la lechera, pero no lo es. El respeto hay que ganárselo y el triunfo del viernes no sólo permite recuperar la moral, alicaída por la interminable racha sin apenas triunfos, sino que va a provocar que en los rivales se dispare la preocupación por el temor a la remontada blanquiazul. Todo pasa por no fallar ante el conjunto balear. Hay que concienciarse de ello.

P. D.: El maestro Alcántara no quería irse sin ver a su Málaga de nuevo en Primera. Me lo imagino allí arriba, recién llegado, satisfecho por la goleada en Alcorcón, debatiendo de fútbol con los Alfredos (Di Stéfano y Landa) o recordando alineaciones de nuestro equipo junto a mis tíos. En fin, sabes que nuestro sino desde que tenemos 'uso de balón' ha sido sufrir con el Málaga. Y en eso seguimos, en la tierra como en el cielo.