Dani Pacheco: «El momento de la verdad será en abril o mayo; ahí habrá que rematar la faena»

Dani Pacheco, con el balón de la competición, en el césped del Ciudad de Málaga. / Foto y vídeo: Pedro J. Quero

«Esto es una competición larga y, de momento, estamos en la línea», opina el pizarreño, ya con cuatro ascensos a la élite y a la búsqueda del quinto

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

Dani Pacheco (1991, Pizarra) acaba de tener una larga sesión de masaje tras el entrenamiento y comparece con un vendaje en el muslo derecho, al que le quita trascendencia. «Es sólo una sobrecarga». El malagueño está ávido de gloria, deseoso de una actuación redonda al fin en La Rosaleda, con la camiseta blanquiazul. Después de salir de infantil, a los 27 años su camino y el del Málaga han tardado demasiado en cruzarse, pero ahora paga los platos de una pretemporada atípica, con lo que en Martiricos apenas se ha podido disfrutar de su talento. Su aparición ante el Córdoba fue un visto y no visto.

Fichar por el Málaga y, además, ser presentado en su pueblo. ¿Hay algo más que pueda pedir ya?

–No, la verdad es que fue un detalle que salió del club. Me lo propusieron y yo encantado de que sucediese. Fue emotivo y algo para recordar siempre.

Por ejemplo, podría pedir un quinto ascenso.

–Ese sería el más esperado.

¿Cómo se han quedado después de perder en Las Palmas?

–Nada, sin problemas. El equipo creo que hizo un partido bueno. Tuvimos nuestros momentos, al igual que ellos, y se decidió todo por un detalle pequeño. Son cosas que pasan en el fútbol.

«Estoy cada vez mejor, voy acumulando entrenamientos y minutos de partidos» Su estado de forma

–Estaban ya los dos equipos pensando ya en el 0-0 y en sumar al menos un punto...

–Sí, así fue. Yo ya estaba fuera del campo, pero creo que fue como dice. Los dos equipos habían tenido sus momentos ya en el partido. Se veía el final próximo y con un punto que no era malo, pero llegó el gol y...

¿Diría que va todo bien encaminado si el equipo mantiene su actitud?

–Sí, es lo que estamos haciendo. Cada jugador que va entrando cada semana sabe lo que tiene que hacer. El técnico tiene a todos los futbolistas enchufados. Sabemos que el objetivo es el mismo para todos. Esto es una competición larga y la línea de trabajo que estamos teniendo hasta ahora es así. Se puede decir que de momento estamos en la línea, pero estamos en septiembre todavía. Pero el momento de la verdad es en abril o mayo, que es cuando hay que estar bien colocado para rematar la faena.

¿Realmente conocen algo del Majadahonda?

–Sabemos que les gusta tener la pelota, que son un equipo atrevido, que juega el balón desde atrás, que combina bastante y hay varios jugadores que han estado en Segunda y yo he sido compañero de ellos.

«Bordalás; porque me dio una faceta de ser más ordenado sin balón, de trabajar» Un técnico que le marcó

Por ejemplo, ¿de quiénes?

–De Varela, Verdés, Iza (Isaac Carcelén)...

¿Piensa que al Málaga le van más este tipo de equipos, que juegan la pelota u otros que actúan tratando de contrarrestar a su equipo en el campo?

–Bueno, ellos tienen sus armas, nosotros las nuestras y cada uno tratará de aprovecharlas. Nosotros en casa estamos bastante fuertes y tenemos que seguir esta línea.

Por su experiencia en ascensos, ¿qué es clave al final para conseguirlos?

–Pensar sólo en el siguiente partido, estar tranquilos cuando vengan alguna derrotas, porque la temporada es muy larga, y hay que mantener una estabilidad de encajar pocos goles. De momento somos los mejores en esa faceta y debemos seguir siéndolo.

En definitiva, encajar poco y saber pasar bien los malos momentos, que siempre van a llegar...

–Sí. Yo he ascendido directamente y estuve seis partidos seguidos sin ganar.

«Les gusta tener la pelota y son un equipo atrevido; coincidí con Varela, Verdés, 'Iza',...» El Rayo Majadahonda

Con el Alavés, ¿verdad?

–Sí, son momentos que se dan. Es verdad que no perdíamos mucho, que se daban muchos empates, pero vas viendo que a todos les cuesta sumar en algún momento de la temporada.

El del Alavés fue un ascenso más fulgurante, por ejemplo, que el del Getafe, que se dio en el 'play-off'. Usted fue protagonista en las eliminatorias con varios goles decisivos.

–Tuve alguna lesión antes con el hombro y otra cosa. De hecho, en la ida de la final del 'play-off' no pude jugar. Eran partidos muy seguidos y gracias a ello llegué más descansado.

En cambio en el ascenso del Betis no pudo ser tan protagonista...

–Sí, sobre todo en la primera vuelta, en la segunda(a raíz de la llegada de Pepe Mel al banquillo) sí que jugué muchos partidos. Era un equipo con tanto nivel que compartimos muchos los minutos. Sí que es verdad que en el Málaga y el Alavés fui más protagonista.

¿Le recuerda, por lo que dice, aquel Betis a este Málaga?

–En que se vivió poco antes una mala temporada y el equipo se adaptó pronto a la nueva realidad. También en que son clubes con una masa social grande y con un objetivo deportivo muy claro.

¿Fue importante para usted también aquel ascenso en Inglaterra con el Norwich City?

–Sí, porque fue el primero. En ese momento yo estaba algo falto de partidos, porque en el primer equipo del Liverpool (que lo cedió) no tenía mucho hueco. Me gustó cómo me acogieron. Es un club humilde, de una población pequeña y venía de ascender de la tercera categoría en el mismo año. En quince meses subieron dos veces.

¿Con qué entrenador ha aprendido más?

–Con Bordalás. Él a mí y yo a él nos hemos sabido sacar mucho. Me dio una parte más de defender, de trabajar, de ser más ordenado sin balón, y yo lo supe entender y le di cosas. Tuvimos un final que no fue como esperábamos, pero ha sido un entrenador importante en mi carrera. Rafa Benítez también, porque me dio la oportunidad de marcharme a Inglaterra y de crecer en un club tan grande.

Cuando los entrenadores son muy exigentes y exprimen individual y colectivamente a los jugadores, ¿cuesta que cumplan ciclos largos en los equipos?

–Si el entrenador mantiene su línea no tiene por qué haber problemas. Si siempre pide lo mismo a cada uno, no pasa nada. Lo problemático es cuando le exige unas cosas a uno y otras a otros.

Ha sido una pretemporada muy extraña para usted, ¿verdad?

–Sí. Estoy cada vez mejor. Esta semana me ha venido bien ya, voy acumulando minutos de partidos y entrenos.

¿No haber llegado al primer equipo del Barcelona tras pasar por La Masía o no haberse asentado en el fútbol inglés lo ve ahora con algún tipo de frustración?

–No. La etapa en La Masía fue maravillosa, cuatro años muy buenos, tanto a nivel personal como de estudios. Conocí una gran ciudad y a muchos compañeros que hoy en día están también jugando. Yo me marché porque quise. Llegó una propuesta atractiva de Inglaterra, y allí igual. Aprendí el idioma. Tuve otra experiencia inolvidable, junto a jugadores de primer nivel. Te ayuda a crecer y a mejorar como jugador. No tengo nada de lo que me arrepienta.

¿Mantiene contacto con Francis Durán? ¿Qué ha sido de él?

–Está en Málaga. Está entrenando a una escuela de fútbol en la Costa del Sol. Nos solemos ver algún día a la semana. Viene a mi casa... Solemos tener mucha relación.

¿Y qué fue de su hermano Gala?

–Está trabajando en el bar, con la familia, con mi padre. Está casado, fue padre y le va todo bastante bien.

Muy personal

–¿Qué es lo más raro que ha visto en un campo de fútbol?

–Quizás lo de la portería que se cayó en el Bernabéu (en la Champions, ante el Borussia de Dortmund, en abril de 1998). Yo lo estaba viendo entonces por televisión.

–¿Hay algo que vea en la televisión en directo, sin recurrir al ordenador?

–Sí, 'Operación Triunfo', ahora que ha empezado otra vez.

–¿Se ve entrenando después del fútbol?

–Antes no me lo planteaba, creía que no, pero ahora pienso que sí. No me he sacado ningún título, pero sí el de director deportivo.

–¿Es de los que ha de ganar cuando juega a las cartas o al parchís y, si no, se enfada?

–Me divierto, pero me gusta ganar. Soy competitivo.

–Dígame una comida que le prepara su padre que no puede perderse.

–Todo lo de su restaurante está bueno, pero quizás el pulpo a la gallega.

–¿Quién es la persona que más le hace reír?.

–Mi amigo Álvaro.

–¿A quién le gustaría conocer?

-A Rafa Nadal.

–¿Es religioso?

–No, ni tampoco supersticioso. Tengo alguna manía, pero muy pocas.

–¿Cuál es el segundo deporte en el que se considera más hábil después del fútbol?

–El tenis, por decir algo.

–¿Será padre o padrazo?

–Espero ser mínimo como mi padre, un padrazo. De momento tío sólo (risas).

Temas

Fútbol
 

Fotos

Vídeos