¿Debe seguir Kieszek en el once tras sus buenas actuaciones?

Pawel Kieszek, ayer en el entrenamiento del Málaga/Salvador Salas
Pawel Kieszek, ayer en el entrenamiento del Málaga / Salvador Salas

El meta polaco ha ganado en los cuatro partidos jugados, con un solo gol en contra, y de penalti, lo que aviva la discusión sobre si puede desbancar a Munir

PEDRO LUIS ALONSO y ANTONIO GÓNGORAMálaga
Pedro Luis Alonso Sí. Le ha ido muy bien al equipo y tiene un gran promedio

Creo que ningún aficionado discutiría que el Málaga puede ser el equipo de Segunda con mejor nivel en la portería, con un internacional y mundialista (Munir), un cancerbero que fue el sostén del Córdoba en su última permanencia (Kieszek) y una promesa que comenzó de titular la campaña en Primera y que ahora asume con profesionalidad su rol de 'tercero'... en Segunda (Werner). Así las cosas, parecería normal que cualquier decisión que adopte Muñiz cara a la portería, por ejemplo para la cita del viernes ante el Sporting, pueda salirle bien. Porque uno de los méritos de Kieszek es que habiendo jugado sólo cuatro partidos oficiales y siempre muy distanciados en el tiempo (8 de septiembre, 12 de octubre, 17 de noviembre y 24 de marzo), ha cumplido con sobresaliente. Sin duda, en la portería es donde más se acusa la falta de ritmo de competición, pero Pawel no parece haberse resentido por esta circunstancia, y su promedio de tantos encajados por encuentro supera con creces al del titular, Munir: un gol en cinco partidos del polaco, frente a veintiuno en veintiséis del internacional marroquí. Es cierto que Kieszek no ha jugado un número elevado de encuentros como para hacer más creíble este promedio, pero ha hecho merecimientos también para seguir jugando por aspectos que no vienen definidos por las estadísticas. Hablo de intangibles como su aplomo, seguridad y personalidad. Se da la paradoja de que el único gol encajado fue de penalti (lanzado por Bela), cuando es un consumado especialista también en esta faceta.

Acabo con un argumento más a favor de Kieszek. Si la temporada se prolonga con la disputa del 'play-off', Munir no podrá ayudar al Málaga.Será convocado de nuevo por su selección para la Copa África. Aunque este torneo comienza el 21 de junio (y la competición en Segunda concluye el 9 de ese mes), la normativa de la FIFA obliga a los clubes a ceder a los jugadores con unos días de margen antes del comienzo de la competición. Es por ello que Kieszek será el elegido entonces, y en citas tan señaladas convendría tener a un portero que viene jugando con continuidad. Dicho todo esto, no se puede negar que la temporada de Munir está resultando muy buena. Ha salvado puntos en más de un partido, con un solo borrón: cierta inseguridad en las salidas.

Antonio Góngora No. Un titular fijo no puede quedarse fuera por perderse un partido

 La excelente actuación de Kieszek en el choque de Tarragona es un hecho real. El portero polaco está sobradamente preparado para ocupar la meta del Málaga cada semana, sin ninguna duda, pero hay otras circunstancias que hay que tener en cuenta a la hora de tomar esta decisión. Munir, por ejemplo, también ha sido clave en algunos partidos con paradas casi imposibles y, además, un titular fijo como el internacional marroquí no puede perder su condición por faltar a un partido por los compromisos con su selección, ni siquiera por una lesión. Otra cosa sería que el guardameta regrese del viaje con problemas físicos y sea recomendable que descanse el viernes. En este caso sí estaría justificado el cambio.

Kieszek tiene nivel suficiente para ser titular, y por eso se incorporó al Málaga, ya que existen muchas posibilidades de que Munir no esté en los últimos compromisos, siempre que el equipo blanquiazul juegue la fase de ascenso a Primera (estos partidos coincidirían con la concentración de las selecciones y los primeros compromisos de la Copa África). La gran actuación del polaco en el último encuentro, en cualquier caso, sí demuestra el éxito en la elección del exportero del Córdoba, pero esto no supone que, a las primeras de cambio, sin ningún argumento más allá este buen partido, se realice una variación en la meta malaguista. Un solo partido no es suficiente para darle los galones a uno ni para quitárselos al otro, sobre todo porque el meta habitual no estaba siendo cuestionado en los anteriores compromisos, ni mucho menos. Más bien todo lo contrario, ya que en algunos de ellos fue el auténtico salvador de los blanquiazules.

Cabe recordar, asimismo, que el choque de Tarragona fue el mejor de los jugados por Kieszek, ya que es muy complicado salir de un largo periodo de inactividad y brillar en todas las ocasiones. En el Nou Estadi del Gimnástic se mostró seguro y dominó por completo todas las facetas del juego, como si actuara todas las semanas, lo que probablemente dejará más tranquilo aún al cuerpo técnico malaguista. Munir, sin embargo, está siendo insustituible, gozando de toda la confianza de Muñiz, por lo que se entiende que es poco probable que haya sorpresas el viernes, excepto que Munir regrese con algún tipo de problema o que finalmente no pueda hacerlo en la fecha prevista.