MUY DEFICIENTE

MARTÍN NAVARRETE

No me gustó anoche nada el colegiado vasco Sagués Oscoz por las dudas que transmitió en el desarrollo del juego, las inseguridades mostradas en el control del partido con criterios muy desiguales, dejando de indicar algunas acciones muy claras y errando otras, sobre todo en las disputas del esférico en las acciones de disputa por alto, no sancionando los empujones que se producían. Hubo al menos tres en el centro del campo. Deberá mejorar en la aplicación de la ley de la ventaja por la importancia que esta tiene en el fluidez del juego.

No fue ayer el mejor día de este colegiado. Su mejor condición es el aspecto físico, aunque esto ya dejó de ser noticia por el buen nivel que atesoran en la actualidad todos los colegiados. Pese a esto, puede ser por las recomendaciones que le dan desde el propio comité de cómo han de situarse en el juego, lo que lo lleva a tener una deficiente colocación en el terreno de juego. Deberá mejorar bastante y evitar no dar la espalda al esférico en las acciones a balón parado para que los jugadores no cambien el balón de la posición que se les indicó.

Cabe destacar la actitud que mostró en el comienzo del segundo periodo en el control disciplinario, mostrando a los diez segundos una amarilla a Diego González por un claro agarrón a un atacante. Un minuto después hizo lo propio con De la Bella por empujón a Renato que esta sí me pareció excesiva. No se entiende cuando el partido en la primera mitad no mostró complicaciones. Frenó un saque de banda para consultar un derribo de Juanpi. Los minutos de prolongación creo que se quedaron cortos por las consultas al VAR y los cambios. Debió añadir, al menos, seis.