El Deportivo alza el vuelo

Quique y Natxo González, en un entrenamiento. /La voz de Galicia
Quique y Natxo González, en un entrenamiento. / La voz de Galicia

Encadena dos triunfos de valor, con la explosión goleadora de Quique

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Deportivo ha alzado el vuelo, en una temporada en la que, a diferencia de las precedentes en Segunda, se espera mucho del trío de recién descendidos de Primera. De momento se cumplen las expectativas, con el Málaga líder (lo seguirá siendo pase lo que pase en Riazor), y el cuadro gallego y Las Palmas como sus más inmediatos perseguidores, junto al Granada y el Alcorcón, todos con 14 puntos, a cuatro de los de Muñiz. Sendos triunfos seguidos de valor (2-1 al Granada y 1-3 en Tarragona), con cuatro goles de Quique en ellos, avalan la ilusión del aficionado coruñés. Un tercer resultado positivo lo dejaría a un punto de su rival mañana.

Las obras de Riazor

Un detalle que suele pasar inadvertido y que concede más valor al arranque del Deportivo es que ha jugado cinco partidos fuera y sólo dos de local, debido a las obras en la cubierta de Riazor, que aún no han permitido el reacomodo total de sus abonados. Incluso, el rendimiento de los pupilos de Natxo González corrobora la sensación de que a este equipo le va mucho mejor en su papel como local, donde lo ha ganado todo.

La explosión de Quique

De forma paralela a las dudas generadas por Blanco a su llegada al Málaga y en su estreno en pretemporada, el aficionado del Deportivo no terminó de entender la apuesta de su club por Quique. Un traspaso de 1,7 millones de euros por un delantero que, si bien marcó 16 goles en la 2016-17 y 15 en la 2015-16 en las filas del Almería, bajó su rendimiento sensiblemente con el Osasuna, con sólo cuatro dianas en 42 partidos disputados. Pero Quique ha tapado bocas con seis goles en cinco partidos, porque se perdió dos por lesión. Hay otro dato que resulta aún más demoledor: ha marcado en todos sus remates entre los tres palos.

Un sistema conocido

El Deportivo juega con un 4-4-2 con la peculiaridad de la disposición en 'rombo' en el centro del campo, sin extremos puros. Natxo González sitúa a Mosquera como vértice defensivo, con el colombiano Didier Moreno (un pulmón) en la derecha y Vicente Gómez (duda seria para el choque), a la izquierda. Más avanzado se sitúa Carles Gil, el jugador mejor dotado técnicamente y también el más clarividente en el último pase. La fórmula es la misma que usaba Natxo en el Zaragoza, con Eguaras, Zapater, Ros y Papu, pero también la de Seedorf, que acabó la campaña al frente del Deportivo con escaso éxito. El equipo despuebla algo más las bandas (los laterales, David Simón y Saúl, pueden tener más protagonismo ofensivo), pero gana superioridad por dentro, y eso le favorece a la hora de controlar los partidos.

Una amplia remodelación

El Deportivo ha invertido cerca de 4,5 millones en fichajes: recuperó a Carles por 1,7 millones, el mismo desembolso que el efectuado con Quique, pagó 600.000 euros por Vicente Gómez, y 225.000 por Domingos Duarte, un central formado en el Sporting de Portugal, pero que se había fogueado después en clubes más modestos de su país, un desconocido que ha apuntalado el eje de la zaga y que es peligroso en ataque en acciones a balón parado. Por contra, el lateral Dubarbier, el meta Dani Giménez, el 'nueve' venezolano Christian Santos, David Simón, el zaguero italiano Somma y el extremo Pedro llegaron libres, mientras que el portero Ortolá, Didier Moreno, el central Pablo Marí (que se ha asentado en el once como pareja con Duarte) y el atacante Carlos Fernández (titular y una sorpresa por su despliegue y talento) a préstamo. Además, han subido del filial Cavallo yEdu Expósito. En definitiva, una remodelación de pies a cabeza de la plantilla.

Un problema resuelto

Durante la pasada campaña se habló mucho y mal de la portería del Deportivo, de los cinco metas (Pantilimon, Tyton, Francis, Rubén y Koval) que probaron sin suerte y, según todos los análisis, tuvieron mucho que ver con un descenso inesperado el verano previo. Ahora Dani Giménez, llegado del Betis, parece haber cerrado el debate, aunque en una categoría menos exigente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos