Derbi por todo lo alto y triunfo necesario

Harper regresa cinco partidos después. /Germán Pozo
Harper regresa cinco partidos después. / Germán Pozo

El Málaga, que puede contar al menos con un cambio por línea, recibe al Granada con un casi lleno en La Rosaleda y el deseo de recuperar las buenas sensaciones en el juego

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Urgencias no, pero sí necesidad. El Málaga afronta esta tarde un derbi frente al Granada con sabor añejo gracias al ambiente que va a vivirse, con una Rosaleda casi llena y en torno a un millar de seguidores visitantes. Desde luego, las sensaciones no son las mismas –tampoco en el rival–, de ahí la relevancia de asegurar los puntos para no entrar de lleno en una dinámica plagada de dudas.

«Subimos con las angustias y bajamos con la victoria», se decía hace medio siglo cuando Málaga o Granada vencían en el derbi. Eran tiempos en los que el trayecto entre las ciudades se hacía por la 'cuesta de la Reina' (la carretera de los Montes) y se aludía a las patronas de ambas capitales. De aquello queda poco. Ahora el desplazamiento es infinitamente más cómodo (apenas una hora), la rivalidad ha dado paso a la hermandad (como ayer recordaba en SUR Ben Barek, nexo de unión de ambos clubes) y hasta se habían reducido al mínimo los derbis en las dos últimas décadas debido a la presencia casi continuada del titular de La Rosaleda en la élite.

Más...

Pero hoy sí se verá un derbi como los de antaño, con gran ambiente y dos equipos muy a la par. Es cierto que ambos lo afrontan después de un ligero bajón en su rendimiento, lo que ha provocado que aparezcan tercero y cuarto en la clasificación y que se hayan visto superados por Alcorcón y Deportivo (aunque, eso sí, con escasa desventaja).

La identidad de Málaga y Granada está más que definida. El equipo de Muñiz rentabiliza al máximo sus goles y está basado en un eficaz dispositivo de contención mientras que el conjunto rojiblanco ha dependido en exceso en el primer tercio de Liga de sus medios punta (Fede Vico, Pozo, Puertas y, sobre todo, Vadillo). Entre los cuatro han firmado 14 de los 23 goles. No obstante, en los últimos partidos las sensaciones han cambiado. El Málaga ha bajado un punto en su juego (especialmente en casa ante el colista Gimnástic y la semana pasada en Almendralejo) y en el Granada no se observa tanta frescura en los escoltas del delantero centro de turno (aunque como contraste los arietes Adrián Ramos y Rodri ahora sí aportan).

Precisamente ese rendimiento no tan óptimo del Málaga puede tener consecuencias en la alineación esta tarde. De momento, en lo que respecta a la convocatoria, los daminificados tras el fiasco en el Francisco de la Hera han sido Hicham (fuera por primera vez en la Liga) y Héctor. Encima, Adrián se ha sumado a la lista de bajas que ya contó semanas atrás con Luis Hernández y Koné. Garantizado un cambio en la medular, con la entrada de Lacen (a buen nivel en Gijón), es muy probable el regreso de Harper tras cinco partidos lesionado en un tobillo, aunque el técnico se quedaría sin delantero de recambio en caso de necesitar un cambio de dinámica durante el partido. Atrás tanto Iván como Diego González ofrecieron dudas ante el Extremadura, lo que también alimenta las opciones de Cifu y Lombán. Incluso, en las bandas se especula internamente sobre la posibilidad de que actúe de salida Dani Pacheco en lugar de Renato para que Ontiveros pase a la derecha.

Más allá de la alineación, algo sí tienen claro en el Málaga: hay que evitar un correcalles porque así el Granada se mueve como pez en el agua. Un triunfo es crucial para atajar las dudas, volver a la senda de la solidez y, por supuesto, cobrar ventaja cara al 'goal average' en caso de hipotético empate. Ypara coronar un gran partido, el árbitro revelación, Soto Grado, recién ascendido y a un nivel extraordinario.

 

Fotos

Vídeos