Una despedida de año marcada por las bajas

Muñiz, con sus jugadores durante un entrenamiento. /Francis Silva
Muñiz, con sus jugadores durante un entrenamiento. / Francis Silva

El Málaga, con seis lesionados y un sancionado en sus filas, pone fin a 2018 en el campo de un Oviedo que sufre media docena de ausencias y llega con trece profesionales al partido

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSOMálaga

El Málaga trata de llegar a la semana de descanso navideño con buenas sensaciones. La despedida de un 2018 con más sombras que luces será en Oviedo, en un nuevo Carlos Tartiere que no ve fútbol de Primera División desde la primavera de 2001, y lo que le queda. Será un duelo marcado por las ausencias, hasta trece si se suman los problemas existentes entre ambas plantillas, y en varios casos de piezas vitales en los dos esquemas. Las siete de los blanquiazules rivalizan con la media docena de bajas locales, estas en una plantilla que partió con diecinueve fichas profesionales, por lo que se queda con trece para afrontar el partido.

Tras encadenar dos triunfos cruciales en Mallorca y ante el Cádiz, se confía en ver a un Málaga más cercano al que compitió con denuedo en esas citas complicadas, o incluso al que ganó sus cinco primeros compromisos, que al que ofreció dudas después y las pasó canutas como visitante.

No se espera más que un cambio en el once de Muñiz, la forzada por el primer ciclo de amonestaciones de N'Diaye, que dará paso al eficaz Lacen. El técnico, que no pudo contar al final con Iván, perdió también por molestias menores a Boulahroud y Haksabanovic, porque se trata de que los que estén lo hagan en las mejores condiciones. Por ello se mantiene Torres en la lista y se concentraron también en el NH Principado tanto Keidi como Héctor. Podría ser la última ausencia de Luis Hernández y Koné, que confían en poder jugar contra el Reus, si es que al final se presenta.

La misma propuesta

La propuesta del Málaga volverá a ser la misma. Reducir a la mínima expresión los errores, madurar el choque en el primer tiempo –o los dos primeros tercios de él– y marcar las diferencias después. Los choques en Segunda suelen ir desde el control máximo inicial a cierto descontrol final. El plan casa con la presencia de dos jugadores como Juanpi y Dani Pacheco de más manejo del balón, con el posible recurso posterior a Ontiveros, más descarado e individual ante un rival desgastado.

El tópico diría que el Málaga llega a Oviedo a pescar a río revuelto. El rival, a seis puntos de las plazas de 'play-off' de ascenso y a doce de su rival, ha sumado sólo un empate en las tres últimas jornadas. Si bien es cierto que hace méritos para más en el campo, el partido llega casi como una última oportunidad de engancharse a la zona superior a la tabla, y su entrenador, Juan Antonio Anquela, uno de los técnicos por los que se interesó el Málaga para su proyecto, podría ser destituido.

En su cuarta campaña en Segunda (con clasificaciones siempre en progresión: noveno (2015-16), octavo (2016-17) y séptimo en la 2017-18), se mantienen las urgencias históricas en Oviedo, algo natural. Los que siguen el equipo coinciden en que se ha formado la mejor plantilla en este ciclo, pero corta de efectivos, con diecinueve fichas profesionales, y hoy sin Carlos Martínez, baja de última hora); Forlín, lesionado de larga duración y el mejor central la pasada campaña; Mossa, sancionado y muy importante en ataque desde su posición de lateral o 'carrilero' zurdo, y los atacantes Saúl Berjón (quizás el 'jugador franquicia'), Ibrahima Balde y Joselu, estos los dos primeros referentes como 'nueve'.

Se prevé que el Oviedo salga ante el Málaga con un 5-3-2, con el defensa del filial Javi Hernández en el carril zurdo, y en el banquillo cuatro canteranos más: Jimmy, Josín, Viti y Steven. Al menos el fichaje del extremo canario Omar Ramos, para ocupar la ficha de un lesionado de larga duración, mitiga el problema.

La novedad. Lacen, en el lugar de N'diaye

Si no se producen sorpresas, Mehdi Lacen está llamado a ser la única novedad en el once malaguista, en el lugar del sancionado N'Diaye. El francoargelino, más veterano y quizás menos fuerte al choque que el senegalés, siempre ha cumplido cuando se le ha necesitado.

En peligro. Anquela podría ser destituido

Aunque la decisión siempre sería del Grupo Carso (el propietario mexicano del club), el técnico del Oviedo, Juan Antonio Anquela, podría tener las horas contadas en caso de derrota. Su equipo está ahora a seis puntos de las plazas de 'play-off' (a doce del Málaga).

Bárcenas. Un mundialista en el rival

El mundialista con Panamá Yoel Bárcenas es uno de los jugadores más importantes (no lesionado) del Oviedo en ataque. Dotado de un gran golpeo de balón y habituado a jugar escorado a una banda, hoy podría moverse en punta, por detrás de Toché.

 

Fotos

Vídeos