El Málaga, en los 'play-off' con un golpe de autoridad (1-2)

Los jugadores del Málaga celebran el gol de N'Diaye, que supuso el 0-2 en el arranque de la segunda parte. / Agencia Lof

El equipo de Víctor logra su doble objetivo y se sitúa tercero tras superar al Albacete desde el principio y ser muy compacto tras la expulsión de Blanco

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

La última jornada será de trámite para el Málaga. Con una confianza apabullante, un futbolista decisivo y una nueva exhibición de bloque compacto que compite al máximo cuando surgen los contratiempos, el equipo accedió a los 'play-off' con un golpe de autoridad ante el Albacete, al que superó desde el principio y al que resistió con bravura tras la ingenua expulsión de Blanco. Incluso con una derrota habría logrado el billete, pero el triunfo en el Carlos Belmonte dispara la confianza y lo convierte en una apuesta de garantías en la 'doble promoción'.

1 Albacete

Tomeu Nadal, Tejero, Gorosito, Gentiletti (Álvaro Peña, min.83), Fran García, Bela, Dani Torres, Febas, Eugeni (Rei Manaj, min.59), Acuña (Susaeta, min. 68) y Zozulia.

2 Málaga

Munir, Cifu (Iván, min.48), Luis Hernández, Pau, Ricca (Diego González, min.83), Koné (Boulhourd, min. 86), Keidi Baré, N'Diaye, Ontiveros, Adrián y Blancos Leschuck.

goles
0-1, m.16: Ontiveros. 0-2, m.48: N'Diaye. 1-2, m.57: Zozulia.
Árbitro
Sagués Oscoz (Comité Vasco). Mostró cartulina amarilla a los locales Acuña, Gentiletti, Zozulia y Gorosito, y a los visitantes Ontiveros, N'Diaye y Munir. Expulsó por doble amonestación a Blanco Leschuck en el minuto 53.
incidencias
encuentro correspondiente a la cuadragésimo primera jornada de La Liga 1/2/3 disputado en el estadio Carlos Belmonte ante 11.649 espectadores.

Porque tener a este Ontiveros es tener al futbolista más desequilibrante de la categoría. Es una afirmación tan irrefutable que ningún entrenador, jugador o aficionado de Segunda lo cuestionará a estas alturas de la temporada. Ahí están sus últimos encuentros, su confianza y también su estado de gracia porque los disparos que llevaba ensayando dos años van ahora directos a la escuadra como misiles. El marbellí, motivado desde el primer minuto –esta vez también trabajó en defensa porque Víctor sabía que no podía dejarle una autopista al lateral derecho rival, Tejero–, compensó con creces la apuesta fallida del entrenador con Koné como recambio de Renato en la derecha. Pero además, más allá de su gol y sus apariciones, hay que elogiar del '17' blanquiazul que parece haber desterrado las filigranas y los gestos efectistas para anteponer la solvencia. Aunque al filo del descanso regalara absurdamente una amarilla, la cuarta del ciclo, que obliga a reservarlo ante el Elche...

Es injusto elogiar sólo a Ontiveros de la primera parte malaguista, aunque en realidad sus chispazos fueron el único argumento ofensivo. Al margen del soberbio gol sólo merece mencionar un conducción del marbellí con servicio a Blanco y disparo al 'muñeco' del argentino. Pero el Málaga fue más, equilibrado, concentrado y con pocas concesiones por el centro. Tanto en la medular, con un Keidi inconmensurable, como atrás, con los centrales, muy atentos a los movimientos de los puntas locales, Zozulia y Acuña. El sufrimiento sólo llegó por fuera, porque Cifu fue demasiado vulnerable cuando el Albacete afiló el colmillo por su banda (tampoco Koné ayudó en ese aspecto) y porque en el otro flanco Tejero demostró hasta qué punto el lateral derecho es vital en el argumentario ofensivo del cuadro manchego.

A no ceder terreno

El Málaga, que estuvo desde el primer minuto clasificado para los 'play-off' gracias a la inoperancia del Cádiz y el Deportivo, salió en la reanudación dispuesto a no ceder terreno al Albacete y a evitar encerrarse. De ahí que en una presión adelantada Adrián lograra un robo de la pelota crucial. Con el equipo manchego totalmente abierto y tras un toque rápido de Blanco, N'Diaye dispuso de margen suficiente para acomodar el cuerpo, ajustar el punto de mira y no fallar.

Más

Pero está visto que el Málaga no les ahorra casi nunca sufrimiento a sus seguidores y en apenas minuto y medio las inmejorables perspectivas desaparecieron al regalar Blanco la expulsión. Otra más. El Albacete, espoleado por el inexplicable desliz del argentino (una segunda amarilla por un plantillazo en el centro del campo), volvió a creer gracias a un gol de Zozulia en un centro, cómo no, de Tejero. Todavía quedaba más de media hora y de nuevo tocaba apretar los dientes, mantenerse a flote con un jugador menos.

Víctor no introdujo cambios; simplemente escoró a Ontiveros, retrasó a Adrián y situó arriba a Koné. En el Albacete salieron hombres de refresco en ataque (primero Manaj y luego Susaeta), pero el Málaga volvió a demostrar que sabe competir. Hormigonado al máximo, sólo tuvo un despiste en los 40 minutos restantes (hubo siete de prolongación) que resolvió Munir con una parada antológica. El pase a los 'play-off' estaba en el bolsillo, pero el equipo demostró que en confianza está hoy por hoy muy por encima del resto. Y eso es muchísimo.