Blanco, líder de un Málaga arrollador en La Rosaleda

Salvador Salas

El argentino marca los dos goles ante el Numancia en un partido perfecto del equipo blanquiazul (2-0)

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La Rosaleda es un fortín y Blanco, el jugador estrella. Esta frase también puede resumir un partido dominado por un Málaga liderado por el delantero argentino, que marcó los dos goles, dispuso de algunos más y que siempre mostró calidad y fue generoso en su trabajo tanto en ataque como en defensa. Blanco fue el mejor de un conjunto blanquiazul que sigue siendo infalible en su estadio, donde cuenta los partidos ligueros como triunfos, seis de seis.

Jornada 11 en LaLiga 123

El Málaga y Blanco destaparon el tarro de las esencias al comienzo de cada parte, lo que les sirvió para sentenciar el choque en el arranque de la reanudación. El equipo de Martiricos dominó el partido de comienzo a fin, incluso controlaba el juego cuando más atacaba el conjunto rival. Los hombres de Juan Ramón Muñiz exhibieron una vez más una sincronización perfecta, funcionando como un reloj en todas las líneas.

El rival no tuvo opciones, salvo una al final del choque. Lo intentó en varias fases del encuentro, pero era imposible superar el entramado defensivo blanquiazul. Con esta victoria, además, el Málaga aumenta su ventaja como líder de Segunda. Esta diferencia pasa a dos puntos por encima del Granada, sumando ya el Málaga un total de 25 cuando el campeonato acaba de superar ya su primer cuarto.

Muñiz dio entrada al delantero Koné en el lugar del lesionado Harper, habitual en las alineaciones hasta ahora. El técnico mantuvo su apuesta por dos puntas claros y también utilizó de entrada a Pacheco en la plaza de Ontiveros. Y el partido no pudo arrancar mejor, ya que a los 32 segundos se adelantó el equipo blanquiazul. El tanto llegó en una excelente acción de Pacheco, que pasó a Koné para que este centrara a la cabeza de un Blanco infalible en esta situación. El argentino abrió el marcador de un gran cabezazo.

Las mejores imágenes

Siguió el control y el dominio local, pero poco tiempo. El Numancia necesitaba subir las líneas y empujó un poco hacia atrás a un Málaga que apenas pasaba apuros defensivamente. La posesión visitante no inquietaba en exceso, salvo en un lanzamiento fuera de Diamanka. La intensidad blanquiazul era la adecuada, pero el tanto ofrecía cierta tranquilidad.

Poco a poco el Málaga fue alejando otra vez al Numancia del área de Munir. La magnífica actuación de Blanco, que una vez más se convirtió en la referencia de ataque gracias a su trabajo, calidad y oficio, fue clave para dominar el juego ofensivo y disponer el Málaga de más opciones sobre la meta de Juan Carlos. El resultado al descanso puso ser más claro para el cuadro blanquiazul, pero faltó acierto en sendas acciones de Pacheco y Juanpi.

Además

Aunque el Málaga tenía reservado el espectáculo para el segundo tiempo. Nada más arrancar, en el primer minuto pudo marcar ya Blanco de un disparo cómodo desde el borde del área. La presión del Málaga era asfixiante, demostrando también un mayor nivel que el Numancia en el juego creativo y de ataque. Unos segundo más tarde, el omnipresente delantero argentino y Koné calcaron la jugada del primer gol para conseguir el segundo, aunque en este caso el remate de Blanco fue con el pie. Otro golazo.

El dominio malaguista era total. Koné, que seguía mostrando sus cualidades también en la recuperación del balón, tuvo en sus botas el tercero, pero lo impidió Juan Carlos con una gran parada. Pero todo siguió igual y poco después el Numancia volvió a disponer de más posesión, aunque sin opciones cara a la mete de Munir. El equipo visitante, sin embargo, fue perdiendo fuelle progresivamente, lo que hacía más fácil el partido para un Málaga muy superior. En los minutos finales tuvo dos oportunidades el conjunto visitante, pero lo resolvió bien Munir con grandes intervenciones. Todo vuelve a su cauce y el Málaga tendrá ahora que visitar a Osasuna y el Sporting.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos