El Málaga se descompone en el segundo tiempo ante Osasuna (1-2)

Adrián celebra su gol, que al final no sirvió para que el Málaga pudiera sumar puntos. /Salvador Salas
Adrián celebra su gol, que al final no sirvió para que el Málaga pudiera sumar puntos. / Salvador Salas

Naufraga ante su público en La Rosaleda y pierde frente a Osasuna en un mal partido que lo aleja de las plazas de ascenso directo a Primera

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Batacazo en La Rosaleda. La situación se le complica al Málaga, que se aleja de las plazas de ascenso directo tras la derrota ante Osasuna, que sigue como líder de Segunda. El cuadro blanquiazul dominó el primer tiempo y pudo sentenciar el partido, pero no lo hizo y su rival reaccionó en el segundo periodo tras lograr el gol del empate. Adrián abrió el marcador, pero el tanto del madrileño fue insuficiente para conseguir un buen resultado al final en un partido en el que lo malaguistas fueron de más a menos, descomponiéndose por completo, hasta sufrir un golpe peligroso cuando la competición encara su tramo decisivo.

Aunque la derrota no sea definitiva, sí puede ser trascendental en la lucha por los dos primeros puestos. El Málaga acabó por no dar la talla tras el descanso en un compromiso clave para frenar a un Osasuna que se llevó los tres puntos demasiado fácil en una nefasta segunda parte del cuadro blanquiazul, completamente desdibujado. Y nadie se podrá quejar de la ayuda del público, sino que el conjunto de Martiricos mostró desajustes que permitieron al rival marcar sus dos goles.

Más

Muñiz sacrificó de entrada al delantero Harper para utilizar a un extremo puro en su lugar. Además del canterano, también le buscó un recambio al lesionado Iván Alejo. De esta forma, las novedades fueron Renato y Ontiveros. El resto, los mismos que jugaron en Córdoba, con Adrián recuperado de su lumbalgia. La gran novedad fue la utilización de Keidi como 'pivote' por delante de la defensa. Y el equipo arrancó con más ritmo que otros días, adelantándose al rival en casi todos los balones 'divididos' y disponiendo ya desde los primeros instantes de ocasiones para marcar, como fue una acción de Blanco u otra de Ontiveros.

Más ritmo

Con una marcha más que el rival, el Málaga estaba superando con solvencia al que llegaba como líder de Segunda, un equipo centrado en el trabajo y ofreciendo menos recursos de lo esperado. Y pronto aparecería el goleador local, el jugador con más olfato del equipo: Adrián. En una acción por la derecha, Blanco centró para que el centrocampista abriera el marcador con un remate de cabeza. Es el séptimo tanto del madrileño, el máximo realizador blanquiazul.

1 Málaga

Munir; Iván Rodríguez, Luis Hernández, Pau Torres, Ricca; Ontiveros (Harper, m. 80), N'Diaye, Keidi Bare (Mula, m. 77), Renato Santos (Seleznov, m. 77); Adrián y Blanco Leschuk.

2 Osasuna

Rubén; Nacho Vidal, David García, Unai García, Clerc; Rober Ibáñez (Brandón, m. 70), Oier, Fran Mérida (Iñigo Pérez, m. 64), Roberto Torres; Rubén García y Juan Villar (Aridane, m. 86).

goles.
1-0, M. 15: Adrián. 1-1, M. 47: Rubén García. 1-2, M. 75: Juan Villar.
árbitro.
Díaz de Mera (Colegio Castellano-Manchego). Mostró tarjetas amarillas a los jugadores del Málaga Ontiveros (m. 29), Adrián (m. 32), Ricca (45) y Harper (m. 89), y a los futbolistas del Osasuna Nacho Vidal (m. 26), Oier (m. 34), Herrera (m. 40) y Fran Mérida (45).
incidencias.
Partido correspondiente a la vigésima novena jornada de Liga de Primera División diputado en el estadio de La Rosaleda ante 22.178 espectadores.

A partir de ahí intentó reaccionar Osasuna con sus armas: mas trabajo, juego al límite y también intentando calentar el partido, como si estuviera en El Sadar. Pero al equipo de Arrasate, con su habitual estrategia, se le hacía larga La Rosaleda y el Málaga mostraba su hegemonía pese a seguir ganando por la mínima. Ontiveros levantaba a los aficionados de los asientos con acciones de gran nivel, pero sin soluciones practicas, mientras que Renato tuvo en sus botas el segundo tanto al borde del descanso: disparó desde dentro del área casi solo cuando tenía cerca y sin marca a Adrián y al propio Ontiveros.

Aunque todo cambió tras el descanso y apareció la sorpresa en un despiste defensivo malaguista tras el saque de un córner. El cuadro visitante organizó un contragolpe que acabó con el gol del empate de Rubén García. El tanto descuadró al equipo de Muñiz, que tuvo algunos minutos de 'bajón' hasta que reaccionó, pero con menos intensidad, con la ayuda de su entregado público, con un Osasuna centrado en el contragolpe como método para, incluso, ganar, además de perder ya tiempo, por si acaso.

El ritmo fue decayendo y el Málaga era incapaz de mostrar sus argumentos del primer tiempo, mostrando siempre peligro Osasuna en los contraataques. Y en una de esas incorporaciones ofensivas Juan Villar puso por delante a los 'rojillos' en un desajuste a la hora de alinear la defensa. Fue un duro golpe para el público y el equipo, que ya no veía soluciones. Muñiz comenzó con los cambios tras encajar el segundo. Pero las ocasiones ya eran más escasas. Seleznov pidió un penalti en el área visitante y Munir tuvo que hacer otra intervención casi imposible...

Temas

Fútbol