Al Málaga le quitan el triunfo

Una de las tánganas durante el encuentro de ayer, en este caso por la tarjeta a Keidi. / Ñito Salas

El árbitro anula dos goles que debieron subir al marcador en un partido que mereció ganar ante Las Palmas, que no inquietó la meta de Munir

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El Málaga tuvo imposible ganar ayer. Dos goles anulados por el árbitro le quitaron el triunfo a un equipo blanquiazul que mereció la victoria ante un rival sin opciones y sin apenas inquietar a Munir. Los dos tantos debieron subir al marcador, uno de Keidi y otro de Adrián, ya que ni siquiera la televisión pudo demostrar después que acertara el colegiado riojano, Ocón Arraiz, en ninguno de ellos. Y al final el equipo blanquiazul sólo pudo sumar otro empate, insuficiente para sus aspiraciones, y ya van tres consecutivos. Pero el choque tuvo más polémica y decisiones discutibles del árbitro, que también expulsó por dos amarillas a Keidi a falta de media hora. Después equilibró este apartado con una roja directa al Deivid por una dura entrada al debutante Iván Alejo, el mejor jugador sobre el terreno de juego.

0 Málaga

Munir; Iván Rodríguez, Pau Torres, Diego González, Ricca; Iván Alejo (Renato Santos, m. 86), N'Diaye, Keidi Bare, Erik Morán (Harper, m. 73); Adrián y Blanco Leschuk (Seleznov, m. 80).

0 Las Palmas

Raúl Fernández; Erik Curbelo (Lemos, m. 70), Mantovani, Cala, Dani Castellano; Blum, Javi Castellano, Timor (Deivid, m. 54), Ruiz de Galarreta; Rubén Castro (Araujo, m. 77) y Rafa Mir.

ábritro
Ocón Arraiz (Colegio Riojano). Mostró tarjetas amarillas a los jugadores del Málaga Iván Alejo (m. 16) Keidi Bare (m. 42) (m. 59), Iván Rodríguez (m. 43) y Blanco Leschuk (m. 79), y al jugador de Las Palmas Cala (m. 90). Roja a Deivid (m. 72).
incidencias
Partido correspondiente a la vigésima quinta jornada de Liga de Primera División diputado en el estadio de La Rosaleda ante 15.842 espectadores.

Pese a todo, el Málaga sigue arriba en la clasificación, pero se aleja un poco más del liderato tras sumar un punto que lo coloca en la cuarta plaza en la tabla. Los tantos anulados fueron la clave de una partido que el equipo local debió ganar ante un rival que no dispuso de oportunidades y que nunca inquietó a Munir. Con estas decisiones erróneas el partido cambió y se complicó. A Las Palmas le anuló el colegiado también un gol, pero en este caso el fuera de juego era muy claro.

Los blanquiazules, pese a no disponer de muchas oportunidades, sí contaron con algunas que pudieron convertirse en gol, pero no fue posible. El equipo blanquiazul se mostró consistente y dominador en todo momento, y con más profundidad que otras veces gracias al buen debut de un Iván Alejo que fue muy aplaudido cuando se retiró lesionado en los últimos instantes. Pero la tarde fue aciaga para el colegiado y el Málaga no pudo conseguir una victoria a la que se hizo acreedor.

La entrada en el once precisamente de Iván Alejo fue la gran novedad de Muñiz cara a un partido comprometido y esencial para mantener el ritmo de los más fuertes de Segunda. El técnico insistió en su nueva fórmula de juego, con Erik Morán delante de la defensa, con el objetivo de que saque el balón de atrás, y Blanco en solitario arriba. El arranque fue equilibrado, sin grandes acciones y una gran polémica con el gol anulado a Keidi por un fuera de juego muy ajustado, inexistente debido a que estaba en línea Alejo.

El árbitro comenzó a tomar protagonismo ya desde el comienzo. Las discusiones y las protestas siguieron, aunque sin que las jugadas en cuestión fueran decisivas en los minutos posteriores. Mientras tanto, Blanco estrelló el balón en el larguero en un centro lejano, mientras que Iván Alejo puso a prueba al portero visitante en un lanzamiento que despejó Raúl.

Keidi fue expulsado por dos amonestaciones, mientras que Deivid vio la tarjeta roja directa por una entrada a IvánAlejo

Ya en los minutos finales del primer periodo, cuando el Málaga puso más cerco al área contraria, apareció otra vez el árbitro para convertir la polémica en un principio de escándalo: Iván Alejo sacó un córner, llegó el balón Adrián, el jugador con más gol del equipo blanquiazul en este momento, que golpeó lo justo para marcar. El juez de línea levantó la bandera y el árbitro anuló el tanto ante un estadio enfurecido y desconcertado.

Otra equivocación

La decisión no pudo corroborarla como buena ni siquiera la televisión, dejando al colegiado a los pies de los caballos (entendió que el balón había salido). La afición malaguista no paró de pitar y protestar a partir de entonces. Era el segundo gol que se anulaba al conjunto de Martiricos.

La presión malaguista se acentuó en el arranque de la reanudación, pero sin gran acierto en ataque. Pese a todo, Adrián dispuso de otra buena oportunidad. La afición respondió al llamamiento del entrenador y, pese a que el estadio no presentó la entrada pretendida, los asistentes se esforzaron para animar a su equipo en busca de un triunfo que se complicaría mucho más a falta de media hora para el final, cuando Keidi vio la segunda amarilla y fue expulsado.

Las dudas llegaron de nuevo al público, aunque no dejó de animar y apoyar. La inferioridad, sin embargo, no replegó al Málaga, sino que dio alas para irse al ataque. Pero el colegiado, además de anular un gol por claro fuera de juego a Las Palmas, equilibró de nuevo el partido. Sí acertó al expulsar con roja directa a Deivid doce minutos después por una dura entrada a Iván Alejo cuando lo había superado.

Con diez cada equipo y con varios cambios ya sobre el terreno, el partido volvía a igualarse también en el juego, pero con un Málaga decidido a ganar. Le quedaba casi un cuarto de hora para buscar los tres puntos, con un Iván Alejo muy participativo hasta que se tuvo que retirar lesionado.

Los últimos instantes fueron de lucha titánica, pero sin gran acierto en ataque, lo que dejó el partido como estaba, como comenzó, en un empate que no satisfizo a los malaguistas, que buscaron sin éxito el triunfo tras dos empate anteriores. Ahora deberán visitar al Rayo Majadahonda.