El Málaga reacciona a lo grande

El Málaga reacciona a lo grande
SALVADOR SALAS

Completa una remontada espectacular para arrollar a un Zaragoza que se había adelantado

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA
3 Málaga

Munir; Cifu, Luis Hernández, Pau Torres, Juankar (Ricca, m. 72); Renato Santos (Iván Alejo, m. 80), N'Diaye, Mula (Dani Pacheco, m. 63), Ontiveros; Adrián y Blanco Leschuk.

1 Zaragoza

Cristián Álvarez; Delmás, Guitián, Verdasca, Nieto; Papunashvili (Pombo, m. 58), Raúl Guti, Javi Ros, Pep Biel; Igbekeme (Gual, m. 72) y Álvaro Vázquez (Eguaras, m. 80).

Goles:
0-1, M.10: Pep Biel. 1-1, M.53: Renato Santos. 2-1, M.60: Blanco Leschuk. 3-1, M.74: Adrián.
Árbitro:
Trujillo Suárez (Comité Tinerfeño). Mostró tarjeta amarilla al malaguista Ontiveros (m. 49) y a los jugadores del Zaragoza Papunashvili (m. 2), Guti (m. 77) y Nieto (m. 83).
Árbitro:
Trujillo Suárez (Comité Tinerfeño). Mostró tarjeta amarilla al malaguista Ontiveros (m. 49) y a los jugadores del Zaragoza Papunashvili (m. 2), Guti (m. 77) y Nieto (m. 83).
Incidencias:
Partido correspondiente a la cuadragésima jornada de la Liga 1/2/3 disputado en el estadio La Rosaleda de Málaga ante unos 19.000 espectadores.

Al final irrumpió el Málaga más arrollador para convencer a su afición. Sus objetivos comienzan a tomar forma tras una espectacular remontada contra el Zaragoza en un partido que empezó perdiendo, aunque reaccionó en el segundo periodo para arrasar a un rival ya salvado y que se adelantó muy pronto ante la sorpresa del público de La Rosaleda. La victoria y los tres puntos sumados permiten al equipo blanquiazul poner pie y medio en los 'play-off' de ascenso a Primera tras escaparse la opción de subir de una forma directa.

El claro 3-1 llegó después de sufrir más de lo previsto en el primer periodo. El descanso de la semana anterior, en la que le correspondía al Málaga medirse al Reus, le afectó a la hora de entrar en el ritmo del partido, aunque al final lo consiguió en la reanudación para darle la vuelta al marcador y mostrar una gran superioridad, consiguiendo tres tantos en poco más de veinte minutos. Renato, Blanco y Adrián cambiaron el partido, los ánimos y las perspectivas de los presentes en el campo de Martiricos con sus goles.

El partido

Víctor no quiso bajar el pie del acelerador y buscó todavía más mordiente ofensiva con el recambio del sancionado Keidi. Apostó de entrada por Mula en el once después de haber alternado la suplencia con otros partidos sin convocar desde que llegó el nuevo entrenador. Y el arranque siguió la habitual línea del Málaga, con mayor control y algunas acciones de peligro en ataque. Pero el ritmo y la intensidad desde el comienzo no estaban siendo las idóneas, lo que permitía un mayor despliegue del contrario.

El parón de la semana anterior estaba haciendo mella en el cuadro blanquiazul, que muy pronto recibió un gol en un ataque sin aparente dificultad, en un tres contra tres, pero Pep Biel se deshizo de Cifu y colocó el balón junto al poste, donde no llegó Munir. El inesperado tanto, sin embargo, no hizo reaccionar tampoco a los hombres de Víctor, que mantenían un ritmo insuficiente y un exceso de imprecisiones.

Sin apenas intervenir la banda izquierda local, la de Ontiveros y Juan Carlos, el juego se estrellaba una y otra vez en los centros por la derecha. El Málaga seguía afectado por el gol encajado y por la falta de ritmo. No encontraba recursos para profundizar ante un rival bien organizado y con hombres de calidad, pero sin poner en juego más que su prestigio. El público esperaba con impaciencia la reactivación de los suyos, pero pasaban lo minutos sin grandes oportunidades y con las mismas carencias, y sin apenas pegada en las opciones más peligrosas.

Pero la charla de Víctor en el descanso surtió efecto y el Málaga, sin despertar por completo al principio, comenzó a adueñarse del juego y de la posesión para buscar su recuperación. Y muy pronto empezaron a llegar los frutos: en una ruptura por la izquierda Juan Carlos centró para que, tras un rechace, Renato rematara al fondo de las mallas. El público respiraba y veía ya más cerca la remontada. El ritmo aumentó y el ambiente en el estadio era otra vez positivo, de triunfo. El cambio de rumbo del encuentro se estaba consolidando. Era ya una realidad.

Búscate en la galería del partido

Sólo había que esperar unos pocos minutos para que, tras un excelente centro de Renato y un posterior pase a la primera de Ontiveros, llegara el segundo tanto, el que buscaba el equipo blanquiazul para no fallar de ninguna forma en casa cara a su clasificación para los 'play-off'. El remate de Adrián no llegó a su destino, pero apareció Blanco para darle la vuelta al marcador definitivamente. El optimismo y la alegría llegaron a La Rosaleda después de una primera parte en la que los blanquiazules no habían respondido.

El Zaragoza ya apenas inquietaba a un Málaga más preciso, centrado e intenso, el equipo que esperaban los aficionados. El partido se abrió mucho más y llegaban ya las ocasiones locales, como una doble de Ontiveros y Juan Carlos. Y sólo unos instantes más tarde volvió a aparecer Adrián en un rechace para sentenciar el partido de un disparo que, pese a ser complicado, entró en la meta contraria. El objetivo ya estaba conseguido, y pudieron llegar más goles en los minutos finales. Ahora toca el viaje a Albacete, aunque la disputa de las eliminatorias de ascenso están ya muy cerca, casi en el bote.