Derrota cruel de un Málaga sin acierto (0-1)

Una jugada del encuentro. /Ñito Salas
Una jugada del encuentro. / Ñito Salas

Encaja el gol en los últimos minutos tras una buena primera parte y se complica su clasificación

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El 'efecto Víctor', el revulsivo por la llegada del nuevo entrenador, no fue suficiente y el Málaga perdió otra vez en La Rosaleda, donde no gana desde enero. El equipo jugó mejor y dispuso de ocasiones, pero no acertó y cayó ante un rival directo como el Mallorca. La derrota fue, sin duda, inmerecida, cruel, en el ultimo instante... La reacción, de esta manera, no pudo consumarse en casa, lo que incrementa las opciones del cuadro blanquiazul de pelear ya sólo por el 'play off' de ascenso. Este mal resultado supuso otra decepción para una afición que se las prometía muy felices tras el gran partido de la jornada anterior. Pese a todo, el público se marchó satisfecho con el juego de su equipo...

Las dificultades de la categoría quedaron claras una vez más. El Mallorca apenas arriesgó, pero nunca renunció a lo que ocurrió al final, mientras que el Málaga hizo el desgaste, aportó algunas oportunidades claras y llevó peligro, aunque perdonó demasiado, sobre todo en la primera parte, y lo pagó al final en una jugada aislada que convirtió Leo Suárez sin apenas tiempo ya para reaccionar, tras un despiste defensivo (en el centro y en el marcaje), como casi en todos los goles que recibe el conjunto de Martiricos. Esta derrota es un duro golpe para un Málaga que buscaba el pleno de triunfos en lo que queda de campeonato, para buscar el ascenso directo a Primera. Esta opción, sin embargo, se pone ahora casi imposible.

Era lógico que Víctor repitiera el equipo tras la exhibición de Alcorcón, y así lo hizo. Rotó entre los reservas, pero mantuvo el once titular. Y la imagen y las sensaciones, como en el anterior encuentro, fueron diferentes desde el arranque del encuentro. Ante un rival fuerte y perfectamente plantado, el Málaga dominó y disfrutó ya en los primeros instantes de opciones para adelantarse en el marcador, pero no llegaba el gol. Ontiveros reclamó hasta dos penaltis en apenas siete minutos. El primero sí fue claramente falta, pero el árbitro no señaló una pena máxima que pudo cambiar el partido por completo.

Marcaje especial

El canterano Ontiveros se convirtió otra vez en el protagonista. Hacia él iba el balón una y otra vez para que intentara la jugada individual, algo que siempre buscó (el conjunto rival preparó un marcaje especial al malagueño). Con un Mallorca apabullado en los primeros minutos, Budimir, sin embargo, pudo adelantar a los visitantes en un grave error en la salida del balón de la defensa, en un despeje de Lombán. Y el cuadro balear fue a más con el paso de los minutos, aunque sin alcanzar el nivel del equipo de Víctor, que dispuso de numerosas aproximaciones con posibilidades de marcar (hasta ocho ataques con peligro en el primer tiempo).

Más

La defensa visitante se reforzó por la derecha para frenar a Ontiveros, con apoyos que dificultaban la entrada del marbellí. El propio Ontiveros, Adrián, Blanco y Lombán gozaron de oportunidades, si bien muy pocas de ellas fueron clarísimas. La capacidad ofensiva del Málaga volvió a ser muy alta, con un gran trabajo también en la recuperación del balón, lo que agradeció el público desde el primer instante no sólo al registrar el estadio la mejor entrada de la temporada, sino también, como siempre, con gritos de ánimo constantes. El problema se centraba en que faltaba el gol, ponerse por delante en el marcador.

Con el paso de los minutos, ya en la reanudación, el equipo de Víctor seguía dominando en ataque y controlaba el juego, pero poco a poco con menos opciones, con más dificultades tras cerrarse el Mallorca un poco más. Víctor volvió a la darle entrada a Alejo por Renato para refrescar el ataque, aunque no funcionó esta variación. Antes ya se había marchado Ricca lesionado (un esguince de tobillo). El cuadro visitante, por su parte, esperaba su oportunidad en un contragolpe o en un error local, sin más, mostrándose muy contundente para frenar a su rival en todas las zonas del campo.

A medida que se acercaba el final, con el público entregado, el Málaga necesitaba ganar a toda costa, y aumentaba la presión y el empuje en los minutos finales. Buscaba el gol, pero tampoco podía arriesgar demasiado. Adrián tuvo una buena oportunidad, pero el malagueño Manolo hizo un paradón. Fue la ocasión más clara. El Mallorca aguantaba, frenaba a Ontiveros con dos hombres y no descartaba el ataque... Y al final llegó el desastre en un desajuste que permitió a Leo Suárez disparar y marcar. Una derrota injusta, pero que lo complica todo. Los objetivos se vuelven más exigentes, sin olvidar la amenaza de los que llegan por detrás. Ahora toda otro choque estelar, en Cádiz, el lunes 6.

0 Málaga

Munir; Cifu, Lombán, Pau Torres, Ricca (Diego González, m. 57); Renato Santos (Iván Alejo, m. 73), N'Diaye, Keidi Bare (Seleznov, m. 90), Ontiveros; Adrián y Blanco Leschuk.

1 Mallorca

Manolo Reina; Gámez, Valjent, Raíllo, Salva Ruiz; Aridai (Leo Suárez, m. 79), Marc Pedraza, Salva Sevilla (Baba, m. 89), Lago Junior; Dani Rodríguez y Budimir (Abdón, m. 72).

gol.
0-1, minuto 86: Leo Suárez.
árbitro.
David Pérez Pallas (Comité Gallego). Mostró tarjeta amarilla a los malaguistas Pau Torres (m. 42) y Mula (m. 71), y a los mallorquinistas Salva Sevilla (m. 26), Salva Ruiz (m. 65) y Budimir (m. 67).
incidencias.
Partido correspondiente a la trigésima sexta jornada de LaLiga 1/2/3 disputado en el estadio La Rosaleda de Málaga ante unos 24.000 espectadores.

Temas

Fútbol