Un tropiezo sin apenas daños

AGENCIA LOF

El Málaga pierde su primer partido de la temporada, pero se mantiene como líder en solitario

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El primer tropiezo de la temporada apenas causa daños gracias a la gran ventaja acumulada. Al sexto partido llegó la derrota, la primera de la temporada. El Málaga controló bien el juego, pero un fallo defensivo, un despiste, permitió que Las Palmas marcar un gol que fue definitivo. El cuadro blanquiazul (de blanco entero en esta ocasión) mantiene el liderato, aunque es cierto que frena su espectacular racha de cinco triunfos consecutivos. El choque estuvo igualado y las ocasiones relativamente repartidas, pero el marcador se decidió en una acción aislada dentro del área. Las sensaciones de los malaguistas, sin embargo, se mantienen al mismo nivel, sin alterar sus objetivos inmediatos de seguir en lo más alto de Segunda.

1 Las Palmas

0 Málaga

Gol
1-0, minuto 74: Rafa Mir dispara al fondo de las mallas de Munir ante la pasividad de los defensores malaguistas al recoger el balón el futbolista de Las Palmas al borde del área pequeña. El tanto llegó en un despiste de la zaga blanquiazul.
Árbitro
Ocón Arraiz (Comité Riojano). Mostró la cartulina amarilla a los locales Lemos y Cala, y a los visitantes Ricca y Koné.
jornada 6.ª
Estadio de Gran Canaria: 21.350 personas acudieron al campo.

La primera derrota se concretó en un choque equilibrado, en el que el Málaga pudo adelantarse también en el marcador. Juan Ramón Muñiz ya advertía de los detalles, de las anécdotas que pueden darte triunfos o llevarte a las derrotas. El ejemplo más claro fue el de Estadio de Gran Canaria, ayer. Este primer revés del campeonato permite a los rivales acercarse en la tabla tras el fulgurante arranque blanquiazul. Ahora deberá recuperar de nuevo la buena racha el conjunto de Martiricos, que puede ser ya el domingo ante el Rayo Majadahonda...

Muñiz utilizó al once previsible, con Pacheco de vuelta entre los titulares. Salvo las entradas y salidas obligatorias, el asturiano apenas toca las alineaciones. La confianza es máxima en el equipo de gala tras el excelente comienzo liguero, aunque hay varios jugadores que pugnan también a ocupar una plaza entre estos elegidos, como es el caso del joven Hicham (el técnico utiliza al marroquí como revulsivo). Y el arranque, una vez más, no pudo ser más prometedor, con un Málaga dominando, con la posesión del balón y con amenazas constantes a la meta contraria. Como cada semana, los blanquiazules exhibían su jerarquía en los primeros minutos.

De hecho, el líder demostró de entrada que no le asustaba jugar en el estadio de otro de los 'gallitos', lo que le permitió mostrar sus credenciales de equipo fuerte, sólido, consistente... Las Palmas apenas podía tocar el balón dos o tres veces seguidas. Ontiveros fue el más activo y el que dispuso de las mejores opciones, destacando el fantástico lanzamiento de falta que despejó a córner Raúl Fernández. El conjunto amarillo intentaba contener al once blanquiazul. Aunque este panorama se alargó sólo el primer cuarto de hora. A partir de ahí el conjunto canario se estiró en busca de la meta de Munir, que tuvo que lucirse en un cabezazo de Maikel Mesa. Incluso, los jugadores y la hinchada locales pidieron penalti en una pugna de Cifu y Tana, que cayó al sentir el contacto del malaguista.

En la reanudación se abrió una especie de compás de espera, con los dos equipos muy pendientes de sus defensas. El objetivo de ambos se centraba en no cometer errores atrás, a la vez que buscar alguna opción de ataque. Faltaba la llegada de los cambios que pudieran marcar alguna diferencia. Las Palmas se jugaba más al jugar en casa ante un Málaga que apenas se veía agobiado, ya que las aproximaciones y 'oportunidades' locales llegaban desde muy lejos.

La primera apuesta de Muñiz fue Hicham, que relevó a un Pacheco falto de ritmo por sus problemas físicos. Bajó la intensidad del choque, aumentaron aún más las vigilancias a la espera de algún detalle. Y apareció por segunda vez en contra el Málaga (la primera fue en Lugo). Una falta de concentración, un despiste defensivo permitieron también al recién entrado Rafa Mir abrir el marcador al recoger un rechace dentro del área y disparar sin que nadie se interpusiera.

Era un mazazo para los malaguistas, que acababan de batir el récord de imbatibilidad y que estaban controlando perfectamente el partido. Salió ya Koné en busca de refrescar el ataque. La situación se complicó, pero el Málaga buscaba ya la meta contraria sin descanso... Enfrente tenía a un rival que ya sólo perdía tiempo para intentar que el colegiado pitara el final que llevara al líder a su primera derrota de la temporada. Y lo consiguió y así concluyó el encuentro pese a que pudieron evitarlo Hicham, Ontiveros y N'Diaye en las oportunidades de última hora que no se pudieron concretar. Llegó la derrota, pero todo sigue casi igual.

Además

 

Fotos

Vídeos