El Málaga recupera la sonrisa gracias a Adrián (0-1)

Una jugada del encuentro. /Agencia Lof
Una jugada del encuentro. / Agencia Lof

El equipo de Muñiz vuelve a exhibir su hegemonía y gana en Majadahonda en un partido muy complicado para colocarse a un punto del líder

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

El Málaga regresa de Majadahonda con otra cara. Tras los empates de casi todos sus rivales directos, el equipo blanquiazul (vestido ayer de negro) volvió a exhibir su hegemonía en el deficiente campo del Cerro del Espino para apuntarse un triunfo vital ante el Rayo Majadahonda gracias a un gol de Adrián, el jugador más inspirado cara a la meta contraria del cuadro de Muñiz en los últimos meses. Los tres puntos permiten al cuadro de Martiricos recuperar la sonrisa y auparse a la segunda plaza, a un punto del líder.

El equipo malagueño reaccionó en el momento oportuno para ganar en un campo difícil y en un partido que tuvo alternativas, aunque sin grandes oportunidades en ninguna de las metas. El choque se asemejó a otros de los ofrecidos por los hombres de Muñiz al comienzo del campeonato, donde apenas existieron fisuras defensivas y al final llegó el tanto que sirvió para que sumara la victoria. El Málaga experimenta así un cambio de rumbo que mejora su confianza.

0 Rayo Majadahonda

Basilio; Verdés, Luso, Rafa (Morillas, min.20); Carcelén, Óscar, Verza, Benito (Varela, min.74); Ruibal, Héctor Hernández y Manu Del Moral (Aristóteles, min.46).

1 Málaga

Munir; Iván, Diego González, Pau, Ricca; Iván Alejo (Luis Hernández, min.90), N'Diaye, Erik Morán (Harper, min.56), Pacheco; Selezniov (Renato, min.72) y Adrián.

gol:
0-1, min.77: Adrián.
árbitro.
Javier Iglesias Villanueva (Comité gallego). Mostró cartulina amarilla a Verza (min.12), Erik Morán (min.12), Verdés (min.35) y Luis Hernández (min.91).
campo.
Encuentro correspondiente a la jornada veintiséis de Liga 123 disputado en el estadio Cerro del Espino ante 3.137 espectadores.

Muñiz tenía que hacer dos cambios para sustituir a Blanco y Keidi, ambos sancionados, y utilizó a dos de sus principales apuestas: Seleznov y Pacheco. Estas variaciones también suponían otro retoque, el cambio de posición de Adrián, que dejaba la banda para jugar en el interior. El técnico mantuvo su fórmula de juego de los últimos compromisos, con un solo delantero y un 'pivote' delante de la defensa. Con un césped en mal estado tras ser utilizado ya por la mañana, el equilibrio fue la nota dominante del arranque de un encuentro clave.

La primera aproximación seria fue la culminada por Iván en un centro que no llegó a su destino, mientras que el exmalaguista Héctor dispuso de la primera ocasión, obligando a Munir a lucirse. El partido no tenía un control claro por ninguno de los dos equipos, con un juego alternativo e impreciso, dominando la táctica impuesta por los técnicos. Pero el Málaga siempre quiso ser vertical y ofensivo, buscando el ataque.

Posible penalti

Pau pidió penalti por un agarrón instantes antes de que Héctor disfrutara de su segunda opción ante su exequipo en una 'semichilena' que despejó Munir. Aunque lo más claro fue el gol conseguido por Seleznov en un preciso remate de cabeza, pero el árbitro había señalado una falta anterior de Pau. Y se fueron sucediendo los acercamientos sin que el marcador variara. En un error del portero malaguista al sacar el balón a un N'Diaye muy cubierto estuvo a punto de costarle el gol a los malaguistas.

Con N'Diaye ya como 'pivote' en el lugar de un Erik Morán más adelantado y amonestado, el Málaga afrontó la fase final del primer periodo y el arranque del segundo, aunque Muñiz cambió pronto el sistema para regresar a su habitual 4-4-2, con Seleznov y el recién entrado Harper en ataque, con el objetivo de buscar el triunfo. Aunque estas variaciones coincidieron con un mayor empuje de los locales, que tenían la posesión del balón, pero sin inquietar la portería malaguista.

El objetivo de Muñiz se centraba en impedir que el Majadahonda tocara demasiado el balón en las proximidades de su área, algo que estaba consiguiendo con ciertas dificultades. Pacheco fue de los más activos, con una filigrana incluida sobre la misma línea de fondo, pero sin gran acierto cara a la meta. Sin Seleznov en el campo y con la presencia de Renato, el Málaga combatió mejor la posesión local, subiendo las líneas y buscando la recuperación del balón. Y en una acción iniciada por Adrián el equipo de Martiricos se adelantó en el marcador: Renato recibió en la derecha y centró para que el propio Adrián macara de fuerte disparo desde el borde del área. El madrileño, una vez más, demostró que es el futbolista con más gol del equipo.

Más

Y el Málaga aguantó hasta el final el resultado y recupera su poderío y control de los encuentros en un momento clave de la competición. Ahora llega el Deportivo.