Doce días y un destino: el regreso a Primera

Adrián, Ricca y Pau Torres posan para SUR, ayer tras el entrenamiento del Málaga. /SALVADOR SALAS
Adrián, Ricca y Pau Torres posan para SUR, ayer tras el entrenamiento del Málaga. / SALVADOR SALAS

Arrancan los 'play-off' para el Málaga con el primer asalto de las semifinales en Riazor, ante un potente Deportivo

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La suerte está echada, comienzan ya los 'play-off'. Ya no queda margen para pensar demasiado o para lamentarse, la competición arranca esta noche y se alargará durante casi doce días, siempre que el Málaga pase a la final. Doce días para sufrir, soñar y disfrutar con la posibilidad real de regresar a Primera el domingo de la semana que viene. Doce días para demostrar quién es el más fuerte entre los supervivientes más destacados después perder el tren del ascenso directo. Doce días para resarcirse de un pasado reciente que nunca debió existir. Doce días, en definitiva, para la ilusión. Y hoy se levanta el telón con un sólo objetivo en el horizonte: eliminar al potente Deportivo en las semifinales y la semana que viene al siguiente rival (Albacete o Mallorca) para volver a la élite, el lugar que jamás debió abandonar el equipo de Martiricos.

Las perspectivas son excelentes, pero habrá que demostrarlas sobre el terreno de juego. El Málaga no puede llegar mejor a esta fase definitiva, a estas eliminatorias en las que se necesita eficacia, oficio, calma, concentración… y suerte. Desde que llegó Víctor al banquillo la transformación ha sido total. El equipo abandonó la dinámica negativa en la que estaba inmerso para relanzarse en busca del ascenso. Aumentó la capacidad goleadora, una carencia terrible que lastraba cualquier aspiración, y la moral de los jugadores está ya por las nubes. La confianza es máxima, igual que las precauciones ante una competición eliminatoria en la que los errores se pagan muy caros y el equilibrio entre los aspirantes es una realidad, sobre todo en este primer asalto del cuadro blanquiazul.

La primera eliminatoria del cuadro blanquiazul se considera como una final anticipada de la fase de ascenso

El Málaga accede a los 'play-off' con el viento a favor, enrachado y decidido a cumplir con el objetivo sin renunciar a las sensaciones y la imagen que está ofreciendo en las últimas semanas, con un juego ofensivo, desequilibrante y siempre peligroso para el rival. Aunque se espera mucho de las individualidades, del buen estado de forma de algunos jugadores que pueden marcar las diferencias, como es el canterano Ontiveros. Aunque todo no son alegrías en este crucial momento, ya que no estarán todos. Habrá, al menos, una ausencia muy destacada, como es el caso de N'Diaye. El equipo blanquiazul, sin duda, parte los 'play-off' claramente perjudicado por este asunto.

El centrocampista senegalés se ha incorporado ya a la concentración con su selección, que precisamente se está desarrollando en Alicante. N'Diaye, una de las grandes referencias del equipo y uno de los futbolistas más costosos de la plantilla, se marcha en el peor momento posible, cuando más lo necesita el Málaga. Pero está obligado a jugar la Copa África con sus selección. El club de Martiricos arriesgó ante la posibilidad de conseguir el ascenso directo, pero esta opción no llegó y Víctor deberá buscarle ahora un sustituto. Aunque en el cuerpo técnico y en la propia plantilla no quieren pensar en este asunto, ya que consideran que hay recambios y que una sola baja no puede mermar el potencial del conjunto blanquiazul.

Primer escollo 

Los 'play-off' tendrán una duración de menos de doce días (algunas horas menos), pero para completar ese periodo, el Málaga tendrá que superar un primer escollo, el Deportivo. Ahora se abre una eliminatoria rápida, con dos partidos en apenas tres días, uno hoy en Riazor y otro en La Rosaleda el sábado. El equipo blanquiazul tendrá la posibilidad de decidir la eliminatoria en su campo, ante su público. Pero ese factor favorable deberá estar avalado por un buen resultado esta noche en la ida, a domicilio. En el caso de repetirse los resultados del campeonato, el cuadro de Martiricos será el ganador, ya que se dieron dos empates, pero el 1-1 en Riazor hubiera permitido al Málaga pasar a la final de los 'play-off'. El valor doble de los goles fuera daría la clasificación en ese caso a los hombres de Víctor, pero si las dos igualadas hubieran sido a cero, también habría eliminado a su rival por esa ventaja que le supone al equipo haber logrado la tercera plaza en la competición regular.

En el Málaga no temen al Deportivo, un equipo que ha completado un campeonato irregular y que entró a última hora en los 'play-off', pero sí le tiene el máximo respeto por distintas circunstancias: es un recién descendido de Primera, como el cuadro blanquiazul; dispone de uno de los potenciales más importantes de la categoría, ha enmendado su situación a última hora y es un histórico de las fases de ascenso o permanencia, con diez ya a sus espaldas. Esta eliminatoria, sin duda, se puede considerar como una final anticipada, aunque los rivales del otro emparejamiento y el propio Málaga no sólo consiguieron una mejor clasificación al final, sino que tuvieron mejores trayectorias que el conjunto gallego.

La fase de ascenso, en cualquier caso, comienza esta noche con el Málaga como uno de los grandes favoritos al ascenso. El club y la provincia esperan lo mejor del equipo de Víctor para regresar a la primera a la élite, en un año. Era el único objetivo y el conjunto blanquiazul nunca defraudó, ya que, salvo una jornada, siempre estuvo entre los grandes aspirantes. Se esfumó el ascenso directo, pero esta opción a través de los 'play-off' es igual de legítima. Ahora sólo queda demostrar que las expectativas son reales para que, con la suerte siempre de cara, se consiga el ansiado ascenso. Llega el primer asalto, uno de los más complicado...

Temas

Fútbol