La expectación se dispara para el sábado en La Rosaleda

Aficionados malaguistas, en el partido ante el Deportivo. /ÑITO SALAS
Aficionados malaguistas, en el partido ante el Deportivo. / ÑITO SALAS

Después de la exhibición en Alcorcón en el debut de Víctor en el banquillo, el campo de Martiricos aspira a su mejor entrada de la temporada contra el Mallorca

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

La situación del Málaga ha cambiado. La ilusión de los aficionados y el interés en los últimos compromisos del campeonato se ha disparado después de la exhibición del equipo blanquiazul en su visita a Alcorcón, en lo que fue el debut de Víctor al frente del banquillo del cuadro de Martiricos. Quedan seis partidos, cuatro de ellos en La Rosaleda, lo que deja muy claro dónde se resolverá el futuro del conjunto malaguista. Y la nueva serie de partidos comenzará en sábado en La Rosaleda, ante el Mallorca a partir de las 16.15 horas, con unas expectativas distintas, lo que lleva a pensar en el club que el estadio puede registrar su mejor entrada de la temporada.

La trascendencia del partido ante un rival directo y la promoción para los abonados lleva al club a superar ya las 4.000 entradas vendidas

La mejor asistencia de aficionados al campo blanquiazul esta temporada se registró en el choque contra el Granada de la primera vuelta, en el que se llegaron a los 23.144 espectadores. Luego hubo buenas entradas contra Osasuna o Deportivo, entre otros, pero la tendencia comenzó a ser descendente de nuevo, con muchos socios que no acudían a los encuentros. De ahí que, según las fuentes consultadas, el objetivo respecto al público se centra ahora en mejorar esa importante cifra y batir un nuevo registro esta campaña.

Para el partido del sábado, de esta manera, el club ha puesto en marcha una nueva promoción para facilitar la asistencia, que se une al especial atractivo del choque. La oferta consiste en que los abonados puedan comprar entradas a cinco euros, lo que ha disparado las ventas hasta superar al mediodía de ayer las 4.000 localidades adquiridas. Esta cifra irá aumentando de una forma considerable en los días que quedan, a través de Internet, lo que abriría la posibilidad de que La Rosaleda consiga su mejor entrada.

Máxima relevancia

Pero será determinante para animar a los aficionados la relevancia de este primer partido en casa de la 'era Víctor'. El equipo blanquiazul está flaqueando más en casa que a domicilio, por lo que necesita revertir esta situación para afrontar con ciertas garantías el encuentro del sábado. La renovada esperanza tanto interna como externa hacen que la visita del Mallorca se considere una nueva final que permitirá evaluar otra vez a los hombres de Víctor y saber si se mantiene el revulsivo que se observó en el anterior encuentro por el cambio de técnico.

El Málaga tiene abiertas todas las opciones. Conseguir el ascenso directo se presenta como un objetivo muy complicado, pero todavía posible y quizás hasta factible con un poco de suerte. Víctor ya dejó claro desde su presentación que sus planes y los de su equipo pasan por ganar todos los partidos hasta el final del campeonato. Y ahora afronta el conjunto blanquiazul la etapa más complicada, ante rivales directos. Tras el choque del sábado, los malaguistas visitarán al Cádiz y recibirán al Oviedo. Después les llegará una jornada de descanso, en la que sumarán tres puntos por su partido contra el desaparecido Reus.

La afición, de esta manera, vuelve a estar animada y deseosa de pasar página a la dolorosa derrota del partido contra el Extremadura, que le costó a Muñiz su destitución. Es previsible que se mantenga el ritmo de venta de entradas, aunque sigue la preocupación sobre cuántos abonados faltarán al encuentro. Hasta ahora estas ausencias fueron muy destacadas, si bien en el club también creen que estas serán menores cara a este crucial encuentro.