El factor campo no le basta al Málaga

Blanco celebra su gol en La Rosaleda frente al Albacete. /Salvador Salas
Blanco celebra su gol en La Rosaleda frente al Albacete. / Salvador Salas

Muñiz cumple su primer objetivo, la regularidad en casa, pero es insuficiente de momento para ocupar una de las dos plazas de ascenso directo

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

El Málaga reanudará mañana el trabajo con la vista puesta en los 23 partidos restantes, 69 puntos en liza que marcarán si finalmente logra una de las dos plazas directas de ascenso o, como consolación, la presencia en los 'play-off'. De momento el equipo no figura entre los dos mejores pese a que ha firmado en casa casi un pleno de triunfos. La enorme igualdad ha instaurado en el vestuario la convicción de que para conseguir el billete para Primera División sin tener que jugárselo todo a unas eliminatorias inciertas se requerirá alcanzar los 80 puntos. El factor campo no basta.

El entrenador malaguista, Juan Ramón Muñiz, encaró la pretemporada con un objetivo: armar un bloque sólido, que hiciera pocas concesiones para acabar muchos partidos con la puerta a cero. En estos momentos, después de 19 jornadas, el equipo ya ha terminado imbatido en ocho. En este sentido también se va cumpliendo la previsión del que era técnico blanquiazul hace un año, Míchel, que lanzó un pronóstico a sus más cercanos –entre ellos, varios miembros del equipo– después de seguir todos los encuentros de preparación en verano a través de Internet. «El equipo defiende tan bien que en la mitad de los partidos acabaremos con la puerta a cero. Ganaremos unos quince y eso serán 45 puntos, el 60 por ciento del ascenso», aseguró el madrileño, que curiosamente cuando habla con componentes del cuerpo técnico o el cuerpo médico, con los utileros o el delegado (con ellos ha almorzado cuando ha venido a Málaga dos veces estos meses) siempre utiliza la primera persona.

Equipo difícil de superar

Muñiz, en cambio, no es precisamente de hacer pronósticos, pero sonrió la primera vez que escuchó esa previsión de Míchel. El asturiano conoce la enorme igualdad que existe en Segunda. «Aquí no hay favoritos nunca, ni siquiera candidatos reales al ascenso. La competición tan pronto te pone arriba como te mete en dificultades», suele comentar. Pero es innegable que su esfuerzo se centró desde el primer día en estructurar un equipo difícil de superar. Ese fue el camino en el Levante para arrasar en la categoría de 'plata' hace dos temporadas y, aunque en menor medida (al tener una plantilla más limitada), en el Alcorcón para dejarlo a un paso de los 'play-off' de ascenso.

En su etapa en el Levante obtuvo como local 26 puntos en la primera vuelta y ahora esa cifra se superará si el equipo blanquiazul derrota al Reus el día de Reyes

Tras la pretemporada Míchel pronosticó a miembros del cuerpo técnico que el Málaga mantendría la puerta a cero en veinte partidos

Si el conjunto madrileño dejó su puerta a cero en un tercio de los partidos con Muñiz (14 de 42, siete en cada vuelta), en el Levante esa cifra se incrementó hasta los veinte (doce en el primer tramo y ocho en el segundo). Eso sí, el equipo granota sólo se quedó sin marcar en ocho partidos, lo que le dio margen para ganar muchos por 2-1 o 2-0. Futbolistas como Roger (con el que no pudo contar en Primera por una lesión grave y que ahora, ya recuperado, es clave), Morales, Jason o Campaña otorgaban un potencial ofensivo innegable al Levante.

Tal vez por eso tenga más mérito este Málaga que aquel Levante. El equipo blanquiazul carece de un 'nueve' goleador tan decisivo como lo fue Roger, de un futbolista de la calidad de Morales (más que demostrada en la élite) o de un lanzador de libres directos e indirectos como Campaña. En definitiva, no tiene capacidad para resolver con tanta facilidad partidos de ida y vuelta.

De ganar al cuadro catalán dentro de una semana, el equipo será segundo o primero

Que el Málaga pueda superar en la primera vuelta el balance en casa de aquel Levante demoledor es un detalle que merece ser muy valorado. El ascenso del equipo de Orriols se basó en su trayectoria en casa, donde obtuvo 54 de los 63 puntos posibles. Sólo cedió tres empates y una derrota, esta en la última jornada, ya con el ascenso conseguido un mes antes y con un once plagado de suplentes. Pero hasta el ecuador de la Liga no hizo pleno porque no pudo superar al Getafe (1-1) y al Cádiz (0-0). Frente a aquel registro de 26 puntos el Málaga ya cuenta con 24 sumados en La Rosaleda gracias a los ocho triunfos (siete de ellos, consecutivos) y el único tropiezo frente al Granada (0-1). Y con la posibilidad de mejorar aquella cifra de hace dos temporadas si derrota el día de Reyes al Reus (a las 18.00 horas, en directo por LaLiga 1|2|3).

Si bien es cierto que una vez disputada la próxima jornada el Málaga ocupará puesto de ascenso directo en caso de victoria (se miden entre sí los dos primeros, Granada y Albacete), es evidente que el factor campo no basta. Esta temporada mostrar regularidad en casa se mantiene como un aval para regresar a Primera, pero no es en absoluto un elemento definitivo para marcar la diferencia con el resto. El mérito de no fallar en La Rosaleda necesita el complemento de una trayectoria solvente a domicilio. Y en ello se van a afanar los componentes de la plantilla desde mañana, en el primer entrenamiento del nuevo año.

Los datos

24
Puntos sobre 27 posibles lleva el Málaga en La Rosaleda esta temporada gracias a los ocho triunfos obtenidos frente a la única derrota, frente al Granada.
54
Puntos obtuvo en casa el Levante dirigido por Muñiz hace dos temporadas, lo que le hizo subir de calle. Sólo cedió tres empates y una derrota.

 

Fotos

Vídeos