Un adicto al fútbol para recuperar la ilusión

Herrera, en Tenerife./ FACEBOOK JOSÉ HERRERA
Herrera, en Tenerife. / FACEBOOK JOSÉ HERRERA

José Herrera, el nuevo técnico del Málaga, quiere que las jugadoras locales encabecen su proyecto

MARINA RIVAS

Decir que ama este deporte probablemente sería quedarse corto. El nuevo técnico del Málaga femenino, el tinerfeño de 29 años José Herrera, es un verdadero adicto del fútbol, de los que analiza cada mínimo detalle para disfrutar como un niño sabiendo que lo tiene todo bajo control. Gajes del oficio. Ahora, tras haber sido el segundo al mando del Granadilla las últimas cuatro campañas y uno de los analistas tácticos pioneros en los banquillos de la Liga Iberdrola, le tocará estudiar su propio rendimiento y aprender a trabajar bajo la presión que supone liderar un equipo que sueña con ser grande.

Genes de entrenador

Como cualquier otro niño, Herrera también jugó al fútbol, e incluso al baloncesto. Con los tacos puestos se definía en su momento como un «medio centro creativo», que no corría demasiado rápido pero sí que funcionaba bien a balón parado. Sin embargo, a los 16 años empezó a desarrollar su vocación como entrenador, motivado por su necesidad de entender cómo funcionaba realmente el fútbol y también por su padre. Este se desempeñó como técnico (con título nacional) y trabaja en el área de deportes de su Ayuntamiento.

Una propuesta inesperada

«Cuando el club me llamó creí que era para pedirme consejo, porque después de cuatro años en la Liga Iberdrola conozco a los equipos… Pero resulta que ellos también me habían estudiado a mí; me ofrecieron el puesto y no me lo pensé dos veces», explica sobre la llamada en la que se le propuso liderar al que será su primer equipo femenino como técnico principal. Y añade: «También, me ha hecho decidirme el conocer a gente del cuerpo técnico de este año de Liga Iberdrola; la relación ha sido espectacular».

«Cuando el Málaga me llamó creía que era para pedirme consejo; me ofrecieron el puesto y no me lo pensé dos veces»

Acumula cuadernos de notas

Dentro de su afán por tenerlo todo controlado también se halla un pequeño desorden, y es que no sabe cuántos cuadernos de notas puede tener acumulados. «Tengo muchísimas libretas de apuntes, hasta guardo una debajo de la cama por si estoy durmiendo y se me ocurre algo sobre una jugadora o una táctica que no he apuntado y me viene de repente a la cabeza», asegura.

Siempre prioriza los estudios

Defensor de la eterna formación, se licenció en Educación Física y después continuó con el título de entrenador UEFA Pro, además de otros ligados al análisis táctico. Incluso, desde hace años imparte charlas y cursos sobre análisis y 'scouting'. «Mis padres me lo han inculcado así y yo también siempre he priorizado mis estudios a cualquier otra cosa y me enorgullezco de eso. Creo que estudiar y aprender es fundamental para todos», secunda.

Experto en análisis táctico y con un padre entrenador, nunca desconecta del fútbol, le encanta el 'reggae' y disputa carreras de trail

Bob Marley y carreras de trail

Llega a casa y su mente no descansa. «Me considero un enfermo del fútbol», asegura. Su libro de cabecera lo dice todo: 'La periodización táctica vs. La periodización táctica', de Xavier Tamarit. Eso sí, Herrera también disfruta escuchando música 'reggae' (Bob Marley es su favorito) y aprovecha siempre que puede para disputar alguna carrera de trail.

Defensor de las raíces

Herrera es de los que nunca olvida su tierra y le gusta rodearse de personas que defiendan a ultranza esta forma de ser. «Mi fútbol también se guía mucho por la pasión, por el corazón. Soy muy canario y siempre voy a defender mi tierra y mis raíces y me gusta que allí a donde vaya se defienda lo mismo y quién va a sentir mejor la casa y el club que las jugadoras y el cuerpo técnico de allí», de ahí el hecho de que quiera dar una responsabilidad especial a las locales.

Un vestuario unido

Aún no ha llegado a la Costa del Sol, lo hará ya en julio, pero no ha querido perder ni un segundo; ha llamado una por una a las jugadoras que van a quedarse o con las que se negocia su renovación: «Les ha chocado mucho el que les llamara para presentarme y decirles que, aunque ellas no me conocían, yo a ellas sí. Las había estudiado y les dije cosas sobre su juego. Quiero que sepan que estoy aquí y que he venido para ayudarlas y una de las cosas que me gustaría trabajar con ellas es el aprender a trabajar sobre la frustración y la presión».