Adriana: «Tengo un nuevo papel en el equipo»

Adriana posa ayer para SUR en el campo Francisco Romero del Rincón de la Victoria, donde se entrena estos días el equipo. /M. Rivas
Adriana posa ayer para SUR en el campo Francisco Romero del Rincón de la Victoria, donde se entrena estos días el equipo. / M. Rivas

La capitana del Málaga femenino asegura que le encanta jugar en una banda y habla de su pasado en Estados Unidos: «Me da pena tener que haber salido de mi país para sentirme futbolista»

MARINA RIVAS

Pasó de La Puebla de Valverde, con 400 habitantes, a Nueva York, no sin antes recorrer España para consagrarse como futbolista, aunque asegure que a este país le quede un largo camino hacia el verdadero profesionalismo. Centrada ahora en el Málaga y horas antes de medirse a su anterior club, el Levante, Adriana aún está asumiendo su nuevo rol con el primer conjunto que la llevó a vivir la experiencia de un ascenso.

La pasada temporada era la goleadora y esta ha cambiado su rol…

–Sí, estaba más de delantera centro o media punta con Sheila, y este año más en las bandas, pero me encanta jugar ahí y que sean otras como María y Patricia las que metan los goles.

–¿No se siente frustrada cuando no llegan los goles?

–Sí que es cierto que he estado acostumbrada toda la vida a meter goles. Cuando no marcaba me daba sensación de frustración, pero tengo un nuevo papel y con tal de jugar y que el equipo vaya bien, genial. Yo era casi de meter un gol por partido y cuando sientes que no llegas es verdad que piensas que igual no estás aportando todo lo que puedes al equipo, que quizá le estás fallando al equipo, pero luego pienso que hago otro trabajo que necesita el equipo.

–¿Cómo se vivió el bache del comienzo de temporada del equipo?

–No es fácil, porque afrontas la temporada con la máxima ilusión y los primeros partidos son los que son, contra rivales superiores. Nuestra liga es otra, no es la del Atlético de Madrid o el Barcelona, pero somos conscientes de que los resultados van a ir llegando y vamos a luchar por estar lo más arriba posible.

El Levante también está en esa otra liga. ¿Tiene ganas de vivir ese reencuentro?

–Es uno de mis partidos señalados en el calendario. Estuve tres años muy buenos con ellos y querían renovarme, pero me vine al Málaga.

–¿Qué se le planteó en Málaga para que dejara al Levante?

–No fue fácil. Era un proyecto de ascenso, algo que yo nunca había vivido. Nunca había jugado en Segunda. Pasé del Barça C de categorías inferiores al Sabadell de Primera División, donde debuté con 16 años.

Desde entonces se aficionó a las mudanzas. El Málaga ya es su decimotercer equipo…

–Ya ves, ¿quién me lo iba a decir desde que empecé a jugar con niños en Barcelona?. Estuve muchos años jugando en un equipo masculino e incluso rechacé una oferta del Barça con 10 años porque quise seguir jugando con ellos hasta que me dejaran, que fue a los 14.

Y estando ya consolidada en la liga española decide irse a probar suerte en Estados Unidos. Es curioso que mientras los jugadores van allí a retirarse, las jugadoras disputan la mejor liga del mundo...

–Sí, las chicas allí son auténticas estrellas. Recuerdo ir a cenar con mis compañeras y que las invitaran a cenar en restaurantes, ir al cine y tener colas de gente saludándolas...

–¿Cree que en España se llegará alguna vez a algo así?

–Vamos por buen camino, pero el camino es muy largo… Igual mis nietas viven algo así (ríe). Nosotras hemos trabajado el camino para que las jugadoras del futuro lo tengan un poco más fácil.

–¿Le hubiera gustado que en España se la reconociera tanto como en Estados Unidos?

–Claro... Me da pena tener que haber salido de mi país para sentirme futbolista. Aquí lo veo en los hombres y pienso: «¿Por qué las chicas no podemos tener los mismos recursos para dedicarnos a lo que nos gusta?» Ellos tienen todo lo que quieren.

–¿Ha charlado alguna vez de esto con amigos futbolistas?

–Sí, con Miguel Torres el año pasado tenía mucha relación de coincidir en tantos sitios. Con Morales, del Levante, mantengo muy buena relación.

–¿En el Barça conserva algún amigo o era demasiado pequeña?

–Era muy pequeña. Lo único anecdótico que recuerdo es ver a Messi viéndonos jugar en el Miniestadi.

Ya decían que prometía por aquel entonces.

–Entonces no se podía pensar en lo que se iba a llegar a convertir. Era un chaval del filial, que sabíamos que era bueno, pero era uno más. Iba siempre ahí con su botero bajo el brazo y se acercaba a vernos. Alguna vez también venía con Busquets y algunos chicos más.

Volviendo al presente, el domingo, a la casa del Levante, ¿qué ánimo lleva el equipo?

– Vamos pensando que podemos sacar algo, es lo menos que se merece este escudo. No hay amigas mientras dure el partido.

Allí coincidió además con Leticia y Antonio Contreras...

–Sí, y el que estuviera él me hizo decantarme por el Levante cuando también tenía la oferta del Valencia. Desde que lo sufrí como entrenador rival quise jugar en su equipo.

Marc Anthony, 'Breaking Bad', un futuro en Málaga y un rincón de Nueva York

Entre recuerdos, cosas por hacer y algo de ocio en su tiempo libre, la capitana del Málaga repasa sus manías, sus gustos y sus sueños frustrados.

–¿Un amuleto o manía antes de salir a jugar?

–Nunca me faltan mis espinilleras con los nombres y la foto de mis abuelos.

–¿Equipo revelación de la Liga?

–El Málaga.

–¿Jugadora revelación del Málaga?

–María Ruiz.

–¿Algún cantante favorito?

–Marc Anthony, siempre.

–¿Qué serie no puede dejar de ver?

–'Breaking Bad' y 'Vikingos'.

–¿Un libro favorito?

–Es uno de humor del que han sacado una película ahora, 'No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas'.

–Por lo tanto, ¿cree usted en el karma?

–Más bien en el destino, en que todo sucede por algo.

–¿Discute sobre política?

–¡Uff! No. Prefiero no meterme, y más viendo cómo está todo. Paso, respeto lo que opine cada uno pero yo prefiero no meterme.

–¿Le queda algún sueño frustrado más allá de lo futbolístico?

–Me encantaría cocinar a la perfección, sobre todo una paella. Siempre digo que tengo que aprender. Lo mío tiene delito habiendo vivido por la zona de Valencia y todo...

–¿Dónde se ve de aquí a 10 años?

–De momento aquí en Málaga. Nunca me hubiera imaginado estando aquí, pero se está de lujo. La única pega es estar lejos de la familia.

–¿No se replantea volver a Estados Unidos?

–Me encantaría vivir allí también. Yo estuve en Búfalo y en un pueblo cercano a Nueva York. Yo, que soy de un pueblo de 400 habitantes... Se puede imaginar cómo vivía aquello. Se me iba torciendo el cuello porque iba todo el rato alucinada con los edificios.

–¿Sabría quedarse con algún recuerdo concreto de Nueva York como ciudad?

–Me encantaba pasear por la calle de Broadway y también mirar el Flatiron Building, que no es el más conocido de la ciudad, pero me dijeron que era el primer rascacielos de Nueva York... Eso, aparte de ir de tiendas con las compañeras, que nos encantaba.

 

Fotos

Vídeos