Mucho conseguido y mucho por hacer para el Málaga

Celebración del gol de María Ruiz en el partido ante el Granadilla./Ñito Salas
Celebración del gol de María Ruiz en el partido ante el Granadilla. / Ñito Salas

En 2018 el equipo logró el ascenso a Primera y cerró la primera vuelta fuera del descenso

MARINA RIVAS

Este 2018 se ha convertido en una montaña rusa de emociones para el Málaga femenino, que ha pasado de vivir un histórico ascenso a Primera División tras casi una década alejado de la élite del fútbol, a sufrir un fatídico arranque en la categoría hasta lograr mantenerse fuera de los puestos del descenso. Un año para el recuerdo, con una importante meta conseguida, pero también mucho trabajo por delante para seguir cumpliendo con los objetivos que se ha marcado el club.

La inestabilidad del equipo en las últimas jornadas lo mantiene a sólo cuatro puntos de la zona de peligro en la Liga

El ascenso

Tras una temporada casi perfecta, el Málaga consiguió lo que tanto andaba buscando: su regreso a la máxima categoría y, además, de forma ejemplar, tras un campeonato en el que sólo cedió tres partidos: dos de ellos con un empate (ante el Sporting de Huelva y el Granada) y otro con una derrota (de nuevo ante el cuadro onubense). Hay que recordar que la encargada de sellar el billete a Primera fue la malagueña María Ruiz, con un tanto 'maradoniano' en la fase de ascenso ante el Femarguín canario. De aquella campaña para el recuerdo, hasta trece nombres siguieron contando en los planes de Antonio Contreras: Chelsea y Alba Hoyas, en la portería; Encarni, Farfán, Postigo, Ruth y Shiv, en la zaga; Pamela, Paula Fernández y Raquel, en el centro del campo, y Adriana y María Ruiz, en la delantera.

Fatal inicio

El Málaga sabía que sería difícil, pero quizá no tanto. A pesar de la motivación inicial del equipo, las numerosas incorporaciones, que todavía no terminaban de entenderse, así como la complejidad de los primeros rivales y la inexperiencia en la categoría, hizo que el conjunto se le adjudicara el cartel de 'novato'. Un sonoro 0-4 abrió el calendario de la Liga Iberdola, en casa ante el Atlético de Madrid, lo que continuó con un 3-0 ante la Real Sociedad y un 0-3 ante el Betis. Diez goles encajados en tres partidos y ni uno solo a favor dejaron en la cola de la clasificación, cabizbajo y moralmente vulnerable.

El primer punto

Sin embargo, tras este desesperante arranque, el Málaga logró un primer y laborioso punto en su nueva etapa en la élite y lo hizo ante uno de los rivales de renombre de la competición, aprovechando que tampoco pasaba por su mejor momento. La Ciudad Deportiva de Valencia fue el escenario de este importante 0-0. Las de Antonio Contreras siguieron sin encontrar el gol, pero sin darse cuenta, sentaron las bases para la recuperación.

La primera victoria

Probablemente, tras el ascenso, este fue el día en que mayor alegría vivió el equipo: su primera victoria en Primera División. Esta llegó en la quinta jornada, el 14 de octubre, con un 2-1 ante el Espanyol y delante de su afición, la que llenaba la grada del campo de la Federación. Un triunfo para empezar a coger confianza, calmar los nervios y celebrar a su vez sus primeros tantos en la categoría, los que pusieron la centrocampista eslovena Dominika (que además fue elegida 'MVP' de la jornada por la Liga Iberddrola) y la malagueña María Ruiz, de nuevo profeta en su tierra.

Una gran racha

Tras varias pruebas en las alineaciones, el técnico malaguista halló su once inicial y con él la fórmula para lograr su mejor racha de la temporada. De repente, desde el primer punto ante el Valencia, el Málaga logró sumar en cuatro de cinco jornadas. Más allá del empate, gracias a tres victorias: el 2-1 al Espanyol, el 1-2 al Logroño (su primer y único triunfo fuera de casa) y el 2-1 ante el Madrid CFF. Incluso, pese a que el Levante cortó de raíz este buen momento con un fatídico 7-0, el cuadro costasoleño reconstruyó su moral venciendo en la siguiente jornada al Sevilla, de nuevo en su feudo y, por primera vez, por una diferencia de dos goles (3-1).

Vuelta a la Copa de la Reina

Dos décadas después del mejor año histórico para el Málaga femenino (1998) el cuadro blanquiazul regresó a la competición del K.O., además en una edición llena de cambios. Era la primera vez con la participaron de los 16 equipos de Primera División y lo hicieron a partido único. Aunque la suerte no sonrió al Málaga, al quedar emparejado con el líder, el Atlético de Madrid, además a domicilio. Un 4-2 se reflejó en el electrónico al cierre de un partido en el que las visitantes tuvieron una gran segunda parte, aunque no fueran suficientes para remediar los cuatro goles encajados.

Cierre inestable

Tras la Copa de la Reina y en un cierre de año extenuante, la temporada volvió a tornarse rocambolesca para el Málaga. En las últimas cinco jornadas, que concluyeron el sábado con el 0-4 ante el Barcelona, el equipo acumuló cuatro derrotas y un empate, fuera de casa ante el Albacete (1-1). Las dudas volvieron a resurgir en el equipo, incluso ante rivales que podían considerarse de su liga, como el Sporting de Huelva. Sin embargo, para su tranquilidad, los buenos resultados que logró encarrilar en las anteriores jornadas, hacen que el conjunto permanezca fuera de la zona del descenso, en el duodécimo lugar.

Balance de situación

El Málaga cerró la primera vuelta con 14 puntos (4 victorias, 2 empates y 9 derrotas), lo que lo deja a sólo cuatro del conjunto que marca el inicio del descenso, el Madrid, con 10. El comienzo de la segunda parte de la competición está ya fijado para el 5 de enero a las 10.45 horas, fuera de casa ante el Betis.

Las protagonistas

Chelsea. Portera

Indiscutible bajo palos, se ha convertido en la más regular de equipo por méritos propios.

Ruth. Central

Tanto entre sus compañeras como en boca de la afición, la joven malagueña es la revelación.

María Ruiz. Delantera

En su debut en Primera, la benjamina malagueña es la máxima goleadora (2), junto a Mascaró.

 

Fotos

Vídeos