Una derrota con mucha honra

Una derrota con mucha honra
ATLETI FEMENINO

El Málaga cae eliminado de la Copa de la Reina tras perder frente al Atlético de Madrid en un encuentro en el que peleó hasta el final

MARINA RIVAS MÁLAGA

Cuando no hay nada que perder es cuando más hay que intentarlo. El Málaga cayó ayer eliminado de la Copa de la Reina tras perder ante el actual líder de la Liga Iberdrola, el Atlético de Madrid, una competición que no disputaba desde hacía 20 años. Parecía que iba a ser la crónica de una muerte anunciada, pero le metió el miedo en el cuerpo el cuadro malaguista a su rival. Y es que el mismo cuadro malagueño ya demostró que no era el mismo que perdió estrepitosamente ante el club madrileño al comienzo de la temporada.

4 Atlético

María Isabel; Menayo, Tounkara, Aleixandri (Falcón, minuto 45), Keiti Robles; Dolores, Meseguer (Esther, min 58); Sosa, Sampedro (Chidiac, min 54), Olga García, Ludmila (Anita, min 55)

2 Málaga

Stefany; Ruth, Raquel (Pamela, minuto 70), Postigo; Leticia, Dominika, Miriam, Minori; Adriana, Armisa, María Ruiz (Mascaró, min 57)

Goles
0-1, min. 35: Ludmila. 2-0, min. 44: Ludmila. 3-0, min. 49: Ludmila. 4-0, min. 53: Ludmila. 4-1, min 70: Adriana. 4-2, min. 74: Armisa
Árbitro
Olatz Rivera (Comité vasco)
Campo
Octavos de final de la Copa de la Reina se celebró en la Ciudad Deportiva Wanda de Madrid

Con unas líneas perfectamente ordenadas y cerrando los huecos para que las rojiblancas no pudieran acercarse a la portería malaguista, las de Antonio Contreras comenzaron con buen pie, mentalizadas y concentradas. Además, con dos estrenos en el once inicial, el de la guardameta mexicana Stefany Castaño y el de la japonesa Minori. Precisamente la portera fue una de las más destacadas durante una primera parte en la que, a pesar de la igualdad has la media hora, el Atlético ya comenzaba a estirarse. Sólo dos minutos más tarde (en el 32) comenzó la pesadilla del Málaga. La delantera brasileña Ludmila abrió la lata y anotó su primer gol con un trallazo a la escuadra desde dentro del área. Una mecánica que repitió a un minuto del descanso para marcar el 2-0 ante un Málaga que no dominaba, pero ejercía presión para que el cuadro rojiblanco se sintiera intimidado.

Al reanudarse el juego, comenzó la sangría. De nuevo Ludmila apareció en el área pequeña del Málaga, sin ser vista, para lograr el 3-0 que ya parecía decisivo. El partido ya comenzaba a parecerse al del inicio de liga, cuando un tanto del Atlético al comienzo del segundo tiempo desmontó la estrategia malaguista. En el minuto 53, ya aprovechándose del cuadro costasoleño, de nuevo Ludmila volvió a llegar a portería. Esta vez aprovechándose del fallo de la portera mexicana del Málaga, que no consiguió retener el balón en sus brazos.

Cuando el público daba por segura la victoria de su equipo, el Málaga resurgió para dar un golpe sobre la mesa. Dejando claro que no era el mismo equipo, la capitana Adriana, que ya tuvo una ocasión previa, anotó uno de los mejores goles del encuentro. El 4-1 llegó gracias a la perfecta ejecución de una falta directa desde fuera del área, que ni siquiera rozó la barrera y acabó en las redes. La fortaleza y seriedad del equipo les impidió celebrar aquel gol, a pesar de que sirvió de ejemplo para lo que vendría a continuación. Creyendo todavía en la remontada, la delantera montenegrina Armisa remató de cabeza un gran centro de Adriana para marcar el segundo del Málaga, sólo cuatro minutos después (4-2).

El Atlético de Madrid comenzaba a inquietarse y las blanquiazules no dejaron de intentarlo durante todo el partido, pero la carambola se les quedó demasiado lejos. El carácter y la garra estuvieron presentes y, al final, sabiendo que la gesta era complicada, el Málaga optó por perder pero marchar con la cabeza alta. El cuadro malagueño demostró carácter y evidenció que empieza a tutear a los más grandes del fútbol femenino español.

 

Fotos

Vídeos