El Málaga, sin opciones ante el Athletic

Un momento del encuentro. /Salvador Salas
Un momento del encuentro. / Salvador Salas

Dos goles del cuadro vasco antes del descanso provocan la segunda derrota liguera consecutiva del equipo femenino

MARINA RIVAS

0 Málaga

Chelsea; Postigo , Ruth (Armisa, minuto 67), Raquel (María Ruiz, min 45), Encarni: Leticia, Domininka, Miriam, Pamela; Adriana y Mascaró (Celia, min 79).

2 Athletic

Ainhoa, Sierra, Moraza (Cirauqui, minuto 73), Garazi (Marta, min 90) Damaria, Nekane, Eunate, Unzue, García (Azkona, min 80), Erika Vázquez (Ibáñez, min 88)Y Gimbert.

GOLES
0-1, minuto 8: Nekane. 0-2, minuto 33: García.
árbitro
Martínez Madrona (Comité Murciano), amonestó con la cartulina amarilla a Pamela, por una entrada sobre Erika y a Unzue por otra entrada sobre Adriana.
INCIDENCIAS
Unas 500 personas acudieron al campo de la Federación en esta duodécimo jornada de Liga

Que el Málaga haya aprendido a tratar de tú a tú a los grandes rivales es una cosa y que sea capaz de superarles técnicamente, por desgracia, es otra. El cuadro blanquiazul sucumbió en el intento. Recibió ayer a un histórico del fútbol femenino, el Athletic, uno de esos equipos consolidados y con jugadoras internacionales y de reconocido prestigio, un conjunto de nivel para atraer al mayor público posible al campo de la Federación, que registró una de sus mejores entradas del año, con más de 500 aficionados. La presión del público pudo ser una de las bazas locales para intentar tomar las riendas del partido, pero no surtió efecto.

Al descanso el marcador ya reflejaba un 0-2 a favor del conjunto vasco, un resultado que oscurecía la visión de las malaguistas, a las que se les complicaba la oportunidad de conseguir algún punto. Las jugadoras de Antonio Contreras salieron con un 4-4-2 bien definido, para fortalecer el centro del campo y tratar de tener más consistencia, aunque no resistieron mucho tiempo. Ya en el minuto 8 encajaron el primer gol, el de la delantera vasca Nekane, que definió con la zurda tras una gran asistencia de Lucía García. De nada parecían servir todos los intentos del Málaga para acercarse a la meta contraria o la presión intermitente en el área rival. Las ocasiones de Mascaró, la jugadora local más insistente de la primera parte, no se convertían y, dada la falta de acierto, llegó el segundo gol del Athletic.

Lucía García, decisiva

En esta ocasión, en el minuto 33 y de nuevo con protagonismo de Lucía García, que burló a la defensa y dribló a la guardameta del Málaga, Chelsea, en el borde del área, paraquedar sola frente a la red. Poco más pudo hacer la británica, que se jugaba la baza de hacer algún movimiento en falso para detener a la delantera. Ante un Málaga nublado y que no elaboraba juego, Contreras optó por hacer un cambio en la estructura ya en el descanso. Sentó a Raquel, una de las menos destacadas de la primera parte, e introdujo a María Ruiz, intercambió posiciones con Leticia en el campo, y obligó a la madrileña a bajar a la defensa.

Además

Sentó bien este cambio en el equipo, mucho más relajado y con ganas de mantener la posesión en la segunda parte, aunque todavía siguiera costando el llegar a portería. Pasaban los minutos y el balón ni se acercaba al área rival, lo que desembocó en un segundo cambio en las filas malaguistas para sacar a Ruth del once y apostar por la delantera Armisa. Un extra ofensivo arriba y una defensa de tres a veinte minutos del final, con un juego atascado en el centro del campo y en el que ni las locales ni las visitantes querían mover sus fichas. A unos diez minutos del pitido final iba creciendo la intensidad, pero demasiado tarde para la reacción. La entrada de Armisa otorgó un toque de rapidez al equipo, a la que acompañó Celia, pero sin suerte.

Cuando el conjunto costasoleño parecía coger el ritmo, casi al término del duelo, ya no quedaban ni tiempo ni fuerzas como para remontar el resultado, pero sí al menos para soportar que el rival no encajara ni un gol más, en buena parte gracias a Chelsea, muy atenta en su zona en varias opciones finales dentro de un área abarrotada. Sin más, tras el pitido final, el equipo local se despidió de la grada en un partido dedicado a su compañera Mayara, recién operada del menisco en la rodilla izquierda. El siguiente reto será este domingo a domicilio ante un Sporting de Huelva que tras vencer ayer por 0-1 a la Real Sociedad sale por primera vez de la zona de descenso y adquiere moral cara al derbi contra las malaguistas.

 

Fotos

Vídeos