El Málaga planta cara al Levante

Mascaró, en la lucha por un balón./Germán Pozo
Mascaró, en la lucha por un balón. / Germán Pozo

Realizó una gran labor defensiva, aunque su falta de gol sigue causando problemas a la hora de ganar

MARINA RIVAS

0 Málaga

Chelsea; Leti, Ruth, Cazalla, Raquel (Adriana, minuto 89), Encarni; Pamela, Miriam; Paula Fernández (María Ruiz, minuto 80), Mascaró (Ode, minuto 81) y Dominika.

1 Levante UD

Paraluta, One, Ruth, Guti (Corredera, minuto 80), Maitane (Avi minuto 75), Charlyn, Zornoza, Ivana, Alaharilla, Eva Navarro (Nerea, minuto 81) y Banini (Soni, minuto 75)

goles
0-1, minuto 38: Alharilla
árbitro
Peñalver Pearce (Comité balear).
incidencias
Unos 300 espectadores acudieron al campo de La Federación.

El Málaga de contención funciona o al menos esta ocasión funcionó. No es fácil aguantar la presión de un Levante que en el duelo de la primera vuelta anotó siete goles a su gusto ante el cuadro blanquiazul. Nada tuvo que ver el encuentro de este domingo en el campo de la Federación con aquel descalabro, afortunadamente. El Málaga salió al campo mucho más centrado, con un once muy similar al de la última jornada: los mismos cinco nombres en la defensa, con Pamela y Miriam en el centro del campo, Paula Fernández y Dominika más adelantadas y Mascaró, sola en punta. Sin embargo, a pesar de un arduo trabajo defensivo, de los mejores de los últimos partidos, un gol en dudoso fuera de juego dio al Levante los tres puntos.

Además

El Málaga tenía un objetivo muy marcado ante este rival tan ofensivo y claramente superior: intentar que no encontrara portería con tanta facilidad como en la primera vuelta. Fue un encuentro especialmente complicado para la zaga blanquiazul y para la meta Chelsea, una prueba de fuego para comprobar sus cualidades y, en su mayoría, salieron airosas de este examen. Cazalla salió más rápida que nunca, fue decisiva en el planteamiento del partido y se encontró con una Ruth que aprendió a liderar disfrazada de capitana. La joven malagueña incluso se atrevió a subir en la primera parte y generó una gran jugada personal en la banda izquierda, que acabó con la mejor ocasión del Málaga en todo el partido. Fue un tiro de Leticia bombeado desde fuera del área que la portera granota acabó despejando in extremis, acariciando el larguero.

Sin embargo, a pesar del buen trabajo cerrando líneas, el Levante aprovechó un contraataque y Eva Navarro acabó asistiendo a Alharilla, que marcó en el minuto 38, en los límites del fuera de juego y con todo el Málaga pidiendo a la colegiada que levantase el banderín. Sin embargo, el gol fue legal y subió al marcador. Un tanto sin florituras que valió todo un partido. Más allá de esa ocasión, el Levante no encontró demasiadas oportunidades. Sólo una más, de Charlyn, que se escabulló de la defensa blanquiazul y se batió en un mano a mano que ganó Chelsea, que paró otro tiro acto seguido.

Chelsea, decisiva

El trabajo de la británica bajo los palos fue decisivo. En la segunda parte paró otra ocasión muy clara, de nuevo de la mexicana Charlyn, que intentó un tiro muy esquinado con rosca incluída. Tras el descanso, el Málaga siguió con un gran ejercicio de contención, destacando de nuevo las recuperaciones y cortes de balón de Cazalla, Ruth y Encarni. Cara a portería, el Málaga sigue teniendo claros problemas para generar peligro. Pamela realizó varios tiros aislados, aunque todos precipitados y sin suerte.

Contreras: «Hemos competido ante un equipo hecho para ganar la Liga y hemos tenido opciones para empatar»

Los minutos pasaban y ambos equipos empezaban a soportar el cansancio por la intensidad del partido. El Levante, acostumbrado a llevar las riendas, tomó más la iniciativa, sobre todo a raíz de los cambios; mientras, la ofensiva del Málaga la lideró Ode, que entró con escasos diez minutos para intentar llegar a meta. Su mejor ocasión la firmó con una gran asistencia de Ruth, que se atrevió a cruzar el campo para dar un gran pase a la africana, aunque fue fuera de juego. Unos cambios tardíos y un Levante que no bajó los brazos condicionaron que el Málaga no pudiera lograr el empate, pese a la buena actitud general. Por desgracia, a pesar de la reivindicación que supuso sete encuentro, el equipo regresó al cierre de la jornada al puesto de colista tras la victoria del Logroño ante el Madrid CFF. La salvación se encuentra ahora a lo que equivale una victoria.