El Málaga sigue su cuesta abajo

El Málaga sigue su cuesta abajo
Germán Pozo

El Valencia le quedó grande al equipo de Antonio Contreras, falto de creatividad y de iniciativa en la contundente derrota en casa

MARINA RIVAS

1 Málaga

Chelsea; Minori, Postigo (Ruth, minuto 80), Miriam, Encarni; Dominika, Pamela, Paula Fernández (Mascaró, min 69), Ode; Adriana y Gaëlle.

4 Valencia

Jennifer; Mandy, Marta Carro, Jucinara, Coleman; Sandra Hernández, Mari Paz (Peiró, minuto 90), Carolina Pérez; Débora (Aedo, minuto 80), Gaitán y Cubedo (Gio Carreras, min 83).

GOLES
0-1, minuto 17: Coleman. 0-2, minuto 30: Carolina Férez.1-2, minuto 73: Adriana (p). 1-3, minuto 80: Sandra Hernández. 1-4, minuto 88: Mari Paz.
ÁRBITRO
González González (Comité Gallego), amonestó a Minori y a Carolina Férez con la cartulina amarilla.
INCIDENCIAS
Unos 350 aficionados acudieron al partido correspondiente a la decimonovena jornada de liga.

El Málaga ha perdido varios partidos este año en su campo, sobre todo en el inicio de temporada, pero ya no sirve como excusa la inexperiencia en la categoría. En el encuentro ante el Valencia, el cuadro blanquiazul persistió en su desorden, en su falta de gol y, lo más preocupante, en su falta de juego. El once inicial novedoso ya vaticinaba que el duelo sería complicado para el cuadro local. Sin apenas entrenarse junto al resto del equipo, dos de las tres recién llegadas, Ode y Gaëlle, formaron parte del equipo titular, y por primera vez en la temporada Ruth y Raquel partieron desde el banquillo. Además, la veterana centrocampista Miriam hizo como falsa central.

En el caso concreto de la catalana, el cambio sí que surtió efecto. De hecho, junto a Postigo, fue la mejor en el aspecto defensivo o la más contundente cortando y sacando balones al menos, aunque se le notó que no estaba en su zona de confort. En cuanto a las dos nuevas atacantes, protagonizaron dos tiros a puerta por cabeza, aunque el más peligroso del partido lo acabó firmando la capitana Adriana, a balón parado y desde el borde del área. Y sí, da que pensar que este, en la primera parte, fuera el tiro con más intenciones cara al gol del Málaga.

Además, ante un rival con poca capacidad de sorpresa en su propuesta en el campo. Fue un juego continuo desde las bandas que concluía en centros para que la delantera visitante rematase a su gusto. Y así llegó el primer tanto, pasado el primer cuarto de hora, con una polémica asistencia que rozó los límites del fuera de juego, que posteriormente reclamaron las malaguistas. Remató con la diestra Coleman y puso el 0-1. Una jugada que se repitió antes del descanso, pero procedente de la banda contraria (la derecha) desde la que Débora centró y Carolina Férez remató de cabeza por el palo que cubría Chelsea. Se vino abajo el Málaga al ver el marcador tan en su contra y le faltó consistencia y creatividad para generar peligro alguno.

El único gol

Si el fin de la primera parte ya fue un despropósito, el segundo tiempo tampoco trajo consigo buenas noticias. La única para el conjunto blanquiazul llegó a escasos doce minutos para el término del partido, cuando la colegiada decretó un penalti dudoso por posible derribo en el área a Gaëlle. La encargada de ejecutar el penalti fue Adriana, que optó por un golpeo centrado y contundente, que incluso llegó a tocar con el guante la meta rival. Un tanto que la delantera dedicó a los jugadores del Málaga Genuine, presentes en la grada. En cuanto a los dos goles del Valencia en la segunda parte, siguieron el mismo 'modus operandi', dentro del área pequeña, con varias jugadoras en el entorno y una Chelsea frustrada y aquejada por un golpe previo en la mano. El 1-3 lo firmó Sandra Hernández y el 1-4, casi en el periodo añadido, la internacional Mari Paz Vilas.

Poco más hubo que decir de un partido en el que al Málaga se le olvidó luchar por el objetivo que le mueve este año. Queda mucho que cambiar. El siguiente partido de Liga Iberdrola será el domingo 10, fuera de casa y ante el Espanyol, contra el que se consiguió la primera victoria del curso (2-1).

Además