El filial femenino, ante un reto novedoso

Las jugadoras del Málaga B, que compite en Segunda División, se entrena tres días por semana en el campo de césped artificial de Carlinda. /Migue Fernández
Las jugadoras del Málaga B, que compite en Segunda División, se entrena tres días por semana en el campo de césped artificial de Carlinda. / Migue Fernández

Las jugadoras del Málaga B de Segunda División participan este fin de semana en su primera Copa de Andalucía sénior

MARINA RIVAS

Este es un año peculiar para el Málaga femenino, después de que por primera vez en la historia del club su primer y segundo equipo ascendieron de categoría en la misma temporada. Mientras que la ciudad celebraba la acogida en la máxima categoría del primer equipo, su filial revivió la euforia poco más tarde al ascender a Segunda, la que dejaban sus compañeras. Ahora que han tenido que madurar más rápido para enfrentarse una categoría en la que, de momento, no les está yendo mal –dos victorias y dos derrotas en el grupo 4–, a las malaguistas les toca seguir asumiendo galones. Ahora serán las encargadas de defender el nombre del club en la Copa de Andalucía sénior, desde mañana hasta el domingo.

Se trata de una competición que nació hace muy poco, en 2014, año en el que ganó el Sporting de Huelva, y hasta la fecha sólo el primer equipo del Málaga, que competía en Segunda, acudía a este torneo. La Copa consta de fases eliminatorias; la primera será contra el Córdoba, mañana a las 20.30 horas en Pozoblanco. Tras este duelo, el vencedor se medirá al ganador del Pozoalbense-Arenas de Armilla y, finalmente, el que sume pleno de aciertos irá a la final ante uno de los otros cuatro clubes que se medirán en la sede de Hinojosa del Duque (también en Córdoba). Esta vez, dadas las responsabilidades del calendario de la Liga Iberdrola, será el filial blanquiazul el que acuda. «Vamos a ir a dejar la imagen del club bien alta, el primer rival que nos ha tocado no nos ayuda, pero tenemos a unas niñas con mucha ilusión y calidad de sobra», asegura el técnico del equipo, por segundo año consecutivo, el exfutbolista del Málaga y del filial José Antonio Martínez, o como todos le llaman, 'Ayala'. Ya conoce de cerca a su primer rival, el Córdoba, al que se midieron y vencieron en la jornada tercera de esta nueva temporada, en casa y por 2-1.

Competitividad

Este ya es el cuarto año del técnico malagueño de vuelta a la entidad blanquiazul, gracias a la apuesta de Manuel Hernández Navarrete, que fue su entrenador en su etapa como jugador y que le llamó para dirigir al cadete femenino. Por aquel entonces no sabía la de alegrías que les traerían aquellas chicas vestidas de corto. «A niñas tan jóvenes y potentes les encanta competir. Nunca les falta actitud y les da igual que tengan enfrente a jugadoras ya veteranas, como este año», destacó Ayala. «Es una gran satisfacción ayudarlas y verlas crecer, competir y ganar títulos; yo por mi parte espero no defraudar», se sinceró.

La plantilla

Porteras.
Lucía y María Arrabal.
Defensas.
Marina, Celia, Luisa, Salma, María Mira, y Alejandra.
Centrocampistas.
Naiaia, Andrea, Noelia, Lorena, Tatiana, Yolanda y Natalia.
Delanteras.
Arantxa, Luisa,Alba Nora y Marta.

Cuerpo técnico

Entrenador.
José Antonio Martínez, 'Ayala'.
Ayudantes.
Miguel Pineda y Franciso Jerez (preparador de porteras).
Prep. físico.
Álvaro Echevarne.
Fisioterapeuta.
Sofía Hernández.
Delegada.
Lucía Torres.

Ya en su segundo año al frente del cadete levantó la Copa de Andalucía de su categoría, pero esta será la primera vez que la dispute con el filial, en el que las edades de las jugadoras oscilan entre los 15 años de la más joven hasta los 22 de las más veteranas. Muchas de las deportistas de aquel cuadro cadete se han ganado hoy un merecido hueco en este equipo, un paso más en su trayectoria. Aunque alguna que otra creció a un ritmo diferente. «Llevé a María Ruiz cuando llegué al cadete. Jugaba en otra posición, y recuerdo que le decía que lo que tenía que hacer era ponerse de delantera, que ella estaba siempre pidiendo el gol. Ese año Raúl Iznata (hace dos temporadas) la empezó a subir al primer equipo», rememora el técnico.

Y allí se quedó, donde a día de hoy ha debutado en Primera y se mantiene como una de las más activas en la delantera de este nuevo Málaga femenino. Un ejemplo para las jugadoras que compartieron campo con ella en su momento y para que futuras chicas sientan que es posible llegar a un equipo de la máxima categoría... Y no sólo como ella. «Para las niñas es muy importante tener figuras como Ruth, María, Farfán, Postigo… Yo me considero un formador deportivo y también intento transmitir lo que a mí me transmitían como jugador y ellas son esponjas, lo captan todo porque tienen aspiraciones y quieren llegar alto», segura Ayala, totalmente agradecido por el progreso y la entrega de sus jugadoras.

Este año, Naiara, por decisión del cuerpo técnico; Noelia, por veteranía (formó parte del asceso a Primera del primer equipo el año pasado) y Lucía, por elección de las propias compañeras, serán las capitanas, las encargadas de dar la cara por el conjunto dentro y fuera del terreno de juego. En un año en el que se encuentran a las puertas del el profesionalismo, saben que para llegar a lo más alto tendrán que trabajar el doble.

Las capitanas y el técnico, Ayala.
Las capitanas y el técnico, Ayala. / Migue Fernández

 

Fotos

Vídeos