Las gradas no entienden de género

Una acción del duelo del sábado, con la grada con paraguas al fondo./Francis Silva
Una acción del duelo del sábado, con la grada con paraguas al fondo. / Francis Silva

Familiares, malaguistas o simplemente aficionados se concentraron en el campo de la Federación en el Málaga-Atlético para disfrutar del fútbol de ambos equipos

MARINA RIVAS

Hace dos días del debut liguero del Málaga femenino en Primera, el partido que empezó en un campo y acabó en una charca, con unas expectativas que muchos creerían demasiado altas para tratarse 'sólo' de un partido femenino. Al llegar se constató lo que muchos y, sobre todo, muchas venimos clamando desde hace tiempo. Y es que, hablando con algunas de las 800 personas que se trasladaron al campo de la Federación, a todos se les olvidó añadir la coletilla del género al deporte que iban a ver. Simplemente, lo llamaron fútbol. Algo positivo se estará comenzando a hacer.

La clasificación

Entre las gradas, mojadas y sin saber lo que les depararía media hora más tarde meteorológicamente hablando, se encontraban malaguistas de toda la vida, de los que no perdonan un partido, incluso si se trata de la cantera. Como Dionisio Gómez, que acudía al campo de la Federación junto a su hijo, en torno a 10 años, del mismo nombre. El más aficionado a ver a la Primera femenina era el pequeño de la casa. «Mis favoritas son Paula, porque estuvo en el Mundial, y Chelsea, porque estuvo de visita en mi colegio con Juanpi», contaba el hijo, que además apuntaba: «Todavía hay algunas diferencias con los niños, pero ellas son mejores». Sólo una frase como esta basta para recalcar que este no es un deporte que hable de géneros.

«Llevamos dos años viniendo»

El ejemplo le viene de casa, de su padre, que aclaraba: «Llevamos dos años viniendo, desde que jugaban en Portada Alta, y de aquí nos vamos directamente al otro (al Málaga-Tenerife) después». Como así lo hicieron, podría decirse, el 80 % de los aficionados tras el pitido final. Aficionados al fútbol y primerizos en esta Liga, también acudieron al debut de las pupilas de Antonio Contreras Manuel y Claudia Ferrer. Un padre y una hija que, pese a que apenas conocían los nombres de la plantilla, antes de empezar el duelo ya se mostraban dispuestos a volver. «Me hacía ilusión venir aquí a apoyarlas en su estreno. Hemos estado viendo que va a haber partidos como el Barça, el Valencia, la Real Sociedad… Yo creo que nos va a gustar y vamos a repetir», comentaba Manuel. Su hija añadía: «Es la primera vez que vengo, pero siempre me ha gustado el fútbol. Sé que este partido era uno de los más importantes y quería llegarme a verlo».

«Mis favoritas son Paula y Chelsea; todavía hay diferencias con los niños, pero ellas son mejores» Dionisio Gómez, Aficionado de 10 años

«Hace 20 años fui uno de los precursores de que las niñas jugaran al fútbol, no que estuvieran aplaudiendo o de espectadoras» Ramiro EspañaExprofesor de Educación Física

Parece que el objetivo es transmitir este deporte de generación en generación y, en el caso de la joven, además, haciendo un guiño a las féminas con una camiseta con el slogan 'Girl, the future is yours' ('Chica, el futuro es tuyo'). Ahora que el hecho de que ellas puedan practicar estos deportes como algo normal, muchos no se dan cuenta de que hace poco más de 20 años tildaban de locas, como mínimo, a las que cogían un balón. Aunque siempre hubiera alguien que pensara diferente. «Yo fui maestro de Educación Física en Almáchar durante mucho tiempo y fui uno de los precursores de que las niñas jugaran al fútbol por entonces, no que estuvieran de espectadoras o aplaudiendo. Las niñas debían jugar», rememoraba Ramiro España.

«Es la primera vez que vengo, pero siempre me ha gustado el fútbol; el partido era uno de los importantes» Claudia Ferrer, Seguidora del Málaga

«Tenemos mucha ilusión esta vez; siempre la hemos seguido a todos los campos y este año será igual» Mari Carmen y Luis Ángel, Padres de la malaguista Raquel

España estaba sentado solo en una parte de la grada, con una gorra del Málaga, un bolso cruzado y una llamativa camiseta, de la nueva temporada, que no llevaba el nombre de Dani Pacheco, Adrián o Blanco, sino el de la malagueña María Ruiz. «Yo fui maestro de los padres de María, allí en su pueblo. Ella no me conoce, pero yo sí que conozco a la familia y con esta camiseta me voy al otro partido en La Rosaleda después», aseguraba. Haciendo memoria, recordaba que hacía tiempo que no seguía a las jugadoras blanquiazules. De hecho, desde su último curso en Primera. Pero también insistía en que este nuevo equipo le ha hecho volver a recuperar la ilusión por acudir al campo de la Federación a ver al equipo femenino y, además, con una clara favorita. «María mete unos goles que parece Messi», añadía.

Camisetas de jugadoras

Entre aquellos escalones quizá muchos no esperaban ver a tantos aficionados que acudieran al partido sin tener relación alguna con las de Contreras. Quizá pensaban que aquello estaría lleno de sus familiares. Fue un error en parte, porque estos tampoco faltaron a la cita. «Nosotros somos malaguistas, boquerones», bromeaba Mari Carmen Yagüe, la madre de Raquel, la centrocampista del Málaga que se incorporó el pasado año a la plantilla procedente del filial del Atlético de Madrid. «Sí que tenemos más ilusión esta vez. Ella llegó a estar convocada con el primer equipo del Atlético, pero no se llegó a estrenar. Esta vez es diferente», comentaba ilusionada. A su lado, el padre de la jugadora, Luis Ángel García, agregaba: «El año pasado no nos perdimos ni un partido. Siempre la hemos seguido a todos los campos, así que este año será igual». El orgullo de unos padres hacia su hija, la ilusión de los nuevos en este deporte por conocer a las jugadoras del equipo femenino… Sencillamente, amantes del fútbol que quieren disfrutar del mismo, sin importar el género.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos