Una ingeniera para pilotar el centro del campo

Buceta, tras el entrenamiento del lunes en el campo de la Federación/M. R.
Buceta, tras el entrenamiento del lunes en el campo de la Federación / M. R.

Buceta llega al Málaga tras siete temporadas en el Levante, recuperada de una interminable lesión y ansiosa por jugar

MARINA RIVAS

Tiene la templanza y seriedad necesaria para entender lo que requiere el centro del campo y también mantiene un punto de locura que hace que, a pesar de todo, siga queriendo dedicarse a esto. Ana Buceta, de 26 años, nació en Moaña, una localidad de Pontevedra. Intentó probar con el atletismo, pero ella sabía que lo suyo era correr aunque detrás de un balón. Dio sus primeros pasos en el Olivo gallego, donde coincidió con algunas de las que hoy serán sus nuevas compañeras y, antes de fichar por el Málaga para esta campaña, ha crecido futbolísticamente en un club tan exigente como es el Levante, en la máxima división femenina, el tercer equipo con mayores aspiraciones de los últimos años.

Pero por desgracia, en su vida no todo ha ido rodado. Fichó por el conjunto granota a los 20 años, cuando ya contaba en su palmarés con un subcampeonato de Europa sub-17 con la selección española así como varias internacionalidades más hasta la categoría sub-19. Sin embargo, en febrero de 2014 comenzó la etapa más complicada de su vida. Una interminable lesión en la rodilla izquierda la apartó de los terrenos de juego cuatro años, hasta su reaparición en enero de 2018. Pasó hasta cuatro veces por quirófano hasta que finalmente se le realizó un implante de cartílago y su recuperación empezó a tomar forma. En ese tiempo, como es normal, se le pasó por la cabeza abandonar su carrera futbolística, pero su ambición venció la batalla y decidió que si no podía invertir el tiempo en jugar lo haría en otros menesteres.

En aquellos años terminó su carrera universitaria y empezó a trabajar, mientras seguía recuperándose y entrenando con el Levante. «Siempre me han gustado las carreras más técnicas, las ingenierías. Mi padre es arquitecto técnico y mi hermano arquitecto, así que yo seguí esa tendencia. Yo quería hacer Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, pero en Valencia no entré por nota», comienza. Así que probó con una segunda opción y se graduó en Ingeniería Geomática y Topografía en la Universidad politécnica y, más tarde, se sacó el título que la acredita como piloto de drones. En poco tiempo, comenzó a trabajar en una empresa valenciana que aunaba ambos aspectos, pero en cuando volvió a estar a punto físicamente, no tardó en retomar el fútbol.

Llamada del Málaga

Eso sí, muy a su pesar, no pudo continuar en el Levante, que buscaba un cambio en su plantilla. «Estaba haciendo un proyecto muy ambicioso y yo llevaba un tiempo sin tener continuidad, así que decidieron no contar conmigo. Yo quería tener más minutos, pero no pudo ser y era hora de tomar caminos diferentes», asegura. «Fue un palo después de tanto tiempo allí, pero es la hora de una nueva etapa». Entonces, le llegó la oferta del Málaga. «Me dijeron que buscaban hacer un buen equipo, me hablaron del proyecto, que buscaban ascender y me pareció una opción interesante. También me gustó mucho lo que me transmitió José (Herrera, el entrenador)», cuenta, ya totalmente recuperada de su lesión y sólo con una meta en su horizonte: «Quiero volver a disfrutar, tener minutos y volver a sentirme importante».

Considera que es un buen momento para volver a ilusionarse con el fútbol, a pesar de los consejos de su madre: «Ella me dijo que me fuese ya para Galicia y me pusiera a trabajar, pero mi padre, que es más futbolero, me dijo que este año apostara sólo por el fúbtol». Y así lo hizo, siguiendo más su lado pasional que el racional. Entre sus cualidades, la habilidad con el balón y la visión de juego; unidos a su experiencia y madurez, será una figura interesante para el nuevo centro del campo blanquiazul.

Muy personal

-Un grupo o cantante.

-Izal.

-Una película o serie.

-Soy fan de Netflix, ahora estoy con 'La casa de papel'.

-Iría a un concierto de…

-Izal y Leiva; he ido hace poco.

-Un libro.

-'Contra el viento del Norte', de Daniel Glattaue.

-Tomaría un café con…

-Con quien quiera tomárselo realmente (ríe). Pero sí que me gustaría con Iniesta, me gustaría tener una buena charla de fútbol con él.

-¿Es Iniesta su referente deportivo entonces?

-Sí… Iniesta, Ronaldinho.... Ahora que ya vemos más a las chicas, diría que también Vero Boquete, que es una pionera.

-Pasaría un día en la piel de…

-Rafa Nadal.

-¿Algún sueño frustrado?

-Debutar con la selección absoluta, me encantaría.

-Algo que le gustaría aprender ahora.

-Me encantaría saber bailar, cualquier estilo pero bailar.

-En cinco años se ve…

-Jugando al fútbol, hasta que pueda, y aquí en el Málaga por ejemplo.