El Málaga encuentra la fórmula

Adriana, Leticia y Natalia, antes de ejecutar una falta el domingo, ante el Espanyol ./Germán Pozo
Adriana, Leticia y Natalia, antes de ejecutar una falta el domingo, ante el Espanyol . / Germán Pozo

En el duelo ante el Espanyol, partió con una defensa de tres y una clara línea ofensiva

MARINA RIVAS

Costó tres jornadas despertar y cinco despegar, pero el Málaga femenino ya empieza a asentarse en Primera. En términos numéricos, el detonante de este cambio fue esa primera victoria, la de este domingo frente al Espanyol, pero el primer y agónico punto le llegó en la jornada anterior, con el empate en Paterna, ante el Valencia. Ahí comenzó el verdadero cambio, el de un equipo al que ya no miran por encima del hombro sus rivales. Y también allí empezó a forjarse el once que ya acumula cuatro puntos que valen por una plaza fuera de los puestos de descenso.

Entre una y otra jornada sólo se realizó un cambio en el once titular. Si ante el Valencia el técnico Antonio Contreras apostó por la inglesa Shiv, para ocupar la demarcación de Encarni en la defensa, ante el Espanyol optó directamente por eliminar una plaza en la zaga y reforzar el centro del campo incluyendo a Dominika. Conocía esta de cerca al rival, su exequipo y ya partió en dos ocasiones anteriores como titular, siempre dando la talla aunque con peor resultado. Una apuesta arriesgada, ya que el último duelo de Liga Iberdrola fue el primero de la campaña en el que el técnico, Antonio Contreras, se decantó por sacar una línea defensiva de tres; Raquel en el centro, y Mayara y Ruth en los laterales. Dos jugadoras, la primera y la última, cuya posición se encuentra en el centro del campo, pero que ya han partido en anteriores ocasiones desde la zaga, donde también muestran comodidad.

Sólo cinco jugadoras se mantienen como fijas en el once titular: Chelsea, Ruth, Raquel, Leticia y Adriana

La malagueña Ruth sigue siendo una de las fijas del equipo, de las inamovibles en los hasta ahora cinco onces del técnico. Junto a ella, no han fallado en el equipo inicial: Chelsea, en la portería; Leticia y Raquel, entre la defensa y el centro del campo y Adriana, en la delantera. Volviendo a la estructura de la última victoria, se optó por un rombo imperfecto en el centro del campo, dominado por Dominika y Pamela y en el que María Ruiz optaba por subir desde la banda derecha, mientras que Leticia también ayudaba en el lateral izquierdo, su posición natural.

Parece que, sobre todo que a la malagueña María Ruiz, autora del segundo tanto, le vino bien esa posición al tratarse de una jugadora muy activa, que necesita perseguir el balón y que encontró desde la banda su jugada perfecta para llegar a portería driblando rivales, tras recibir un pase de Natalia desde el centro del campo al verla sola. Todo lo contrario al gol de la centrocampista eslovena, que puso fin a la sequía goleadora del equipo. Si el tanto de María fue fruto de una rápida jugada personal en la que expuso su calidad para maniobrar desde cualquier ángulo, Dominika se ensañó con el balón con un potente tiro desde el borde del área. Como centrocampista ofensiva, uno de sus fuertes es la potencia de sus pases y tiros y no pudo despreciar aquel balón que le había llegado, como caído del cielo.

Natalia, decisiva

Otra de las protagonistas del encuentro fue Natalia, que se estrenó en la titularidad, precisamente, en el partido ante el Valencia. Hasta entonces, siempre había sido la perfecta suplente en las segundas partes, pero después de la imagen contra el Espanyol, no es de extrañar que se consolide en el once. La internacional mexicana, fue participó en los dos goles del Málaga. Primero realizó un saque que acabó rechazando la defensa en el área pequeña y terminó por rematar la eslovena y, después, fue la que dirigió el balón hacia María Ruiz, en el segundo gol, al ver cómo subía sola por la banda. Un importante trabajo en la sombra para que sus compañeras pudieran sacar lo mejor de sí.

Las que siguen sin descansar en el ataque son Adriana y Patricia, que volvieron a ser las que más ocasiones generaron cara a portería, sobre todo la capitana, a la que se le desviaron varios disparos. Mientras que ella siempre ha estado presente desde el inicio, la mallorquina no falla desde la segunda jornada y, aunque sigue sin marcar, se ha convertido en toda una fuente de peligro arriba.

Lo que sí parece estar ya definida es la idea de que este Málaga debe aspirar a convertirse en un equipo más realizador, dado las ocasiones que ha generado en las últimas jornadas. El técnico ha apostado por una defensa polivalente y contundente y unas líneas más adelantadas, sobre todo ahora que el calendario parece dar al equipo una segunda oportunidad. En su próximo duelo, este domingo fuera de casa, se medirá al otro recién ascendido, el Logroño. El conjunto riojano llega en un momento muy delicado, pues todavía no ha logrado ninguna victoria, una situación de ansiedad que tratará de aprovechar el Málaga para sumar su segundo triunfo seguido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos