El Málaga, pendiente del nuevo formato de las ligas femeninas

Celebración de gol de Adriana en el Betis-Málaga de este año. /OPTA
Celebración de gol de Adriana en el Betis-Málaga de este año. / OPTA

La Federación Española establece que la Primera B, donde militará el equipo, pase a llamarse Segunda Pro

MARINA RIVAS

Las ligas nacionales del fútbol femenino en España atraviesan estos días por un periodo de incertidumbre que no llega a su fin. Por un lado, el pasado viernes se recibió con enorme satisfacción la noticia de la Real Federación Española de Fútbol de que cara a la próxima temporada (2019-2020) destinará la cantidad de veinte millones de euros, además de lo que aporten las federaciones territoriales, para la expansión del fútbol femenino.

Esta cifra se dio a conocer en una reunión que la citada institución mantuvo con los representantes de los clubes de las principales categorías nacionales, en la que también estuvo presente un portavoz del Málaga. Más allá de la inyección económica, se presentaron algunos de los aspectos de las competiciones con vistas a la temporada que viene. Por ahora, esos puntos sólo los conocen los clubes de forma interna y no definitiva, dado que no han recibido comunicado alguno de la RFEF acreditando cuál será el modelo final. Se trata de un motivo más que suficiente para que los clubes implicados en esta remodelación estén siendo cautos sobre su desarrollo.

Cambios constantes

La pasada temporada, ya con Luis Rubiales al mando de la Federación, se aprobó el formato de una nueva Segunda División femenina, a la que se llamaría Primera B. Esta se dividiría en dos grupos (Norte y Sur), de 16 conjuntos cada uno. En esta se medirían los descendidos de la Liga Iberdrola (Málaga y Fundación Albacete) y los mejores clasificados de los grupos de Segunda que llegaron a Primera. En cuanto a los ascensos, subirían tres, dos de forma directa y el último a través de un 'play-off'. Sin embargo, aunque muchos clubes daban ya por cerrado este formato, todavía podría sufrir alguna remodelación. La primera se explicó en la reunión celebrada el pasado viernes. De este modo, la Federación Española asegura que la Primera División pasará a llamarse Primera División Pro; la que iba a ser Primera B (donde jugará el Málaga), Segunda División Pro, y la actual Segunda (donde compite el filial del Málaga femenino) será la Primera Nacional. 

Además, otra de las novedades que se comunicó fue la decisión de transmitir, ya sea por televisión o por 'streaming', todos los partidos de Primera y al menos tres por jornada de Segunda. En cuanto a televisión, Mediapro adquirió los derechos de la Liga Iberdrola durante tres años por nueve millones de euros. A partir de la próxima temporada, la RFEF comentó también que la UEFA eligió la competición femenina española para retransmitir los partidos por su 'streaming', aunque esto no afectaría al Málaga por ahora, sólo a la máxima categoría.

Además, la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) ha comunicado su acuerdo con la RFEF para que la nueva campaña de la Primera División femenina comience el 8 de septiembre. A falta de confirmación oficial, ese mismo fin de semana también arrancaría la segunda categoría o Segunda Pro.