El Málaga suma un punto de oro en Bilbao cara a una jornada final de infarto

Patricia Mascaró encara a su par en una acción del duelo de ayer en Bilbao. /Gontzal
Patricia Mascaró encara a su par en una acción del duelo de ayer en Bilbao. / Gontzal

Entra de nuevo en la zona de descenso, tras el triunfo del Madrid CFF, y se lo jugará en casa dentro de una semana ya sin depender de sí mismo

OPTA

Importante punto el logrado por el Málaga en Lezama en su búsqueda de la salvación, aunque el Madrid CFF ganó en su visita al Levante y ahora las blanquiazules han vuelto a la zona de descenso a falta de una jornada final que se presume de infarto, aun sin saber el resultado del Fundación Albacete, que juega hoy. El Málaga vengó su visita de hace ocho años, cuando perdió por 9-0 y derrochó el coraje y corazón que pedía para salvar un escollo decisivo. Con la presencia de la capitana Adriana como única novedad en la alineación respecto al empate con el Sporting de Huelva, Antonio Contreras aleccionó a las suyas sobre la importancia del partido, lo entendieron perfectamente y salieron muy enchufadas y presionando arriba para no dejar sacar fácil el balón a las locales. Las de Joseba Aguirre tenían el esférico y buscaban las bandas con rapidez aunque no conseguían llegar con ventaja a la portería de Chelsea. Solo Nekane lo probó en una falta ensayada, pero su remate cruzado se marchó a dos metros del palo.

Con Pamela y Paula siempre muy cerca de sus cuatro compañeras de zaga, las visitantes fueron perdiendo el miedo a las rojiblancas y, con el paso de los minutos, buscaron también la portería de Ainhoa. Su primera llegada de importancia sería igualmente a balón parado. Adriana empalmó el centro desde el borde del área y la pelota se elevó demasiado. Mediado el período fue Pamela la que lo intentó y su disparo también se marchó muy alto y desviado. A las locales ya les costaba más cruzar la línea divisoria y tuvo que esperar una rápida contra para volver a inquietar a Chelsea.

Tras dos intentos desviados de Mascaró terminaba la primera mitad con dominio alterno y la sensación de que lo importante para las blanquiazules era no bajar la guardia, no perder la concentración ni la intensidad.

Tras el paso por los vestuarios, el Athletic volvió a llevar la iniciativa y quiso dar más velocidad a su juego, además de entrar por bandas para hacer daño e intentar abrir el marcador. Y a punto estuvo de conseguirlo en el minuto 57 cuando Nekane de cabeza puso en aprietos a Chelsea que se giró con rapidez para atrapar una pelota que se colaba. El reloj jugaba a favor de un Málaga que no sufría, aunque ahora tampoco llegaba al área de Ainhoa porque las vascas empujaban con fuerza y el encuentro se disputaba en la parcela andaluza.

Joseba Aguirre movió el banquillo y las suyas apenas dejaban el esférico a las visitantes. Vio Antonio Contreras que la pelota le duraba pocos segundos y buscó refrescos. Entró en el terreno la congoleña Ode y tuvo la mejor oportunidad de las blanquiazules. No llevaba un minuto de presencia y se escapó por velocidad y, al pisar el área, chutó raso. La internacional Ainhoa estiró una mano y paró en dos tiempos para evitar un tanto que ya cantaban los aficionados malagueños presentes.

0 Athletic

Ainhoa, Moraza, Garazi, Damaris, Nekane, Cirauqui (Leia, m. 64), Jone Ibáñez, Eunate, Marta (Oiane, m. 71), Gimbert y Azkona (Nerea, m. 80).

0 Málaga

Chelsea; Postigo, Raquel, Cazalla, Ruth; Leti, Paula (María Ruiz, m. 90), Pamela, Adriana (Cuc, m. 95); Dominika (Miriam, m. 88) y Mascaró (Ode m. 75)

árbitro.
Fernández Ceferino (Comité Asturiano). Amonestó a Adriana.
campo.
Nuestra Señora de Lezama. Unos 500 espectadores.