El Málaga vuelve al punto de partida

Farfán, Raquel, Ruth, Postigo, Encarni y Sandra, en el Málaga-Depor en la Rosaleda. /MALAGACFEM
Farfán, Raquel, Ruth, Postigo, Encarni y Sandra, en el Málaga-Depor en la Rosaleda. / MALAGACFEM

El club trabaja en las renovaciones de las seis jugadoras malagueñas y en algunas de las piezas clave del ascenso a Primera el año pasado

MARINA RIVAS

La alegría sólo duró un año en el Málaga femenino o incluso menos: lo que se extendió desde la euforia entre una brillante campaña de ascenso y los instantes iniciales del proyecto de la Liga Iberdrola hasta que el barco comenzó a hundirse. Tras consumarse un descenso que, aunque indeseado, era previsible desde hacía muchas jornadas, al club blanquiazul le toca diseñar qué futuro conjunto desea. Y_aunque la entidad de Martiricos todavía no tiene nada definido, tanto su nuevo técnico al mando, José Herrera, como el coordinador de la sección femenina, Mario Rueda, parecen tener una idea clara: una apuesta por el talento de casa. Y ya no sólo se ha puesto el punto de mira en las renovaciones en las jugadoras malagueñas y canteranas malaguistas, sino también en aquellas que impulsaron al equipo a Primera División en la temporada 2017-2018.

El plan está definido. A las jugadoras de la provincia (las centrales Ruth y Postigo, las laterales Encarni y Farfán y la extremo María Ruiz) se suman la medio centro madrileña Raquel; las centrocampistas Paula Fernández (catalana) y Pamela (uruguaya) y, por supuesto, la capitana y delantera Adriana (turolense), la única que tiene contrato en vigor por un año más. A estas habría que añadir a la también malagueña Sandra Pérez, que, tras pasar varias veces por quirófano por una rotura del ligamento cruzado anterior, el año pasado no debutó en Liga Iberdrola y continúa en proceso de recuperación.

Todas estas jugadoras conforman el eje central del Málaga del ascenso y durante la campaña en la élite se han consagrado en la titularidad, a excepción de Farfán, que debutó pero sólo disfrutó de unos minutos de juego.

El club trabaja desde hace días en las renovaciones de todas ellas, además de algún que otro nombre que ha adquirido gran importancia en la plantilla de este último año, principalmente el de la centrocampista eslovena Dominika, que ahora está concentrada con su selección nacional absoluta. Sin embargo, parece que los compromisos de cada una de las jugadoras estos días –principalmente por el periodo de exámenes– está retrasando la toma de decisiones de las jugadoras. Y es que, al concluír la temporada, todas ellas cumplieron sus contratos, y por tanto, son libres de aceptar la renovación o buscar un nuevo destino.

Fichajes

En lo que respecta a posibles fichajes, los habrá más adelante (el club también trabaja ya en ello), pero nada será comparable a las catorce incorporaciones de la pasada temporada, dados el descenso de categoría y la considerable rebaja del presupuesto general del club al no haberse finalmente el ascenso del equipo masculino a Primera. Será un proyecto con unas condiciones más humildes, pero que no quiere dejar de pelear por volver a la élite. De dar el sí las jugadoras sobre las que más atención se ha puesto, probablemente la afición vuelva a ver sobre el terreno de juego a la columna vertebral del ascenso (aunque la guardameta Chelsea se desvinculó del club), con la grata diferencia de la experiencia de haber jugado, aunque sólo fuera un año, en la máxima categoría nacional.