Paula Fernández: «El Málaga se merece estar entre los grandes»

Paula posa con la plata mundial en el Anexo de La Rosaleda. /Salvador Salas
Paula posa con la plata mundial en el Anexo de La Rosaleda. / Salvador Salas

La flamante subcampeona del Mundial sub-20 con España debutará este año en Primera, en la que será su segunda campaña como blanquiazul

MARINA RIVAS

Escoltada por sus padres y andando, todavía con algo de inseguridad, Paula Fernández llega a la cita a su hora, quizás unos minutos antes, con su camiseta de la selección española en una mano y una medalla en la otra. Nada menos que la presea que la acredita como subcampeona del pasado Mundial sub-20. Los que la conocen ya saben de su timidez, pero los que sólo la han visto en el campo han visto su perfil más rápido y dominador, el de una creadora de juego en construcción.

Su humildad no la deja comparar su juego al de ningún futbolista consagrado, aunque sí que recuerda que, en La Masía, muchos la identificaban con Thiago Alcántara. Todavía le quedan grandes sus tacos, pero la centrocampista del Málaga sólo está empezando. No es su primer año en el cuadro blanquiazul, de hecho, llegó la pasada campaña, procedente del Barcelona B, con el objetivo de ayudar al equipo en su vuelta a Primera. Superado este primer paso, ahora le queda el más grande: Debutar en Primera, en la Liga Iberdrola. «Estoy muy centrada en hacer una buena temporada con el Málaga y quedar lo más arriba posible. Este club se merece estar entre los grandes», se sincera la catalana, que ya ha comenzado a entrenarse con el equipo cara al inicio de la campaña, el sábado 8.

Llega sin descanso, procedente de un Mundial femenino que ha hecho historia, aunque ahora es cuando está empezando a darse cuenta de ello. «En el pitido final lo primero que se te viene a la cabeza es que has perdido, no hay nada más; pero después pasa el tiempo y te das cuenta de que ese equipo ha hecho historia», argumenta con madurez a pesar de sus 19 años. No lo dice por decir, lo dijo toda España y los datos así lo avalan. Casi dos millones de espectadores convirtieron la final del campeonato, ese España-Japón, en el duelo de fútbol femenino con mayor cuota de pantalla en nuestro país en todos los tiempos.

Ella no sólo estuvo presente, sino que además saltó al campo en la segunda parte de la final (habiendo participado también otros dos partidos antes). «Quedaban 20 minutos, perdíamos 3-1, pero acabábamos de tener una jugada que acabó en el palo. El equipo tenía esperanzas de empatar», rememora.

La jugadora catalana, habitual en el once toda la anterior campaña, asegura que el objetivo del equipo es ahora la permanencia

«Pasa el tiempo y te das cuenta de que el equipo ha hecho historia», afirma sobre la final del Mundial sub-20

Eran las mismas niponas a las que vencieron en la fase de grupos y que luego se tomaron la revancha muy a pecho. Aunque reconoce que les dolió aquello, estando tan cerca del oro, Paula, sin dejar de darle vueltas a su medalla de plata con la mano, comentó en una lectura más positiva: «Lo bueno es que vemos que el fútbol femenino crece y la gente se engancha más a él. No esperábamos tanta repercusión y,ya cuando pasamos de cuartos, que nunca antes se había conseguido, fue sorprendente ver la implicación de la gente», se sincera.

Objetivo malaguista

De vuelta a la realidad o, al menos a la rutina, la centrocampista ya ha dejado a un lado sus pensamientos como internacional, en parte porque por edad acaba su ciclo con las categorías inferiores de la selección. Lejos todavía del siguiente gran paso en el combinado nacional, lo primero es el Málaga. «No me gusta pensar en individual, somos un equipo y pensamos en ganar, así que empezar con una victoria sería el debut perfecto», asegura.

Muy personal

–Cantante o grupo favorito.

–No tengo uno concreto, pero me gusta lo más flamenquito: Fondo Flamenco, El Barrio….

–Una película.

–Lucy.

–Una serie.

–'Las chicas del cable', ahora, y 'The Good Doctor', siempre.

–Si no fuera futbolista, le gustaría dedicarse a...

–Fisioterapeuta o profesora de Educación Física.

–Su debut con el Málaga...

–Contra el Ceuta, la primera jornada del año pasado.

–Principal afición más allá del fútbol...

–Jugar a la Play, al FIFA...

–Otro deporte predilecto que no sea el suyo...

–Me gusta mucho el voleibol, más incluso en la playa, pero los dos.

–Un ídolo.

–Nunca he tenido referentes, me gustan muchos y muchas futbolistas que tienen una gran calidad.

–Un lugar de Málaga...

–Cuando fui a Rincón de la Victoria me gustó mucho y Mijas, también.

No le quita el sueño por ahora el brillar por separado, sino que tiene ya instalada la mentalidad grupal. «Este es un deporte de equipo, tú sola no puedes hacer nada, así que mis objetivos son los del equipo, que se merece estar aquí y que dure el máximo posible de años en la Liga Iberdrola», concreta. Algo para lo que asegura que están preparadas tras la cara nueva que presenta el Málaga esta temporada. «Hay muy buen rollo. Todas tienen muchas ganas de que empiece a rodar el balón. No pensamos en otra cosa. Vamos a ir a darlo todo, sea el equipo que sea», afirma.

No hace mucho la también campeona de Europa sub-19, soñaba con ese debut en Primera y, sólo en unos días, llegará. Con el orgullo de que nunca desistió, aunque creciera falta de referentes femeninos en este deporte. «De pequeña, el fútbol era un hobby, no te lo planteas como una realidad o no te lo plantean así. Tú piensas 'Ojalá algún día jugara en Primera', y ahora voy a hacerlo. Estoy muy contenta», recuerda asintiendo la cabeza y ya ligeramente emocionada a pesar de su timidez. Le tocará compaginar esta carrera con su segundo año estudiando TAFAD (Grado Superior en Actividades Físicas yDeportivas) en Málaga. Porque, además de ser una promesa del fútbol, también debe empezar a labrar su futuro.