Un primer gran paso hacia un futuro internacional

María Ruiz, en la entrevista para SUR desde la grada de la Rosaleda. /FÉLIX PALACIOS
María Ruiz, en la entrevista para SUR desde la grada de la Rosaleda. / FÉLIX PALACIOS

La malagueña María Ruiz debutó con la selección española sub-19 el domingo en un amistoso contra Italia

MARINA RIVAS

Las grandes noticias suelen llegar de forma inesperada. En su caso, lo hizo con una llamada. María Ruiz estaba tranquilamente pasando el rato en el piso que le proporciona el club, donde convive con varias compañeras de equipo. Entonces sonó el móvil; era de Mario Rueda, el coordinador de la sección femenina del Málaga. «Me dijo que preparase la maleta, que me había llamado la selección y que iban a contar conmigo para dos partidos amistosos», recuerda. Además, literalmente de un día para otro, porque recibió esta noticia el pasado viernes y el sábado ya debía incorporarse a la concentración del combinado sub-19 en San Pedro del Pinatar (Murcia). «Yo flipé porque era la primera vez y es un sueño, es muy importante para mi», añade, todavía emocionada.

No era una convocatoria cualquiera. Era la primera vez que las puertas de la selección nacional, en cualquier categoría, se abrían para la extremo de 18 años nacida en Almáchar. Además, una de las mayores perlas cultivadas en la cantera malaguista en los últimos años y autora del gol del ascenso a Primera División hace dos campañas. Un talento de la casa que debutó en la élite a los 17 años y con el club de su vida. Precisamente en esta última campaña es cuando ella misma cree que llamó la atención del seleccionador sub-19, Pedro López. «Intuyo que me conocería por mi temporada en Primera. Habrá visto cualidades en mí y me dio la oportunidad», comenta María. Ahora, tras conocerle ya en la concentración, valora: «Me cayó genial. Me dijo que disfrutase, que siguiera trabajando y que las cosas llegarían solas».

Y así fue, de un día para otro y con la maleta cargada de ilusiones la atacante, actualmente la jugadora de la provincia convocada por la selección española en una categoría más alta,debutó con la elástica roja. Lo hizo el pasado domingo, en un amistoso contra Italia, con el '20' a la espalda y jugando íntegramente la segunda parte. Ni la propia malaguista lo esperaba. «Llegar la última y que confíe en mí y me de tantos minutos es un paso muy grande. Yo pensaba que como era la nueva no iba a jugar. Me puse nerviosa, porque era mi debut, pero fue pisar el campo y me relajé. Creo que hice un buen partido, llegué varias veces y sólo me faltó el golito», se lamenta.

«Tenía que demostrar más que algunas jugadoras; espero que vuelvan a confiar en mi»

Su entrega en esos primeros 45 minutos no fueron casualidad. María Ruiz entró realmente en la convocatoria nacional por la baja de última hora de la delantera del Atlético de Madrid Alejandra Bernabé. Sabía que, para que su trayectoria como internacional fuese a mayores debía hacer un esfuerzo extra y convencer. «Creo que lo di todo. Sabía que tenía que demostrar más que algunas jugadoras, porque podía ser mi último partido, aunque espero que no lo sea y vuelvan a confiar en mi», comenta la axárquica, que también contó con otros quince minutos en el segundo duelo otra vez contra Italia, el martes.

Energía extra

Positiva y entusiasmada, María Ruiz ya ha vuelto a casa y sabe que ahora la puerta de la internacionalidad está un poco más abierta. «Cuando vas a la selección sí que ves una puerta muy grande pero hay muchas jugadoras de gran nivel. Esto me ha servido para coger fuerzas para seguir luchando y que lleguen muchas convocatorias más», espera. Eso sí, ahora tiene claro dónde poner la mente: «Lo primero es lo primero, y ahora sólo pienso en el Santa Teresa». El cuadro de Badajoz será el primer rival de Liga delMálaga, este domingo a las 12.00 horas y fuera de casa.

Es el inicio de una campaña en una nueva Segunda División femenina, y en la que el objetivo no es otro que el ascenso, aunque quiere ser cauta y mirar partido a partido. «Tenemos muchas ganas y fuerzas para empezar. Espero que sea un gran año. Vamos a comenzar con buen pie, yendo a por los tres puntos ya de inicio y con el planteamiento de que todos los partidos de este año son finales», explica la extremo, ansiosa por volver a calzarse las botas y con más energía que nunca tras haber dado el primer gran paso hacia el que podría ser un brillante futuro.