Raquel García: «Si queremos salir de esta situación, no valen las individualidades»

Raquel, ayer tras el entrenamiento en el campo de la Federación./Marina Rivas
Raquel, ayer tras el entrenamiento en el campo de la Federación. / Marina Rivas

Tiene 21 años, estudia TAFAD y es una de las pocas jugadoras del Málaga que no ha fallado en ningún once inicial

MARINA RIVAS

Creció en uno de los barrios de tradición obrera de la capital, donde empezó a darle patadas a un balón antes de dar un salto de gigante y entrar en la cantera del Atlético de Madrid, soñando con ser como Zornoza o Meseguer. La medio centro defensiva Raquel García formó parte del ascenso del pasado año, desde el que se identifica como «una malaguista más». Asentada en la titularidad desde la primera jornada, ahora le toca luchar por un bien mayor, la permanencia en Primera División.

Ha vivido lo mejor en un equipo como este, que es un ascenso, y ahora está pasando por algún que otro mal momento como la vuelta a al zona de descenso…

–Bueno, lo de malos momentos es relativo. Estamos en una liga muy buena y fuerte, y para nosotras, a pesar de que nos lo ganamos el año pasado por nuestro esfuerzo, es un premio estar en Primera. Es verdad que es mucho más bonito ganar y ascender. Para mí ha sido uno de mis mejores momentos como futbolista, pero ahora tenemos un reto ilusionante que es poder dejar al Málaga en Primera.

¿Qué les dice el técnico Antonio Contreras en momentos como este?

–Realmente, en nuestra primera vuelta empezamos igual. Perdimos los primeros cuatro partidos y luego la acabamos cuatro puntos por encima del descenso. Creo que quedan muchos partidos y tanto el cuerpo técnico como las jugadoras estamos muy comprometidos. Tenemos claro que lo vamos a sacar, con trabajo diario y compromiso.

¿Qué saben usted y sus compañeras de las nuevas incorporaciones (Ode, Gaëlle y Touré)?

–Ode ya está entrenando con nosotras, nos habla en inglés y vamos ayudándola con todo lo que está en nuestra mano. Toda la que viene lo hace para aportar y seguro que será recíproco.

Viendo las estadísticas de goles a favor y, sobre todo, en contra que acumula actualmente el equipo, las jugadoras que, como usted, realizan labores defensivas, ¿sienten que les pesan más las derrotas?

–Creo que tanto los goles que sufrimos en contra como los que logramos marcar son fruto del trabajo del equipo. A lo mejor sí que se destaca más a la defensa en los goles en contra y a la delantera en los que están a nuestro favor, pero somos un bloque y luchamos juntas. No es fallo de nadie, somos todas las que marcamos o encajamos. Si queremos salir de esta situacion, no valen las individualidades. Si falla una, fallamos todas.

En su caso, ha vivido todas las alegrías y tristezas desde el césped porque ha sido titular en todos los partidos hasta ahora…

–Sí, toco madera (ríe). Antonio está depositando mucha confianza en mí. No estamos en una situación para tirar cohetes, pero me siento súper orgullosa de poder disputar tantos minutos.

Cuando jugaba con el Atlético de Madrid B, ¿llegó a debutar con el primer equipo?

-Lo máximo a lo que llegué fue a entrenar con ellas muchas semanas. No llegué a debutar en la Liga, pero sí que fui convocada en varios partidos y me hacían sentir parte del equipo.

Se le quedó la espina clavada de no debutar como rojiblanca en Liga Iberdrola, ¿no?

-Si digo que no te mentiría. El Atlético ha sido mi casa desde los siete años, es el club que me lo ha enseñado todo, como persona y jugadora y sí que me hubiese gustado poder debutar con ellas, pero he tenido la suerte de hacerlo con el Málaga y, desde el año pasado, me siento una malaguista más. Ya siento al Málaga.

¿Ya coincidió con su actual entrenador en la capital?

–Sí, de hecho siempre me dice que cuando yo llegué al Atlético era una 'enanilla' con dos coletas (ríe). Yo a él lo recuerdo porque es muy intenso, lo vive y te llama la atención. Recuerdo verlo corriendo por la banda desde el banquillo en los partidos (ríe).

No sé si echará algo de Madrid en falta, pero sus padres son fieles a la grada…

–Sí (ríe). Hacen unos viajes… No se pierden ni un partido.

¿Siempre le apoyaron tanto?

–Sí, sobre todo mi hermano mayor, para mí es un pilar fundamental en el fútbol, es el que más me ha enseñado y uno de los que, gracias a él, puedo decir que estoy hoy aquí. De hecho empecé yendo con él y unos amigos a un parque de Carabanchel a jugar. No éramos como los niños de ahora que sólo están enganchados a la 'Play Station'…

Se crió en uno de los barrios más castizos de Madrid, ¿a qué se dedican sus padres?

–Mi madre es funcionaria de puertos y costas y mi padre es transportista y como viaja mucho durante la semana, suele pedir que le den trabajo por Málaga para venir a verme.

¿Es a ellos a quienes acude tras un mal partido?

–No, porque hay que ser fuerte. No quiero preocupar a mi familia ni llamarles llorando tras un mal partido, acudo a algunas compañeras.

¿Ha habido muchos momentos así este año?

–Bueno, siempre te dan bajones. Si no has tenido un buen día te cuesta salir al campo y cuando tienes un mal partido duele...

Dejando a un lado esos partidos, ¿en cuál cree que se ha visto al mejor Málaga?

–Diría que contra el Espanyol en casa (2-1) y contra el Logroño en Las Gaunas (1-2), en esos se vio fútbol.

Muy personal

Un amuleto o manía...

–Siempre juego y me entreno con la misma goma del pelo.

Un libro...

– 'El niño con el pijama de rayas'.

Una película o serie...

–De película sería 'Pearl Harbour'.

Un cantante o grupo de música favorito...

–Leiva.

Un segundo deporte...

–La natación.

Un referente futbolístico...

–Iniesta, Claudia Zornoza y Silvia Meseguer.

Si no hubiera sido futbolista, ¿sabe a qué se hubiera dedicado?

–No tengo ni idea, creo que nunca me he debatido entre decantarme por una cosa u otra. Esa suerte he tenido.

En cuanto a estudios...

–Curso TAFAD en el Instituto de La Rosaleda.

Un sitio de Málaga...

–El Mirador de Gibralfaro, al atardecer.

Un sitio para comer en la ciudad...

–El año pasado fuimos todas a 'Los Mellizos' y nos gustó mucho, o cualquiera de Teatinos, que allí hay muchos.

Algo por aprender...

–Mejorar el inglés, sin duda.

En diez años se ve…

–Ojalá que aquí en el Málaga, jugando en Primera División.

 

Fotos

Vídeos