Los fichajes importantes no marcan la diferencia en el Málaga

N'Diaye se lamenta tras una doble ocasión fallada por él ante el Reus. /Ñito Salas
N'Diaye se lamenta tras una doble ocasión fallada por él ante el Reus. / Ñito Salas

La aportación hasta ahora de N'Diaye y Dani Pacheco ha sido mínima mientras que el rendimiento de Blanco se ha diluido en las últimas semanas

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Cuando comenzó la Liga, el análisis de la plantilla del Málaga dejaba claro que tres futbolistas incorporados en verano podían ser decisivos con vistas a la candidatura del equipo al ascenso a Primera. No obstante, a falta de un solo partido para que concluya la primera vuelta, esos fichajes importantes no terminan de marcar la diferencia. Sí lo hizo en el primer tramo el delantero argentino Blanco, pero se ha diluido en los dos últimos meses, no así N'Diaye y Dani Pacheco, que hasta el momento han estado muy lejos del nivel esperado.

De puertas adentro de La Rosaleda nadie quiere hablar de crisis. Se insiste en que el equipo se encuentra a tres puntos del liderato y metido de lleno en una pelea que se antojaba tremenda desde el mismo momento en que se conoció el listado de participantes. Pero no es menos cierto que la humillante derrota ante el Reus (0-3) ha supuesto un golpe muy difícil de asimilar. Yaunque todos recalcan que la competición en Segunda es una continua prueba de fuego en la que los reveses son más frecuentes de lo deseado, es muy evidente que las sensaciones no son las mismas que en el tramo inicial del campeonato por mucho que entonces se alcanzaran la mayoría de los triunfos con una exigua ventaja.

Pero tampoco es un secreto que de determinados jugadores se esperaba mucho más entre los responsables del club. El caso más preocupante lo protagoniza N'Diaye, por el que el Málaga hizo un esfuerzo económico enorme (también ayudó la disposición del futbolista) y que a priori estaba llamado a ser uno de los mejores de Segunda. Incluso, en hipotéticos rivales causó sorpresa que el club pudiera hacerse con el centrocampista senegalés. Sin embargo, de momento el medio de contención no ha marcado esa diferencia que se esperaba. Y eso que logró el valiosísimo gol del triunfo en Lugo –no sólo por el triunfo sí, sino por la confianza que este daba– y pronto se adaptó bien a las condiciones de Adrián para formar una pareja sólida por delante de la defensa.

Expulsión en Pamplona

No obstante, N'Diaye parece ser otro desde aquella absurda expulsión en Pamplona, cuando su desproporcionada reacción tras el 1-1 encajado pudo desembocar en una sanción ejemplar. El rendimiento del senegalés ha ido cada vez a menos y, lo que es peor, se observan en él una alarmante falta de ideas y una deficiente colocación en muchas situaciones de juego.

El delantero argentino, clave en el juego por sus movimientos, acumula nueve jornadas sin marcar y aún no se ha estrenado a domicilio

Si N'Diaye debía ser pieza fundamental –como ocurrió en el último ascenso en el Betis–, también se le atribuía un papel determinante a un futbolista malagueño que fue compañero del senegalés en el retorno del equipo verdiblanco a Primera, Dani Pacheco. Pero, más allá de su pase de gol a Harper en Almería y una notable segunda parte en el campo del Mallorca, el pizarreño está muy lejos de su mejor nivel y ha aportado demasiado poco.

Es obligado recordar que Dani Pacheco llegó bajo mínimos en el apartado físico debido a que en la pretemporada no contaba para el entrenador del Getafe, José Bordalás. En las primeras semanas acusó tanto el trabajo que las sobrecargas aparecían una semana sí y otra también. No obstante, se esperaba que conforme se acercara el final de la primera vuelta su tono físico ya fuera el adecuado. Su rendimiento ha sido mínimo en los primeros cuatro meses de competición –incluso a balón parado, pese al centro del gol de Pau Torres frente a Osasuna– y el pasado domingo, ante el Reus, Muñiz optó por prescindir de él en el descanso (como con Juanpi) tras una primera parte en la que su intervención en el juego fue testimonial.

Dani Pacheco llegó bajo mínimos al no contar en la pretemporada en el Getafe, pero sigue muy lejos de su mejor nivel

El senegalés estaba llamado a ser uno de los mejores de Segunda, pero acumula partidos decepcionantes

El Málaga también acusa el evidente declive de Blanco en su aportación goleadora. Aunque por sus condiciones se mueve más fuera que dentro del área (gracias a su inteligente juego de espaldas), en las primeras jornadas se había erigido en el líder del equipo. Pero con el paso de las semanas se ha comprobado que no es 'matador' en el remate. Dicho de otro modo, puede firmar una docena de goles en la Liga, pero no llegar al tope habitual (que ronda los 20 ) que marcan los mejores finalizadores de la categoría. El argentino ya acumula nueve encuentros sin marcar y ha fallado algunas ocasiones clamorosas, al margen de que su rendimiento a domicilio baja muchísimo enteros (de hecho, aún no ha estrenado su cuenta).

Teóricamente la llegada del ariete ucraniano Seleznyov viene a subsanar las limitaciones goleadoras de Blanco, pero tanto el delantero argentino como N'Diaye y Dani Pacheco –es decir, los tres fichajes más importantes del verano–, deben dar mucho más para que el Málaga marque las diferencias y pueda aspirar de lleno al retorno a Primera División.

La incorporación de Seleznyov se cerrará hoy mientras el club espera cerrar pronto la cesión de Mikel

El Málaga no pudo anunciar ayer el fichaje del ucraniano Seleznyov, el deseado delantero centro para la segunda vuelta del campeonato. La jornada fue maratoniana en las oficinas de La Rosaleda, puesto que el objetivo prioritario era que el futbolista pudiera ejercitarse ya en el entrenamiento de esta mañana a las órdenes de Juan Ramón Muñiz para conocer a sus compañeros y ganar tiempo cara a su posible participación en el próximo encuentro (el domingo, en La Romareda frente al Zaragoza, a partir de las seis de la tarde). Sin embargo, finalmente no se pudo llevar a cabo la firma de toda la documentación, por lo que la confirmación oficial se retrasará en principio hasta hoy. La presentación en la sala de prensa Juan Cortés de La Rosaleda pasará a ser mañana jueves. Seleznyov, de 33 años y 1,85 metros de estatura, fue desde el primer momento la gran apuesta de Muñiz, que lo conoce a la perfección porque coincidió con él durante dos temporadas y media en el Dnipro ucraniano. Por otro lado, el club espera cerrar pronto la cesión de Mikel. El defensa venezolano decidió desvincularse del Reus (lógicamente, con el beneplácito de la entidad de Martiricos) debido a los impagos de septiembre, octubre y noviembre, pero no entra en los planes de Muñiz para la segunda vuelta. El zaguero, que últimamente era utilizado por Xavi Bartolo como lateral izquierdo, se marchará a préstamo los próximos seis meses y ya cuenta con varias propuestas, algunas de ellas de Segunda División.