Final de Champions mala... como nuestra Segunda

En los noventa y tantos minutos se practicó en el Metropolitano un fútbol de inferior calidad. Hoy el Málaga se la juega y hay que asegurar la participación en los 'play-off'

Final de Champions mala... como nuestra Segunda
Paco Cañete
PACO CAÑETE

La trágica muerte del jugador Reyes tocó silencio en el fútbol español. La Segunda, a la que pertenecía el profesional sevillano, se aplazó hasta hoy. Luto aparte, existían intereses para cambiar de fechas siete encuentros, entre otros el Albacete-Málaga. Mientras, la capital de España era centro de atención mundial por el escenario de la final de la europea Champions. Madrid, por unos días, ha sido noticia por los 'atracos' que se han producido con los elevadísimos precios de hospedaje, y no digamos el mercado negro de las entradas. Alcanzaron altura estratosférica. El fútbol se ha convertido en un suceso terráqueo con infinidad de aristas que nada tienen que ver con el deporte. Las entradas falsificadas se pagaban con normalidad a 2.000 euros. Y las legales llegaron a los 4.000 euros. Para dormir se alquilaban espacios con colchones hinchables a mil euritos. Una locura a la que agentes de policía cortaron alas. Pero eran tantas las que revoloteaban que muchos 'listos' han tenido un premio similar al de cualquier lotería, pero sin pasar por ventanillas oficiales.

Mucha parafernalia, más de la imaginable, rodeó este Tottenham-Liverpool. Ytanto, ¿para qué? El fútbol internacional cuenta con un flamante campeón de Europa: Liverpool. No se puede hacer otra calificación, puesto que en los noventa y tantos minutos de partido se practicó un juego de inferior calidad. Yo les diría que el nivel estuvo a la altura de esta Segunda División que vivimos. Escaso juego de conjunto, repetidos 'balones divididos' –como se dice en la actualidad a las pelotas descontroladas– y cero al cociente para los figurones que se dieron cita en esta confrontación: Salah, Firmino, Kane, Dele Alli y otros. Tras un primer tiempo malo donde los haya, Firmino tocó el balón ocho veces. Kane lo hizo en cuatro ocasiones. Y en la misma rueda los Dele y compañía. Que la final haya resultado tan pobre no ennegrece la competición, porque en las distintas fases ha habido partidos para recrearse hasta con los vídeos. Otro tema a tener en cuenta es la capacidad física de un futbolista. Con tantas competiciones nacionales e internacionales, la mayoría de los futbolistas llegan rotos a estas alturas del calendario. En el partido del sábado se pudieron comprobar numerosas interrupciones por incapacidad física. De la reserva inicial pasó al quiero y no puedo. Para no ser menos, el árbitro, el esloveno Skomina, estuvo a la altura del juego. En tres ocasiones convirtió la ley de la ventaja en desventaja.

Los organismos internacionales, en lugar de aumentar el número de competiciones para rentabilizar el dinero de televisión, deberían perfeccionar los existentes. Los profesionales de este deporte son seres humanos, con sus limitaciones corporales, por muy 'cracks' que sean golpeando un balón. La fiesta de celebración del título aumenta de año en año, aunque atrás haya quedado una finalísima en precario.

Vamos al Málaga. Compuesto y sin partido anteayer. La espera de Albacete se alarga hasta dentro de unas horas. Mucho se habla de la tercera plaza, a la que aspiran los que se enfrentan esta noche. Si está mejor remunerada como dicen, bien. Otro detalle a destacar es que el segundo partido se juega en casa. Aparte de esos datos, queda demostrado que los resultados sorpresa son casi habituales en esta categoría. El más grande lo protagonizó el Málaga ante un equipo que desaparecería horas después. El Reus ganó en La Rosaleda porque fue mejor. Después, más de lo mismo con el Extremadura y otros mal clasificados. En fín, que aparte de que hay que competir por la mejor clasificación, la tercera es la plaza más ambicionada en esta recta final. Hoy el Málaga se la juega. Pero, ¡atención!, para la participación en los 'play-off' casi la tiene en sus manos. Hay que asegurarla. Esta noche o en la próxima, con el Elche en casa. Una premisa positiva para una buena conclusión es que el equipo de Víctor tiene moral de victoria. Veremos.