Los fuegos de artificio del jeque Al-Thani con La Academia

Abdullah Al-Thani, Joaquín Jofre y Nayef Al-Thani, en el palco de La Rosaleda. /Ñito Salas
Abdullah Al-Thani, Joaquín Jofre y Nayef Al-Thani, en el palco de La Rosaleda. / Ñito Salas

La puesta en marcha de las obras de la futura ciudad deportiva del Málaga está en manos del presidente del club, que continúa sin elegir la constructora que finalmente se encargue de los trabajos

Antonio Góngora
ANTONIO GÓNGORA

Siete años después La Academia del Málaga continúa ofreciendo capítulos que rozan ya la ciencia ficción. El viejo anhelo del club, los campos de fútbol para los canteranos, se mantiene como el cuento de nunca acabar, la eterna promesa. La elección de la parcela de Arraijanal, cargada de dificultades a nivel urbanístico, para poner en marcha el proyecto fue el primer error, lo que derivó en problemas, retrasos, informes (más de lo habitual) y muchas críticas políticas. Luego, el laberinto administrativo se convirtió en una misión insufrible que provocó indignación y hasta impotencia. Al final, hace poco tiempo, todos los permisos estaban concedidos, pero las incógnitas comenzaban a llegar desde el propio club, más bien desde su propietario, el jeque Abdullah Al-Thani, que tiene frenado el arranque de las obras de esta imprescindible ciudad deportiva. Parece poco creíble, pero todo apunta a que es cierto tras las manifestaciones del alcalde, Francisco de la Torre. En tal caso, ¿qué pretende, a qué juega? Estas preguntas no tienen una fácil respuesta, ya que siempre fue uno de los principales defensores de esta iniciativa. Sin embargo, las últimas demoras, que han obligado a los responsables de la entidad a solicitar una prórroga de tres meses para iniciar los trabajos, apuntan ya directamente a él. Y para colmo, cuando observó que el propio De la Torre habló sobre el nuevo retraso, perdió los nervios a través de Twitter y lanzó sus habituales fuegos de artificio, sus fuertes acusaciones en caliente.

El gran problema que no está resuelto es el fondo de este gran problema, las causas de los retrasos y la pasividad del jeque. En principio, el club dispone de financiación a través de la venta de la parcela permutada de El Viso (4,5 millones), mientras que el resto de dinero para acabar la primera fase (unos dos millones) tendrían que salir del presupuesto del club o a través de un préstamo directo a la Fundación, algo que es difícil de conseguir. Entonces, ¿por qué no se decide por una constructora para que comiencen las obras? Nadie lo sabe. Tras el tuit del jeque del lunes, en el que habla de corrupción, entre otros asuntos, el concejal de Urbanismo, Francisco Pomares, le respondió ayer en la tertulia de la Cadena Ser que se celebra en el establecimiento 3345 Sound Restaurant. «No sabemos muy bien qué quiso decir. No queremos darnos por aludidos. No venía a lugar. Debería explicarse o pedir disculpas», indicó, a la vez que recordó que el Ayuntamiento siempre estuvo volcado con el Málaga y por eso pone a sus disposición esta parcela de Arraijanal, La Rosaleda o el estadio de atletismo.

Estas dudas sobre los planes del jeque en relación a La Academia van en aumento. ¿Realmente quiere construir ahora estas instalaciones? Parece que no tiene prisa, que no le importa que se retrasen las obras. Aunque, para demostrar que sí quiere, sólo tiene que poner en marcha el proyecto de inmediato. Depende de él. Las palabras críticas más bien parecen fuegos de artificio del presidente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos