SON COSAS DEL FÚTBOL

MANUEL CASTILLO

El fútbol se rige por un guión previamente establecido que suele medirse en ciclos. Ciclos o rachas de cinco años que se permutan los dos 'grandes' de nuestro fútbol y que más de una vez, como sucede actualmente, cuenta con la injerencia de otro ilusionado equipo que luego acaba con sus ilusiones marchitas. Con los jugadores ocurre algo parecido: llegan a los clubes como dioses, cargados de millones y de promesas, y acaban saliendo por la puerta de atrás, a veces empujados por las críticas de quienes un día celebraron el acontecimiento de sus llegadas. Cosas del fútbol.

No voy a adentrarme en el encuentro Solari-Isco, que allá cada cual con su culpa, pero sí voy a valerme de este caso para recordar y hacer ver a los más jóvenes que situaciones similares se vienen dando desde los primeros tiempos. En el Málaga, por ejemplo, el enfrentamiento Marcel Domingo-Viberti se mantuvo vibrante toda una temporada o más y cada cual justificó como quiso las causas de la pelea, acabando con el ínolvidable ídolo malaguista en el Tarragona, hoy día Gimnástic. Mucho más reciente está el caso Mourinho-Casillas, cuya evidencia se confirmó inesperadamente en La Rosaleda con el portero madridista en el banquillo. A finales de la temporada pasada, el duelo estuvo entre luís Enrique y Jordi Alba, ampliado a la selección nacional, en la que parece que han hecho las paces. Y lo dicho: llegó Solari al Madrid y barrió de sus planes al malagueño, al que se le achacan mil historias para no dormir para acabar criticándosele su 'gordura'; sin olvidar que el flamante entrenador madridista ignora igualmente y sin explicaciones al portero de las tres últimas Champions, Keylor Navas, al que no alinea en la Liga ni en la competición europea que venía jugando últimamente.

Y se podrían enumerar más casos, y rebeldías y decisiones caprichosas de algunos entrenadores que, en algunos casos, han interrumpido la carrera de jóvenes futbolistas. Pero ya se sabe: sin olvidar que también hay jugadores díscolos que se labran su propio fracaso, son cosas del fútbol.

 

Fotos

Vídeos