¿Por qué ganar al Oviedo pueder ser vital a estas alturas?

Víctor supervisa un entrenamiento del equipo. /Germán Pozo
Víctor supervisa un entrenamiento del equipo. / Germán Pozo

Ocho claves que llevan a pensar que un triunfo esta noche no sólo es clave, sino que puede reposicionar al Málaga cara al tramo de las últimas cuatro jornadas del torneo.

Pedro Luis Alonso
PEDRO LUIS ALONSO Málaga

El duelo de esta noche (21.00 horas, Gol) ante el Oviedo no es una final, pero sí una cita que, a cuatro jornadas más para el fin del torneo, puede facilitar mucho el camino del Málaga tras haber quedado hace días fuera de las seis primeras posiciones por primera vez. Hay al menos ocho argumentos que dejan claro la importancia del choque para las huestes de Víctor Sánchez del Amo.

1. Volver a puestos de 'play-off' y situarse quinto. Con un Deportivo-Cádiz (quinto frente a sexto) y dada la escasa desventaja de puntos, se sabía de antemano que el Málaga (59 puntos) se volverá a situar en zona de fase de ascenso si gana. Ahora ya, incluso conociendo que se dio un 1-1 en Riazor, con lo que el cuadro de La Rosaleda puede adelantar a ambos (al Cádiz le igualaría a 62 puntos, pero le gana el 'goal average', y el Deportivo suma 61) ganando y ponerse quinto.

2. Poner fin a la sequía de local. El Málaga no gana en casa desde el 19 de enero (2-1 al Lugo) y sólo ha sumado cuatro puntos de veintiuno desde entonces. Urge hacerse fuerte en Martiricos, donde jugará tres de los cuatro partidos que le faltan de este campeonato.

3. Encadenar dos victorias de una tacada. El triunfo ante el Oviedo se sumará al del choque ante el Reus, que no se juega por la retirada del cuadro catalán. Enlazar dos triunfos situará al Málaga mucho mejor cara al 'play-off'.

4.Situarse a dos puntos de la cuarta plaza. El Málaga se pondría a dos puntos del Mallorca, cuarto. Es fundamental acercarse al menos a esta plaza, que concede ventaja en las semifinales del 'play-off', al jugar la vuelta en casa y lograr el pase eludiendo una hipotética tanda de penaltis en caso de tener que llegar a ella.

5. Dejar casi descartado a un rival directo como el Oviedo. Ganar supone dejar al Oviedo (ahora octavo, con 57) a cinco puntos de distancia más el 'goal average'. Sería dejarlo casi descartado, teniendo en cuenta que el Málaga volverá a sumar tres ante el Reus.

6. Consolidar la propuesta de juego actual. Con un triunfo, un empate y una derrota, el Málaga necesita resultados ya para que no de desinfle el efecto de la llegada de Víctor al banquillo. Las sensaciones son buenas en cuanto a jugeo, pero no del todo en los marcadores. De ahí que ganar al Oviedo pueda ser el refrendo.

7. Evitar empezar a depender de los rivales. No ganar (empatar o perder) implica dejar de depender de sí mismo en la lucha por jugar la fase de ascenso. Aun sumando tres puntos con seguridad el siguiente fin de semana, el Málaga se abocaría a un final más difícil de lo esperado semanas atrás. Cabe recordar que aún está pendiente una salida complicada, en Albacete (el cuadro manchego está invicto de local) en la penúltima jornada.

8. Ganar al fin a un rival directo. Desde el 1-0 al Cádiz de la primera vuelta, el Málaga no ha ganado a ningún equipo con aspiraciones directas o indirectas de ascenso: 0-0 en Oviedo y ante Las Palmas y Deportivo, 1-2 de Osasuna, 1-1 contra el Sporting, 1-0 en Granada, 1-2 del Mallorca y 1-1 en Cádiz.