GÉLIDO DEBUT DE VIBERTI

JOAQUÍN MARÍN

El día que Viberti debutó con el Málaga fue el día más gélido que se recuerda en la ciudad. Los que esa tarde aguantaron el terrible frío que hace en Málaga cuando en Málaga hace frío no se olvidan de apuntar este hecho como un hito al menos parecido al del inicio de la aventura del mejor jugador que alguna vez haya vestido la blanquiazul. De hecho, algunos confiesan que aquella tarde, envueltos en cuanta ropa de abrigo había disponible, arrebujados unos contra otros en la grada, probaron por primera vez el alcohol. Era otra época: entonces el rival de ese día se llamaba Español, con una 'eñe' que no significaba nada hasta que muchos años después se la quitaron. Y entonces darle un trago de brandy de petaca a un adolescente aterido en la grada de cemento no se consideraba algo fuera de lugar, sino apenas un remedio para entrar en calor rápidamente. Viberti llegó en Segunda y debutó en los finales de noviembre de 1969. El Málaga, como casi siempre que está en la categoría de plata, aspiraba al ascenso, pero por entonces las cosas no funcionaban. Era la jornada 13, hacía un tremendo frío, visitaba La Rosaleda uno de los equipos fuertes de la categoría y estaba por debutar un mediocampista argentino al que había que ver. Esa tarde acabó con un 5-0, dos asistencias y un gol del nuevo, que arrancó el famoso grito de 'Viberti, Viberti' de una grada que entonces no era tan pasional como ahora ni tenía zonas dedicadas exclusivamente a la animación. Cuentan los mayores que en Málaga se podían leer pintadas que decían '¡Viva Viberti!'. La revolución fue tal que hoy, casi medio siglo después, no es nada extraño que siga inspirando artículos, recuerdos, agradecimientos, honra, memoria, compromiso y fe.

 

Fotos

Vídeos