La Liga 123

Un Granada muy vivo a pesar de no ganar en las últimas tres jornadas

Formación titular del Granada en la última jornada./Granada
Formación titular del Granada en la última jornada. / Granada

Llega a La Rosaleda en cuarta posición, justo por debajo del Málaga con un punto menos. Atraviesa el primer bache de un ilusionante inicio liguero donde llegaron a ser líderes dos jornadas seguidas, aunque el ambiente sigue intacto entre los nazaríes

BORJA GUTIÉRREZ

Se retoma la historia de los derbis entre Málaga y Granada (Movistar Partidazo, sábado 1 a las 18:00 horas) con un atractivo encuentro donde la igualdad es máxima. Tercero contra cuarto en liga, un punto de separación y la misma necesidad por volver a ganar. Será un 'clásico' histórico; es el primero que juegan en Segunda con sus actuales denomincaciones. Antes lo habían hecho una veintena de veces en Primera y Segunda B.

Del lado granadino, llegan a La Rosaleda con 28 puntos en cuarta posición. Forman parte de los equipos que junto al Málaga configuran el primer pelotón de cabeza en liga. Y aunque están experimentando su primer bache de juego y resultados, acumulan tres jornadas sin ganar, el ambiente sigue siendo positivo y confiante con el equipo. Este crédito lo avala un renovado vestuario que ha conectado con la afición.

Tras varias temporadas de contínuas decepciones en el club rojiblanco, este año se respira aire fresco y de ilusión en el Nuevo Los Cármenes. Todo lo que rodea a la entidad se ha vuelto a conectar, han recuperado una identidad, una esperanza, que acabó muy tocada el año pasado, donde ni siquiera se clasificaron para el 'play off' de vuelta a Primera. Después de afrontar un descenso, consiguieron hacer una limpia en una plantilla despersonalizada, ficharon jugadores del mercado nacional y apostaron todo al regreso directo a la élite, pero fallaron. Eso les costó la pérdida de más de 3.000 abonados, ahora son algo más de 8.000, cifra un tanto pobre para una ciudad de fútbol.

El cambio de mentalidad del año pasado a este ha sido radical en el club nazarí. Y esto lo ha motivado principalmente la reducción del tope salarial. De 18 a 9 millones, la mitad. Ahora el ascenso no es obsesión, o por lo menos no se quiere escenificar, se le mira de reojo, para no gafarlo.

Han formado una plantilla menos experta, pero siendo hábiles para hacerse con jugadores jóvenes con algo ya demostrado en Segunda. Como son los casos de Fede Vico, Vadillo, Puertas, Pozo o San Emeterio. Han reunido casi lo mejor que les ofrecía el mercado andaluz. Se han hecho fuertes fichando y creando un once titular solvente, pero han asumido el riesgo de no dotarle un fondo de armario a la altura, cuestión de presupuesto también.

Pero la realidad es que de momento la suerte les sonríe. No han sufrido lesiones importantes y todos los imprescindibles estarán en La Rosaleda. Tendrán todas las armas para desplegar su poderío ofensivo y la consistencia defensiva. Lo que les están haciendo ser uno de los mejores hasta el momento, traspasado ya el primer tercio de campeonato.

Durante la semana tuvieron la incógnita sobre el lateral zurdo Álex Martínez, sobre él podría haber caído una sanción por menospreciar al árbitro en el anterior partido, pero lo reflejado en el acta (¡sois malísimos!) al final pasó de puntillas por la Federación y puede jugar. En el resto, no se intuyen muchos cambios en once, aunque sí hay varias posibilidades, sobre todo en ataque.

El sistema que utilizan es un 4-2-3-1, con dos pivotes defensivos dee gran recorrido que hace de peegamento entre la línea de atrás y la más adelantada. Aquí no hay muchas cuestiones, jugarán Montoro y San Emeterio, una pareja ya consolidada, que mezcla experiencia y juventud. La organización de la zona de ataque es muy interesante. Las bandas y el mediapunta están en constante movimiento. La versatilidad de sus jugadores, los perfiles de Pozo, Vico, Vadillo y Puertas, permiten intercambiar posiciones constantemente y eso perturba a las defensas rivales.

Cobra gran importancia el delantero referencia, el encargado de bajar la pelota en área contraria. Ahí el titular es Adrián Ramos. El delantero colombiano se hace fuerte en área rival, contemporiza y distribuye el juego para el nervio de sus compañeros. Hacen un fútbol directo, no se recrean en la gestación de la jugada, una vez superada la línea de tres cuartos, imprimen velocidad y verticalidad. Su punto débil quizás sea la creación en estático. Sufren cuando el rival es capaz de hacerse con la pelota y cambiar el ritmo del partido. Se bloquean y pierden la imaginación que les aflora cuando el partido está rápido y en constante movimiento.

Posible once titular

Rui Silva; Quini, Germán, Jose Antonio Martínez, Víctor Díaz; Montoro, Fede San Emeterio; Vadillo, Puertas, Pozo; Adrián Ramos.

Diego Martínez, un entrenador en crecimiento

Ha caído de pie en el nuevo proyecto del Granada. Diego Martínez (16/12/1980, 37 años, Vigo) es uno de los entrenadores más jóvenes de la categoría pero esta ya es su tercera temporada consecutiva en Segunda, donde ha vuelto a la provincia donde empezó en los banquillos. Fue en el juvenil del Arenas (Armilla), de ahí pasó al Motril y después a las categorías inferiores del Sevilla, fichado por Monchi, considerado uno de los mejores ojeadores del panorama futbolístico; también de entrenadores. Fue ascendiendo hasta hacerse cargo del Sevilla Atlético, con el que ascendió a Segunda.

El Osasuna se fijó en él la temporada pasada pero no consiguió el efecto deseado, fue el primer frenazo en un ascenso que ha vuelto a acelerar en el Granada, donde ha devuelto identidad y fe a los nazarís, hundidos en la decepción las últimas campañas por los resultados, un descenso y un carrusel de escándalos institucionales. Llegó con la vitola de técnico conservador pero ha sida capaz de organizar un equipo sólido con un gran despliegue ofensivo, conjugando jugadores físicos e incansables atrás, con auténticos aviones arriba. Un grata sorpresa.

Vuelve el derbi antiguo, el verdadero

Los malaguistas veteranos se encargan de explicar que los encuentros ante el Granada son los verdaderos derbis, y que las recientes rivalidades con Sevilla o incluso Betis no son más que eso. A menudo se confunden estas citas con la crispación y por suerte la relación entre malaguistas y granadinos ha evolucionado hasta crear hermandad, algo que antes no pasaba, como explicó a este periódico el que quizás sea uno de los nombres que mejor represente el travase futbolísitico entre la Costa del Sol y la ciudad de la Alhambra, Ben Barek.

El marroquí, como futbolista jugó en ambos equipos, algo que también repitió a menos escala el malagueño Recio, ahora en el Leganés. Antes de instalarse en el vestuario de La Rosaleda, hizo mili en Granada. Y como estos, muchos y diversos ejemplos. Juankar y Lombán, actuales jugadores del Málaga, también lo han hecho en el que el sábado será rival.

Y aunque no con el primer equipo, el defensor gaditano, Diego González, vistió los colores rojiblancos en su filial, el Recreativo Granada. Y con este zaguero zurdo ocurre también que se encontrará con el entrenador que le dirigió en el Sevilla Atlético, un año clave en su ascensión al fútbol profesional, Diego Martínez, ahora técnico del Granada. Aarón Escandell, el portero suplente ahora de los rojiblancos, lo fue varias temporadas del filial malaguista. Estos son solo algunas de las conexiones más recientes entre boquerones y nazaríes.

 

Fotos

Vídeos