La historia detrás del aficionado malaguista que canta la actualidad del Málaga a ritmo de rumba

La historia detrás del aficionado malaguista que canta la actualidad del Málaga a ritmo de rumba

«Mi objetivo principal para empezar a hacer estas canciones es unir de a la afición, que noto muy dividida», resume Francisco Millet, más conocido como Francis Rumba

Borja Gutiérrez
BORJA GUTIÉRREZ

La afición del Málaga no tiene parangón. Es única. De entre sus fieles hay mil historias, y mil maneras de vivir la pasión malaguista. La última en aflorar ha sido la de Francisco Millet, más conocido como Francis Rumba (y en Twitter, donde más le buscan, @francisrumbamor). Su decisión de relatar la actualidad malaguista a través de la música le ha puesto en boca de todos y su centro de notificaciones en las redes echa humo. Se graba con su móvil cantando letras sencillas pero con música pegadiza, y estribillos contagiosos. El que más el «Oka, oka, oka... Okazaki», dedicado al llamativo delantero japonés, flamante fichaje blanquiazul. Tanto ha sido su éxito, que le han abierto las puertas del vestuario malaguista para conocer en persona al nipón y a toda la plantilla.

«Todo se gestó a través de visitar el entrenamiento a puertas abiertas que hicieron hace unas semanas. El delegado y exjugador del Málaga, Josemi, me reconoció del Twitter y me dejó pasar al terminar de entrenar para conocer al entrenador, a Víctor Sánchez del Amo, y en ese momento el míster me invito a ir un día a visitar a la plantilla y comer una paella juntos. Y así fue», explica a SUR Francisco. No oculta su emoción y alegría. Su inagotable simpatía está calando y ya son muchos malaguistas los que comparten vídeos cantando sus canciones.

Jugadores y cuerpo técnico le regalaron el abono

«Fue espectacular. Hubo un ambiente genial con los jugadores y todo el cuerpo técnico y tuvieron un detalle genial conmigo», comenta sobre la ya famosa comida con el equipo y el sorprendente regalo que recibió de la plantilla y el cuerpo técnico. Le entregaron el abono de la temporada para ir a La Rosaleda. «Fue muy bonito, de otra forma no hubiese podido», valora emocionado mientras cuenta que ahora mismo vivi con una paga no contributiva que no alcanza los 400 euros. «Entre toda la familia salimos adelante», reflexiona sin perder ni un momento la alegría.

A partir de ahora será un fijo en la grada de preferencia, justo en la esquina con la grada de Fondo, donde se situa la zona para sillas de ruedas. «Si hijo, desde los ocho meses de vida con muletas y silla de ruedas porque fui uno de los 'afortunados' a los que le pillo la poliomielitis», explica con ácida ironía. Aunque nunca le ha sido una excusa para desde los 15 años dedicarse a los que más le gusta: tocar y cantar. Estuvo durante 25 años actuando en lugares como El Pimpi y El Palomar. Entre media cuatro en Tenerife, donde se hizo amigo del mítico Pier Luigi Cherubino.

1. Entre Juan Rodíguez (izquierda) y José Luis Pérez Caminero. 2. Posa con Víctor (izquierda) y Koke Contreras. 3. Francisco durante el entrenamiento a puertas abiertas del Málaga en el estadio Ciudad de Málaga. / SUR

Poco a poco está consiguiendo lo que el quería, ver que la afición del Málaga volviese a estar unida. «Ese era mi objetivo desde el principio. Notaba que con los problemas con el límite salarial, sin fichajes y el jeque, la gente estaba muy crispada y distanciada. Esa ruptura no me gustaba y por eso empecé con las canciones. Algunas son versiones de temas famosos y otras las hago con música propia que yo mismo compongo«, continúa detallando Francisco Millet, vecino del barrio de Portada Alta: «Vivo al lado de la Kiki», señala entre risas.

Tiene para todos, como se puede encontrar también en su cuenta de Youtube. Ya le ha dedicado temas a Adrián González tras marcar el gol de la herórica victoria en Santander con el equipo en cuadro. Al entrenador Víctor y hasta al jeque Al Thani. Con el primero, el técnico Víctor tiene cierta preferencia: «Está consiguiendo un equipo unido, una piña. Y así lo vi cuando estuve con ellos, presiento que van hacer un gran año». Sobre su protagonista más recurrente, el japonés Okazaki confiesa que al principio estaba «serio pero luego se puso a carcajada limpia. Me felicitaron los compañeros porque dicen que es muy serio durante el trabajo». Fue muy hábil el entrenador Víctor Sánchez del Amo, conocido por su habilidad para gestionar el estado emocional de sus plantillas. Para el que quiera escuchar los temas de Francis Rumba, quí una recopilación de sus publicaciones.

La visita a la plantilla del Málaga

Sobre Al Thani: «Un jekito del país de Qatar»

Dedicados a Okazaki: «Del imperio del Sol a la Costa del Sol»