¿Es tan importante para el Málaga ser tercero?

Víctor, durante el último encuentro en La Rosaleda./Salvador Salas
Víctor, durante el último encuentro en La Rosaleda. / Salvador Salas

El equipo blanquiazul tendría algunas ventajas en los 'play-off' si mejora en la tabla, aunque llega a esta decisiva fase en plena progresión ascendente

ANTONIO GÓNGORA y PEDRO LUIS ALONSOMálaga
ANTONIO GÓNGORA Sí: Cualquier detalle a favor puede darle al equipo el ascenso

La dinámica del Málaga es ahora muy buena, lo que puede evitar, en principio, cualquier temor cara a la posible disputa de los 'play-off' de ascenso a Primera. Aunque la plantilla, el cuerpo técnico y la mayor parte de los aficionados seguramente preferirán acceder a esta complicada fase de la competición, que es eliminatoria, con cualquier ventaja, por muy pequeña que sea. De ahí que, una vez perdida la posibilidad de subir de una forma directa, ocupar la tercera posición siempre será la mejor opción posible para afrontar estos partidos tan complejos y equilibrados. Cualquier detalle a favor, de hecho, puede suponer el ascenso a Primera.

El tercero (o cualquier posición que sea mejor que la del rival) jugará en casa el partido de vuelta de las eliminatorias, lo que se presenta como una destacada ventaja. Afrontaría el choque decisivo ante su público, algo que, en principio, puede ser determinante, como reconocen los propios jugadores. Y el Málaga está mejorando en su última etapa en los compromisos en La Rosaleda, por lo que ofrece ciertas garantías de éxito cerrar los emparejamientos, independientemente del rival de turno, en presencia de su afición. El factor campo es clave en algunos compromisos de otras competiciones, si bien el equipo blanquiazul está teniendo un rendimiento óptimo también en los desplazamientos.

Pero ser tercero tiene algunas ventajas añadidas, alguna también determinante. El sistema de competición es parecido a la Copa o las competiciones internacionales, pero no habrá tampoco lanzamientos desde el punto de penalti. Con la disputa de una prórroga, en el caso de igualada entre los dos encuentros, finalizará el partido. Y aquí entra otro punto a favor del que obtuviera la mejor clasificación en el campeonato regular, que se daría por ganador. Es, sin duda, otro detalle que puede marcar un ascenso si se dan las mencionadas circunstancias.

Pero hay más ventajas extradeportivas que pueden permitir que el Málaga salga beneficiado con una mejor clasificación, ya que también afectará al capítulo económico. Los recursos que recibirá el club por los derechos de imagen variarán dependiendo de la clasificación que obtenga al final de temporada. Descartada la primera y la segunda plaza, ser tercero, de esta manera, será la posición que mayores ingresos ofrecerá al club de Martiricos. Ser tercero siempre será mejor.

PEDRO LUIS ALONSO No: Los precedentes históricos desmienten esa supuesta ventaja

La siguiente secuencia creo que es suficientemente elocuente: quinto, tercero, tercero, séptimo (porque hubo un filial en tercera posición final), cuarto, sexto, tercero y quinto. En definitiva, si nos atenemos al historial en Segunda con el actual formato de ascenso, ni en el cincuenta por ciento de los casos el tercer clasificado logró subir a Primera tras el 'play-off'. Ahora bien, si me preguntan si prefiero ser tercero a ser sexto, la respuesta evidente es positiva, pero no hay que concederle un valor más allá del que ofrece: jugar la vuelta en casa y clasificarse eludiendo una tanda de penaltis si se mantiene la igualdad absoluta en el marcador tras una hipotética prórroga. Son ventajas, pero mínimas. En el debe del equipo que sea local en el segundo compromiso hay un factor también a considerar y que se puede volver en su contra: en una prórroga los goles del cuadro visitante tienen un valor superior. Hay otro detalle que se suele considerar poco, pero no es baladí: el cuarto clasificado (puesto actual del Málaga) puede disfrutar de todas las mismas supuestas ventajas que el tercero siempre que en la otra semifinal el sexto derrote a su rival.

En mi opinión, el afán del equipo siempre ha de ser el de salir a ganar en cualquier escenario y tratar de concluir lo más arriba posible en la tabla, pero creo que a estas alturas va a ser mucho más determinante el estado de forma y de ánimo con el que se va a llegar a esta promoción de ascenso. En este sentido, a dos semanas de la misma, el Málaga va en una línea ascendente de juego y de confianza que puede tener su peso en oro, más allá de ser tercero, cuarto, quinto o sexto. Fue precisamente esta tendencia la que le dio el ascenso al Valladolid hace aun año, cuando antes del último cuarto de la temporada regular nadie daba un euro por las opciones del equipo pucelano.

En la curva ascendente del equipo creo que hay dos aspectos muy importantes que se están produciendo: el equipo tiene gol, y muchos jugadores que estaban atascados en esta faceta están viendo puerta y, en segundo lugar, la recuperación de casi todos los inquilinos de la enfermería. Lo más preocupante son las futuras ausencias de Munir y N'Diaye. Kieszek ha demostrado su valía, pero va a llegar muy falto de ritmo, un riesgo innegable;y el medio centro senegalés ha alcanzado su mejor nivel de la temporada, justo antes de marcharse.