Isco, un orgullo de malagueño y malaguista

En el equipo de La Rosaleda buscan ahora fichajes, pero jugadores de 36 y 37 años no pueden ilusionar por mucho optimismo que se le eche al tema

Isco, durante el partido de octavos ante Rusia. /EFE
Isco, durante el partido de octavos ante Rusia. / EFE
PACO CAÑETE

El de Moscú, partido para olvidar. La temporada 17-18, una ruina para el Málaga. Los seguidores blanquiazules, por si no tenían bastante, han sufrido hasta con la selección. No ha sido su temporada. Anteayer, el combinado de España quedó eliminado por deméritos propios, incluidos los lanzamientos desde el punto de penalti, que parecen una lotería, pero no. Tres balones botados desde los 11 metros entraron por el centro de la portería. Sin valorar a la selección de Rusia, que dicho sea de paso no puso a prueba a De Gea durante los 126 minutos de juego, se clasificó para cuartos de final. El conjunto español perdió una gran, enorme, oportunidad ante un rival técnicamente inferior, que actuó encogido, únicamente esperanzado a la contra. El segundo tiempo, con saturación de pases horizontales andando, insufrible. Tanto que salió en antena una de las voces que retransmitían por la 'tele', diciendo: «Esto es difícil de narrar».

Punto y aparte para un malagueño: Isco. El de Arroyo de la Miel, en los 4 partidos ha demostrado que se ha ganado un lugar preferente entre los mejores del mundo. Jugó y luchó hasta la extenuación. Una y otra jornada ha ofrecido una actuación tan espectacular como positiva. En sus controles de balón, en velocidad, da la sensación de que sus botas atraen al cuero. Y en los cambios de juego demuestra un toque extraordinario. Su fútbol, en ocasiones, asombroso. Ha sido un orgullo que un malagueño y malaguista nos haya alegrado. Gracias.

Vamos al Málaga. No tengo la menor duda de la capacidad y conocimiento de Caminero en el mundillo del fútbol. Me dicen, además, que está llamando a muchas puertas interesándose por jugadores para La Rosaleda. Otro tema bien distinto es conocer hasta dónde llega su disponibilidad económica, si es que esta existe por lo del tope salarial. En otro apartado de los fichajes cuenta la edad. Desde hace días se habla de 2 jugadores por los que el Málaga ha preguntado: Molina y Castro, hace unos años figuras importantes en el Betis. Cuentan con 36 y 37 años respectivamente. Se trata de 2 elementos que me han gustado temporadas atrás. Otro cantar es como se encuentran en la actualidad. En el Málaga hemos vivido un caso recientemente, el de Chory Castro. El extremo uruguayo ha sido siempre un futbolista de clase, como demostró en el Mallorca y Real Sociedad. Aquí, con 32 años, se apreciaban sus limitaciones físicas. El ponía voluntad, y en la última campaña hasta se prodigó en el primer equipo. No es cuestión de comparar, porque cada persona tiene su potencial físico, pero en líneas generales, de 36 y 37 años, no pueden ilusionar por mucho optimismo que se le eche al tema.

Se repite la canción. El Málaga no puede decir ni palabra. El tope salarial, súper controlado, no le permite abrir la boca para contratar, aunque sea una cantidad mínima a pagar. Primero tiene que mostrar unos ingresos. ¿Cómo puede ser?. Ya saben, vendiendo. La historia de cada verano. Esto no tiene fin. Va a peor, lógico. De momento, en Segunda. Y lo peor es que ni da tiempo a creérselo, como ha sucedido con Michael Santos. El Copenhage ofrecía 3,5 millones por el traspaso, cantidad suficiente para que el tope salarial se cubriese. Pero no. El jugador y su agente han respondido negativamente. No les agrada la propuesta. Por contrato, Santos se puede marchar cedido a un Primera. Nada de jugar en Segunda, como Jony. ¡Vaya fichajes, en fondo y forma! Ni contigo ni sin ti. Otra es que Caminero y Muñiz estén trabajando a tope.

Los seguidores preguntan, quieren saber, desean conocer con qué plantilla vamos a contar para la próxima Liga. De momento no se trata de ningún secreto, sino lisa y llanamente que todas las operaciones tienen el cerrojo echado. El antes de entrar dejen salir tampoco se puede practicar, porque, aunque Muñiz ha dicho que hay una serie de elementos con los que no va a contar, lo más elemental es quitárselos de en medio, pues de lo contrario sería un 'handicap' tenerlos día a día en los vestuarios. Y no se trata de uno o dos elementos, el número roza la decena. Más claro, que al día de hoy se puede decir que el Málaga, de pasadas temporadas, cuenta con cerca de 20 elementos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos